mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 16 de enero de 2011

LENTEJAS MELOSAS ESTOFADAS

Las lentejas son una fuente natural de hierro.
Muchas personas, en especial los niños, detestan encontrar cachitos de verduras en los estofados y se niegan a comer. Esta receta es un éxito en estos casos pues solo saboreamos una salsa gordita que acompaña a las lentejas. Además, de un día para otro no se pone el guiso apelmazado. Conserva la misma textura.



NECESITAMOS:
  • 300 gramos de lentejas
  • 1 puerro
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • perejil
  • 3 cucharadas de ketchup
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • aceite de oliva
  • 4 huevos
  • sal y pimienta (opcional)
  • unas hebras de azafrán
ELABORACIÓN:

Escogemos bien las lentejas, ya que a veces suelen traer piedrinas y granos de trigo y las ponemos a remojo en agua fría toda la noche.

Limpiamos bien todas las verduras, procurando quitar los nervios interiores a los pimientos, las pieles exteriores a la cebolla y sobre todo, limpiando bien el puerro. Para ello, le quitaremos la piel más externa y le daremos unos cortes longitudinales  desde el final de la parte blanca hasta los extremos del tallo.

Picamos muy menuditos los ajos y la cebolla y los ponemos en una sartén amplia con un poco de aceite. Salamos para que suden.

Cuando esté la cebolla transparente, en unos 7 minutos, añadimos los pimientos y el puerro que habremos picado también muy menudos y dejamos que se vayan haciendo. Tardará unos 10 minutos.

Ya listo, añadimos fuera del fuego el pimentón y dejamos que se integre bien para volver a ponerlo en el fuego e incorporarle el vino blanco. Dejamos que evapore un poco el alcohol y ponemos el perejil muy bien picado, el ketchup y la mostaza.

Escurrimos las lentejas y las lavamos con agua fresca. Las colocamos en una cacerola y las cubrimos con el sofrito de verduras añadiendo el agua fría suficiente para que cubra el conjunto.

Ponemos las hebras de azafrán y, si se desea, la pimienta.

Cocemos a fuego fuerte hasta que hiervan,  para  luego dejarlas cocer lentamente, añadiendo agua fría si es necesario. Se hacen en poco tiempo, ya que están bien hidratadas por el remojo. El tiempo dependerá de la clase y calidad de las lentejas.

Ponemos agua en un cazo y cuando hierva, metemos los huevos con cuidado de no golpearlos (para que no se nos rompan) y cuando vuelva a hervir contamos diez minutos y ponemos el cazo bajo el grifo de agua fría un ratín para enfriarlos y que así pelen bien. Pelamos y reservamos.

A la hora de emplatar, presentamos las lentejas con 1 huevo cocido por comensal.

¡QUE APROVECHE!
Para que la lenteja se mantenga entera no se debe revolver.

2 comentarios:

  1. Qué ganas de un buen platín caliente, con un vinín rico. JosínJosé. Besos

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues con las manos en la cocina! Se hacen en un periquete, seguro que te van a gustar. Besinos

    ResponderEliminar