mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 9 de agosto de 2013

LICOR DE GUINDAS CASERO

.
Necesita unos meses de reposo. Este es del año pasado.
Va pasando, poco a poco, este verano. Primero con un tiempo lluvioso y frío y últimamente con unos días calurosos y propios de la estación. Espero que sean jornadas festivas y alegres para todos los que se acercan a esta cocina. Os deseo toda la felicidad posible y que aprovechéis al máximo el tiempo, disfrutando de la familia y de los amigos.

Y para esas reuniones en las que pasamos unas sobremesas en agradable compañía este licor de guindas viene como anillo al dedo. Mi vecina Leti tuvo la amabilidad de regalarme un cesto repleto de estos pequeños frutos y lo preparé.

Tengo varias fórmulas para  elaborarlo, pero esta vez me decanté por la que recoge un libro que una buena amiga me hizo llegar. Y no es un recetario cualquiera, perteneció a una amante de los fogones y viajó con ella desde Argentina. Viene cargado de historias e inundado de la esencia y la destreza de su propietaria:


Me gustaría desde aquí, agradecer este obsequio. Lo sabré valorar como se merece. Gracias.


Es un licor muy rico y fácil.  Un chupito bien frío nos presta en verano. A ver qué os parece.

Quisiera recordar con unos versos de A. G. Ovies, a nuestro querido D. Ángel. D.E.P.


AMPLITUD INFINITA

Algo tenemos de dioses e infinitos. Pero somos mortales. Algo llevamos como de flor y pájaro, como de trigo y tormenta. Algo nos pertenece en la amplitud de la palabra. Algo somos de las bahías y los árboles y de la blanca nieve. Algo somos del humo y de las fíbulas y de las definiciones.

Algo. Somos algo.

La tarde y la mañana. La tarde y la mañana. El cielo azul, la brisa, el aire. La estampa, los tejados, el llanto, la ventana. Somos la risa, el muro, la cantiga, el paisaje. Algo como el camino y los emprendedores.

Como el día y la noche. Como el día y la noche. Y el día y la noche.

A. G. Ovies, Las señas del perseguidor, Avilés 1999




Para el licor de guindas necesitamos:

  • 1/2 kilo de guindas
  • 3/4 de litro de agua
  • 750 gramos de azúcar
  • 3/4 de litro de alcohol (anís , orujo...)
Preparación:


Lavamos bien las guindas y les retiramos el palito. Mezclamos el azúcar y el agua y ponemos al fuego hasta que hierva. Dejamos enfriar. Colocamos las guindas en un recipiente de vidrio (yo las repartí en diferentes frascos de cristal) Una vez que enfríe el azúcar con el agua, lo ponemos por arriba y a continuación el alcohol. Yo le puse anís a unas y orujo a otra preparación. Dejamos reposar en un lugar oscuro y fresco, agitando de vez en cuando, como mínimo unos tres o cuatro meses.
Y listo para degustar. La autora del libro recomienda poner los palitos de las guindas también. Yo no los puse.  Además también dice que se debería colar y filtrar bien antes de embotellar. En casa dejamos las guindas en las botellas. Están muy ricas después de deshuesadas para poner en los bizcochos.
¿Brindamos? ¡Por todos vosotros!

23 comentarios:

  1. Hola guapa, ya de vuelta a la rutina sería un placer poder tomar un riquísimo licor de guindas casero como este. Yo brindo hoy por poder seguir compartiendo tanto entre todos nosotros.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  2. Mira que hace muchisimo tiempo que no veo guindas, mi abuela era la que se encargaba de hacerlo, decia que era muy bueno para el dolor de barriga, creo que eran cosas de antes, besiños

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu entrada de hoy y ese licor de guindas tan estupendo de color y seguro que de sabor.
    Ahora bien, me imagino que el alcohol que le pones será un orujo y no el de quemar que venden en las farmacias. Aclaralo que alguno no lo interpreta y puede poner cualquier cosa.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga!!!!!! Que tal estás, espero que con los ánimos mas altos. El verano anima y el sol también, y la verdad estas últimas semanas no podemos quejarnos.
    Mi marido es el encargado de hacer este licor, bueno y de tomarlo jaja, yo no soporto el olor a anís, y desde el embarazo de Noe que cuando peor estaba era la época de hacerlo peor aun, me tenía que ir de la cocina.
    Pero es un licor muy apreciado aquí en Asturias, y yo creo que no hay casa sobre todo de aldea que no te saquen una botellina si llegas de visita.
    Besinos y que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Ah, Labidu, que saudades!
    Espero que estejas bem e toda a tua família.
    Por cá está imenso calor estes dias, mas o trabalho continua, ainda não tive as minhas férias.
    Adoro ginjas! E licor delas :)
    Ficou perfeito amiga!
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Labidú, por dedicar esta entrada al libro de Doña Petrona. Seguro que ahora habrá una sonrisa grande en algún lugar del más allá sabiendo en qué manos maestras está su trufado libro de recetas.
    ¡Lástima que no puedas gozar de lo que ella podría contarte, recitarte y emocionarte! Ese libro habla por sí solo. Escúchalo y sabrás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si. Pena no poder compartir mesa y mantel.... Millones de besos.

      Eliminar
  7. Qué bueno el licor casero, seguro que es una delicia. Lo que más me ha gustado ha sido el libro y el montón de libros "clásicos" que tienes, yo los de mi madre (que son solo dos o tres) los guardo como oro en paño y son recetas de siempre.

    besazos

    ResponderEliminar
  8. brindo amiga mía por todos vosotros. En mi casa recuerdo desde pequeña el orujo de guindas, y tampoco las colaba mi madre, siempre deseando que cogiera alguna con una aguja de punto para comerlas, deliciosas. besitos dulces. cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. El colorido es una maravilla... y el sabor tiene que ser delicioso, aunque creo que me gustaría más con base de orujo que de anís.
    Y ese libro es una auténtica joya (además, se ve que fue un exitazo en Argentina, ¡55 ediciones!).
    Precioso poema el que dedicas a D.Ángel. Descanse en paz.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Estos licores caseros deben de estar muy ricos, siempre que veo uno me entran ganas de prepararlos, y nunca los hago. Me falta paciencia, a ver si algún día me animo.La pinta es bárbara.Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Labidú.

    Qué color tan buenísimo! En casa siempre se hizo con anís y se aromatizaba con canela, aunque no es de mis licores favoritos, tengo el recuerdo de verlo siempre en casa. Te ha quedado estupendo. Y el pitu de caleya con los langostinos insuperable. Cómo me gustan esos guisos!!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Qué cortos se me hacen los veranos... ¡qué bien se está al solete!. Menudo regalazo, qué hermoso cesto de guindas, mira nada más qué color, ¡cómo brillan!. Delicioso licor, fresquito como dices, qué bien entra ;). Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  13. Hola querida.
    Aquí el calor sigue fuerte.
    Me han hablado de ese libro y de su autora. Dicen que maravillosa. Estoy segura que ha caído en buenas manos.
    Se ve muy rico este licor.
    Besitos,
    Vero

    lacocinadevero.com

    ResponderEliminar
  14. menuda pinta tiene, se ve estupendo! un besote

    ResponderEliminar
  15. He visitado tu blog y me ha gustado mucho, me quedo por aqui, y te invito a visitarme en el mio http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Urugua

    ResponderEliminar
  16. Pero que ricura de licor niña.
    Yo no suelo ser muy aficionada a los licores, a persar de que cuando veo uno asi, me dan ganas de empezar...
    Tiene un colorido fabuloso y seguro que esta perfecto.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. M.J. espero que estes pasando un buen verano
    Este licor de guindas me parece estupendo ,yo lo hacia antes ,pero como en casa apenas se tomaba aun tengo algo por ahi rodando ,pero yo creo que es el licor mas asturiano que hay
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  18. Mi querida amiga, como me alegra leerte y ver novedades en tu cocina. Espero que todo siga marchando como os merecéis y que a mi querido amigo Fabio no le esté molestando este calor demasiado. Por Murcia estamos pasando unos días abrasadores (mis padres tuvieron que renovar los aparatitos de aire acondicionado porque los que tenían no funcionaban bien y dijo el médico que con esos calores no podían estar...imagínate el calor propio del verano más el de vivir encima de una panadería). Por lo demás todo sigue marchando como siempre aunque con mucho trabajo (espero encontrar un respiro para poder sentarme un rato delante del ordenador y enviarte un email...sabes que me gusta y me anima el hablar contigo). En cuanto a la receta me ha parecido maravillosa e imagino que, como dices, debe ser maravillosa para compartir en la sobremesa. Ese canasto de guindas que te regalo tú amiga tiene un aspecto maravilloso y ese libro es una verdadera joya. Estoy segura de que su propietaria estará feliz en su estrella sabiendo que ahora eres tu la que lo atesoras en tu librería. Mil besicos querida amiga y uno enorme y muy especial para mi querido Fabio.

    ResponderEliminar
  19. Lo que nos puede gustar un libro verdad?
    Además ese licor que le encantará a mi marido sobre todo.
    Estupenda receta una vez más.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  20. Mejor 3-4 años que 3-4 meses... aunque claro, la paciencia es limitada...

    ResponderEliminar