mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 28 de enero de 2011

FRÉJOLES (JUDÍAS) CON JAMÓN

En nuestra tierra a este tipo de judías las llamamos "fréjoles". Bueno, más bien en nuestro concejo, porque mi amiga Tere, que es de Amieva, las llama "vainillas". Lo cierto es que están muy ricas preparémoslas como las preparemos. Hoy las pongo con dos jamones, york y serrano. A ver si os gustan.

Escurridas de su caldo, y con un buen refrito de ajos, están muy ricas.
  NECESITAMOS:
  • 1 kilo de fréjoles
  • 4 patatas grandes
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de buen pimentón
  • 200 gramos de jamón york
  • 200 gramos de jamón serrano
  • aceite de oliva
  • sal
  • unas hebras de azafrán
ELABORACIÓN:

Lavamos bien los fréjoles y les quitamos los dos extremos con un cuchillo, rasgando para ver si tienen hilos. Si los tuviesen, les cortamos un milímetro de arriba abajo por ambos lados, para que se desprendan, ya que es muy desagradable encontrarlos.

Los ponemos en agua hirviendo con sal y cuando vuelva a hervir, contamos unos cinco minutos y los escurrimos. Podemos aprovechar el agua de la cocción para el guiso.

Pelamos las patatas y las cortamos en cuadrados medianos. Las dejamos en agua.

Quitamos las capas superiores de la cebolla y la cortamos menuda. Reservamos.

Pelamos y picamos los dientes de ajo finitos.

Los ponemos en la olla en la que vamos a cocinar, añadimos aceite y dejamos que se doren.

Troceamos en dados los dos trozos de jamón y cuando los ajos se hagan los añadimos. Removemos un poco para ayudar a que se doren bien  y cuando estén ponemos la cebolla.

Cuando la cebolla esté transparente, fuera del fuego, ponemos el pimentón y rápidamente añadimos los fréjoles y les damos unas vueltas para que se empapen en el aceite.

Añadimos las patatas, el agua hasta que lo cubra todo, rectificamos de sal y ponemos las hebras de azafrán.

Dejamos que cueza el conjunto lentamente, hasta que nos guste el punto.

Emplatamos bien caliente.

¡QUE APROVECHE!


Si queremos que porten menos calorías, suprimimos 2 patatas y ponemos jamón cocido.

2 comentarios:

  1. Lo mejor de todo este blog es HABER TENIDO LA SUERTE DE, NO SÓLO MIRAR, SINO PROBAR CADA PLATO. Sigue haciéndonos disfrutar tanto, Chusina!! Besín

    ResponderEliminar
  2. Por muchos años y que tú lo veas!!!!!!

    ResponderEliminar