mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

lunes, 14 de octubre de 2013

ROSQUILLAS DE LIMÓN, muy fáciles




Dicen los que saben del tiempo que poco a poco los días se tornarán más otoñales. Y con el frío propio de la estación, cada vez apetecen más los fritos dulces acompañando una rica taza de chocolate o un cafetín. 
Hoy, os dejo unas rosquillas de limón que a nosotros nos gustan mucho. La receta es de Pilar Ovies, una conocida cocinera de raíces luanquinas, de su libro Tu cocina. Son muy fáciles de hacer y si contáis con la suerte de tener a mano limones caseros o ecológicos, descubriréis el aroma que desprenden al freír y el intenso sabor a este rico cítrico.
 A ver qué os parecen.

Os dejo un texto de A. G. Ovies, publicado en La Nueva España.

 LO QUE CABE EN UN NOMBRE

Bañugues, desde el antiguo Rompeolas.
Fotografía gentileza  de Nieves, Dulce y salado. Luz y color, gracias amiga
                                                                                                                                   (A Pepe, el de La Ribera, in memóriam)

Fue pronto, muy temprano. Pero tuvimos tiempo de despedirnos (lo de los funerales, puro trámite, como afirmabas tú muy a menudo). Me cogiste la mano y me pediste que te firmara un libro y te diera las gafas. Fue tan pronto que ni yo lo creía ni tú te lo esperabas. Pero hubo unas horas todavía y mientras recordamos aventuras y trances, yo medía lo mucho que cabe en un nombre, en cuánto te llevabas o se quedaba en mí, entre tu despedida y mi existencia.

La vida entera, la vida paso a paso, la cortedad del tiempo, la longitud del frío, las noches del verano, la playa de Bañugues, el fuego y la queimada, el sol sobre Moniello, las cunetas con cherva, los retos de la infancia, las fiestas de San Jorge, tu molino y la ñora, tu cara con las pecas, los domingos del Camping, tu casa en La Ribera.

Los años de instituto, tu vocación de escuela, la luz del Rompeolas, aquel viaje a los Lagos, tu apego a las hogueras. Los Stukas y Cuélebre, las romerías que hicimos, las obras de teatro, las carrozas, el Club, la iglesia vieja. Nuestra estancia en Santiago, las uvas de O Grobe, las vistas desde Vigo; las Cíes, la juventud, los sueños, la quietud de la ría y las mejilloneras.

Tu puerta abierta siempre, los sábados del Valpa, la época del Brumel y del Andros, el pop de Ricchi e Poveri, los días de los 80. La Marina, El Tomillos, Los Panchos y Mecano, las bravas, las mistelas. La colección de pósters, los guateques del Pósito, los primeros cassettes, las pandillas de siempre, las de los veraneantes. El brillo de la edad y las verbenas.

La lanchas y el cigarro, las risas con Maruja, las tardes con Teresa. La siesta tan sagrada. El olor del salitre y el tufo de la brea. El musgo de la rampa. La voz de las gaviotas. Las grandes caminatas. El Brisamar, las rocas del Fornón, la luna en Roballera, las brasas, las sardinas, las guitarras, alguna bronca que otra, algún enfado, algún capricho y muchas, muchas confidencias.

Cabe todo en un nombre. No somos más que un nombre. Tú estabas en la cama y yo pensaba: no puede ser tan rápido, no puede ser así. Pero así fue. Ahora estarás por siempre sobrevolando el turno de las horas, ceniza entre tu casa y las mareas.



Para las rosquillas de limón, necesitamos: (24 rosquillas)




  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de aceite
  • 4 cucharadas de azúcar
  • una cucharada de agua
  • dos limones: de 1 limón la piel y el zumo, del segundo la piel, 
  • 1 cucharada de levadura tipo Royal
  • harina,  la que admita, necesité 380 gramos, pero depende del tamaño de los huevos y del zumo del limón
  • medio litro de aceite para freír, yo utilicé de oliva suave

Empezamos friendo la piel de 1 limón en medio litro de aceite.
Dejamos que se enfríe el aceite una vez que las pieles estén doradas.
En un bol, batimos los huevos con el azúcar, el rallo de 1 limón y 1 cucharada de agua.
Una vez que el aceite esté frío, colamos bien las pieles y separamos cuatro cucharadas de aceite,  el jugo de 1 limón y añadimos estos dos ingredientes a la mezcla de huevos, batiendo todo bien.
En 200 gramos de harina de repostería mezclamos la cucharada de levadurina y tamizamos. Vamos añadiendo a la mezcla de los huevos, mezclando. Añadimos más harina a medida que lo vaya necesitando. No hay que amasar mucho, lo suficiente para lograr una masa más bien blanda, pero que no se pegue a los dedos. Dejamos reposar cubierta con papel film, media hora. Transcurrida, tomamos pequeñas bolinas de masa.
Y presionando en el centro, formamos la rosquilla. Las vamos colocando sobre la mesa de trabajo, un poco engrasada con aceite, para que no se agarren a la misma. Con las tijeras, hacemos unos cortes que no sean muy profundos y las vamos friendo. Al principio de la fritura el aceite tiene que estar más bien templado y cuando estén fritas, les damos un golpe de calor para que queden doradas. 
Siempre las frío en un cazo y poniendo poca cantidad de rosquillas a la vez. Las vamos colocando en una fuente sobre papel de cocina. Una vez frías, las espolvoreamos con azúcar glas.
Y tendremos listas nuestras rosquillas de limón.

¡¡¡A ver si vos gusten!!!

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

34 comentarios:

  1. Que ricas....!! estas son de las que coges una.....y sigues y sigues y sigues....... hasta acabar con todas.... te quedaron estupendas
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ummmmmmmmm, seguro que me van a gustar, que buena pinta.

    ResponderEliminar
  3. Mira que hay dulces, pero las rosquillas me pirrian y con limón sin tratar tienen que ser una maravilla. En breve las hare; hice en su día les marañueles, pero no me salieron como yo recordaba el sabor; a ver si esas que has puesto me animo y repito.
    Besines

    ResponderEliminar
  4. Creo, Labidú, que este año en que la libertad me dará tiempo de poner ceros dulces, igual me dedico a hacer unas cuantas de estas. Son sencillas pero, como todo lo casero, aroman desde el primer momento el alma y entonan la tarde mientras baja la claridad y se enciende la noche. Gracias, otra vez.

    ResponderEliminar
  5. Hola Labidu que delicia de rosquillas, en casa nos encantan pero nunca he frito la piel del limón, le tiene que dar un toque delicioso... la próxima vez las haré así, y en vez de la cucharada de agua le añado leche, lo demás lo hago igual pero, me llevo tu receta se ven riquísimas, mira que me gusta leerte pero hoy no tengo tiempo solo he mirado la receta pero volveré
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto que me gustan, se ven riquísimas.Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué pinta más buena! Yo y los dulces fritos, aunque pueda resistirme no puedo!
    Se ven estupendas, quiero tres para mi desayuno de mañana, puede ser?
    Besitos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  8. Qué sorpresa me llevé cuando al llegar a "degustar" tus rosquillas, me encontré con una foto conocida ;-) Gracias Mª Jesús, es un honor que pueda ser de tu agrado un rincón de tu precios Luando, visto a través de mi cámara, y que esta fotografía forme parte de este espacio tan lleno de sentimiento y buen hacer.
    Las rosquillas en casa nos encantan. Yo las hago con mucha frecuencia, quizás porque era uno de los desayunos preferidos de mi padre. Con ese sabor a limón y un buen café o chocolatín, será como estar flotando. ¿Sabes qué pensé nada más verlas? Que si las hago más pequeñinas igual me salen 48 y así ¿como más? jajaja.
    ¡¡Ricas, ricas!! Las haré sin tardar ahora que tengo tu receta y que también tengo el libro que citas, regalo de una buena amiga.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  9. Cómo me gustan los roscos!! y a mi maridín mucho más y lleva como diez días pidiendo un "platitoporfavor", así que le voy a dar una sorpresa. Gracias, apañá! un beso.

    ResponderEliminar
  10. ¡DELICIOSAS!, como siempre, un paso a paso impecable. Gracias guapísima, esta receta me la llevo, a mis peques les van a encantar. Un besote,

    www.cocinamaiga.com

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los roscos, en mi casa gustan a todos y tengo que hacer la receta de mi madre a menudo, están tannn buenos, estos dulces tan tradicionales jamás deberiamos de olvidarlos.
    Te quedaron realmente apetecibles, besos

    ResponderEliminar
  12. Me encantan los postres con limón, así que te cojo unas poquitas de estas deliciosas rosquillas. Un besiño.

    ResponderEliminar
  13. Tienen que estar exquisitas¡¡
    Yo las he hecho muchas veces pero en vez de añadirles agua les ponía leche.
    Las haré de este modo.
    El texto es muy emotivo, me ha encantado.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  14. Ayer las estuve haciendo yo también pero en lugar de limón , de naranja y es que ya con este tiempín apetece mucho mas galletear para alegrar los desayunos o meriendas otoñales.
    Un texto precioso y emotivo...........como siempre un placer visitarte amiga.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  15. ¿Que si me gustan?. ¡Me vuelven loca las rosquillas fritas de este tipo!. Vamos, que me podría comer cuatro o cinco seguidas, ¡qué cosa más buenísima!.
    A ver si me animo a hacerlas.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo cuando empiecen los fresquitos por aquí a ver si me estreno que nunca he preparado este tipo de bollería y eso que luego me encanta como queda
    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
  17. Hola guapa!!! como vamos??? Yo termino de tomarme un cafetín no sabes que bien me hubiesen venido estas ricas rosquillas. Sabes a mi madre también le gusta eso de darles el corte, siempre que hago algunas está tras mio diciéndome "yo las corto con el cuchillo" y luego en cambio no recuerda lo que les pone, pero bueno así es la vida. Si se nota ya el fresquillo, me resisto a decir frío porque no me gustan nada los meses que nos quedan por delante, pero es un ciclo que debe seguir.
    Espero que esteis bien, besinos de una amiga

    ResponderEliminar
  18. bonitos, preciosos... parece hasta que me llega el olor. Una maravilla, y además me traen buenísimos recuerdos

    ResponderEliminar
  19. Me encantan, me gusta la masa, se ve manejable y sí, ya apetecen mucho estos fritinos que nos traen calor de hogar.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  20. Ummmmmmmmmm estan divinas¡¡¡ que ricas luz, meq uedo la receta, besos

    ResponderEliminar
  21. Que si me gustan? Muuuuucho! Son muy parecidas a las rosquillas de mi abuela y que de vez en cuando hago, pero son un vicio, de empezar y no poder parar. Qué ricas te ha quedado.
    Es muy bonito el relato de hoy, emocionante.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  22. Tanto con sabor a limon o a naranja son de las mias y estas estan muy apetecibles y sencillas,que ricas tienen que estar. bikiños

    ResponderEliminar
  23. Faciles, deliciosas e irresistibles!!! Estas me encantaban de pequeña, como lo mucho que me encanta venir a leerte, y disfrutar de estos postres de vicio!

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Olá querida!
    Como vais? Espero que bem.
    E sim, com a chegada de dias frios, apetece um docinho destes e um belo chocolate quente a acompanhar.
    Devem ser deliciosos com o limão, adoro.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  25. M.J. otras rosquillinas buenisimas y como bien dices en cuanto empiezan las lluvias ya apetece estar en casa y tomar ese cafetin con una dulzallina ,muy ricas amiguina
    besinos

    ResponderEliminar
  26. Que si nos gustan....a mí me encantan, me chiflan con un buen café con leche y una rosquilla de esas soy feliz, jejej

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  27. son exquisitas,mas aún en la epoca en que entran uds, bsss

    ResponderEliminar
  28. Las necesito para desayunar jaja que ricas de verdad.
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  29. Hola guapa, cuánto tiempo sin poder venir a visitar tu blog!!! Siempre voy fatal de tiempo y a veces pasa tiempo sin que pueda visitar muchos de los blogs que me gustan.
    Has escrito unas cosas muy bonitas y has hecho unas rosquillas con un aspecto fabuloso. Seguro que están deliciosas!!!

    Un besito cariñoso.

    ResponderEliminar
  30. Mi querida amiga, no sabes lo mucho que me gustaría disfrutar de una merienda con una buena taza de choclate, una bandeja de estas delicias y, por supuesto, tu compañía ¡Madre mia, la de cosas que nos contariamos y como volarían las horas!. Ya te he dicho más de una vez que los dulces de sartén son mis favoritos y más aún estos con ese toque de limón ¡una delicia, mi preciosa Labidu! Por cierto, me ha encantado ese poema de despedida y creo que sería maravilloso poder vivir ese adios el día que nuestros seres queridos tengan que marcharse. Te quiero amiga y espero que todo ande bien y que te estés cuidando. Cuando tengas un ratico (sin prisas) ponme al día. Miles de besicos para todos y uno grandote para Fabio que no piense que me he olvidado de él.

    ResponderEliminar
  31. Qué ricas, como para no gustar, te han quedado estupendas y el texto muy bello. Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  32. Me encantan, me copio el truco de darles un cortecin con las tijeras, que seguro hace que se frían mas por dentro. Un abrazo fuerte para todos. muakkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  33. Que belleza de relato.....pero mas aun estas rosquillas....de chica yo las comia en dia de lluvia, pero eran de naranja....y no tenia la receta!.....asi que cambiare los limones por naranjas....me encantan con chocolate!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  34. Como todas tus recetas muy buenas. Tengo tu libro dedicado a mi suegro Cafu. Estoy en Candas me gustaría charlar contigo
    Un abrazo Adolfo

    ResponderEliminar