mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 17 de agosto de 2013

PASTEL DE ALDEA, CON NATES, CHOCOLATE Y COCO




Estos días de verano, especialmente en el mes de agosto, se celebran muchas fiestas en nuestro concejo. Entre ellas, en El Ferrero, en el mismo corazón del Cabo Peñas, los vecinos veneran a su patrona, La Virgen de la O. Me gustaría felicitar a todas las personas que hacen posible año tras año su celebración y en especial a ese grupín de actores estupendos que interpretan magistralmente comedias propias de nuestra región, teatro costumbrista. Me recuerdan a la infancia, cuando nos reuníamos con sillas improvisadas ante grupos itinerantes y nos hacían soñar. Enhorabuena a todos, que vuestro entusiasmo cree escuela en el pueblo.
Y os dejo un pastel que solía preparar nuestra madre, con los recursos que tenía a mano, ahora casi un privilegio. Seguro que en muchas casas de aldea también se hace.
 A ver qué os parece.


Vista aérea de El Ferrero, Cabo Peñas, Gozón (Imagen copiada de elferrero.com)
Un poema de A. G. Ovies:

viodo.jpg
Viodo, Gozón
.
Volverás en verano

y encalaremos juntos la fachada del tiempo.

Aquí todo envejece a ritmo campesino

y te echamos de menos cuando tus rosas

revientan como un tiro de sangre.

Todos los días del año son los más oportunos

para añorar al ser que nos ha abandonado.

Pero tú volverás;

yo sé que te apetece escuchar las rodadas

de la infancia entre la manzanilla;

yo sé que tienes ganas de entender

qué dicen las gaviotas cuando rompen el sol a picotazos;

pero tú volverás              

porque han puesto autobús para llegar al nunca,

porque el pueblo se queda poco a poco,

porque quiero cambiarte unos cromos del llanto,

porque te necesito para labrar el frío.

Volverás a esa hora temprano

y los niños irán ya a la escuela en pantalones cortos

y te diré en secreto por qué cantan los gallos

y te llenaré un libro del olor de las cuadras.

Volverás porque, a veces, si nos falta algún rostro

el pasado es reciente a cada siempre.


Para les nates:

  • Leche cruda

Se cuece la leche lentamente y se deja hervir unos segundos, se retira del fuego y una vez bien fría, se retira la nata que la cubre. Se repite la operación hasta que apenas quede grasa en la misma.  Para una tazón de nates se necesitan unos 10- 15 litros de leche

Para el pastel, necesitamos:

  • un tazón de nates
  • un tazón de coco rallado
  • un tazón de azúcar
  • una tableta de chocolate de cocer
  • almíbar( un tazón de agua, medio de azúcar, medio de moscatel, la piel de medio limón y un palo de canela)
  • 400 gramos de galletas corrientes, alargadas
Elaboración:

Se mezclan les nates, el azúcar y el coco del que se reservarán dos cucharadas soperas para decorar. Se hace un almíbar con todos los ingredientes bien hervidos y se deja templar. Se cuela y se utiliza templado. Se deshace el chocolate con 5 cucharadas de agua, al baño María y se reserva al calor.
Se prepara una fuente cuadrada o alegada, en este caso cuadrada y se van remojando las galletas en el almíbar templado y colocando bien juntas hasta formar una primera capa que hará de base. Ponemos sobre ellas la mitad de la mezcla de les nates, aplastando con un tenedor. A continuación otra capa de galletas remojadas y una capa con la mitad del chocolate.
Otra capa de coco otra de galletas y terminamos con chocolate. Rayamos un poco el chcooclate, para que el coco quede por zonas más acumulado y dejamos enfriar. En nevera y mejor de un día para otro. Si se puede, mejor dos días, está más rica.
Y os invito a un trocín, os prometo un sabor único y estupendo. De los de toda la vida .
¡¡¡Buen verano!!! ¡¡¡A disfrutar!!!

29 comentarios:

  1. Ay que buena pinta madre!!!,pero con todo el dolor de mi alma no podré hacerla porque aquí la leche es de supermercado y la nata brilla por su ausencia,asì que para conseguir la nata necesaria me tendría que traer todo el súper a casa jejeje.....no hay otra forma de conseguir la nata?es que me he quedado con antojo,se podría hacer montando nata líquida...?
    Ainnnssss que rabia me da que aquí en Canaias las vacas solo se ven en fotos.....bueno alguna he visto en las vaquerías,pero me da que las usan para carne ,puede ser?no se intentarè enterarme.
    Bueno mi niña,de todas formas gracias por tan sabrosa receta,sólo con verla casi que me llega el sabor ....
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Con leche de casa y natas de casa tiene que estar muy rico.Sabían lo que se hacían antes con lo que tenían en casa.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  3. Siempre nos sueles poner dulces bien curiosos :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. No he tenido la suerte de probarla pero me quedo con las ganas! Qué pinta!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu ofrecimiento, seguro que me comería un buen trocito.Besoss

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la invitación, me llevo muy gustosa mi trocito porque tiene que estar deliciooooosooooo!!!! Biquiños :)

    ResponderEliminar
  7. Impresionante tarta!
    Como me ha gustado, se sale de la clásica y tiene que ser deliciosa.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. Deliciosa como me comeria una buena porcion de esa tarta
    besos

    ResponderEliminar
  9. Un publo precioso que cuanto me gustaria visitar , las fotos una pasada y el pastel de infarto niña que corte.......Besssss

    ResponderEliminar
  10. ¡DELICIOSAAA!, qué cosa tan rica... se me hace la boca agua... Me encantan el chocolate y el coco. Tiene que estar para chuparse los dedos. Un besote guapa.

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Vaya que si es un lujo de receta, por aqui hacerse con la leche casera es imposible y al resto no le quitas ni un gramo, Disfrutala, mi abuela tambien se la quitaba asi, besos

    ResponderEliminar
  12. que pinta de ricooo, me lo comeria ya.... besos

    ResponderEliminar
  13. Impresionante, no la conocía y tengo la suerte de tener antes, así q con tu permiso cojo la receta a. Un besín.

    ResponderEliminar
  14. Mmmm un pastel delicioso!! Solo hace falta ver el corte que tiene!! Es espectacular! Me encantaria poder probar un cachito! Un beso

    ResponderEliminar
  15. Querida amiga!!!!!
    Todo un privilegio como tu dices. Sobre todo porque las ganaderías van menguando e incluso aquellos que la tuvimos ya tenemos que catar la vaca en el super. Que cosas mas ricas se hacían con aquellas natas. Los bizcochos ya no son los mismos yo hecho mucho de menos esa época por cosas como estas.
    Estoy segura que este pastel es una autentica delicia, vasta ver el color de la nata................madre mía que recuerdos!!!!!
    Feliz domingo corazón

    ResponderEliminar
  16. madre mía que cosa más buena!! sencillamente delicioso! y el poema.. me ha puesto muy nostálgica y un poquito triste al leerlo, pero es precioso :)

    ResponderEliminar
  17. Un poema muy bonito, nostalgico. Este postre se nota que es de hace tiempo, lo digo por el uso de la nata, con las leches de ahora.....desnatadas, semidesnatadas, sin lactosa................ es dificil encontrar una leche en condiciones, cuando voy a mi Ribadeo, alli si que puede encontrarla asi pues me reservaré esta exquisita receta para cuando me vaya. un besote

    ResponderEliminar
  18. M.J. un pastel muy rico y especial si te recuerda a tu madre ,ademas de lujo porque quien puede tener natas ? eso tu y pocas mas amiguina
    Bueno seguro seguro que esta delicioso
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  19. Menuda pinta que tiene, guapa! nunca he tenido la suerte de hervir la leche y desde luego me estoy perdiendo algo chulo. Nada, te cojo un trocito que no me puedo resistir.

    besos

    ResponderEliminar
  20. Querida amiga, una vez más publicas una receta de las que me enamoran, por su sabor a tradición y por los buenos recuerdos que compartes con ella. Siempre te lo digo pero tu madre debió de ser una cocinera magnífica, de las de toda la vida. De esas que con muy pocos ingredientes y nada de utensilios modernos lograba platos maravillosos. Esas son las cocineras que de verdad me gustan. Cuanto daría por tomarme un trocín de esa tarta y de disfrutar en tu compañía de una de esas obras de teatro...Por cierto querida amiga, he observado que no se ha publicado el comentario que te dejé en la receta anterior. No sé si es que aún no le has dado a publicar o que he tenido yo algún problema al enviarlo. Espero que este si lo recibas. Muchos besos para todos y en especial para mi querido Fabio.

    ResponderEliminar
  21. Hola Labidú.

    No vale, tú siempre haces trampa! Ja, ja! Quién puede hoy en día disfrutar de un postre así con esas natas caseras? El sabor que le tiene que dar a la tarta tiene que ser absolutamente delicioso. Yo tengo el recuerdo de mi madre aprovechando siempre las natas para hacer postres, pero ahora ni las olemos. Si a ese ingrediente le añades tu saber hacer en la cocina, el resultado salta a la vista, un postre con el que poder disfrutar de un sabor tradicional y delicioso. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  22. la de toda la vida, la que mas me gusta de todas...me gusta la capita de natillas, le aporta mas jugosidad y el coco mas sabor, te quedo estupenda! un besote

    ResponderEliminar
  23. jo vaya pinta tiene este pastel, madre mia, y a estas horas, babeando me he quedado. Un besazo y disfruta de esas fiestas

    ResponderEliminar
  24. ¡¡¡Por favor que pintaaaa!!!, eres mi perdición, todo lo que preparas se me antoja, dime ¿Has hecho esta tarta alguna vez con nata para cocinar de la que venden en supermercados?. Besos asturiana.

    ResponderEliminar
  25. Que rica¡¡¡¡ estas tartas están deliciosas
    besos

    ResponderEliminar
  26. Holaaaaa! Que tal todo Labidú? Vengo a ponerme al día después del descanso estival :-)

    Ayyyy...esas natas, que recuerdos de mi infancia. Nosotros hacíamos un especie de tronco de galletas parecido. Me encanta el pastel! pero menuda paciencia para hacer las natas eh?

    Un abrzao, voy a ver lo que me perdí por aquí este verano. Besinos!

    ResponderEliminar