mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 22 de enero de 2011

HIGOS EN SU ALMÍBAR

 De esta manera quedan muy gustosos y conservan bastante bien su sabor original. También su color.

Acompañados de nata montada están muy ricos.

NECESITAMOS:
  • Pesamos los higos y ponemos la mitad de azúcar
  • El mismo peso de agua que de azúcar
  • Zumo de limón
ELABORACIÓN:

Lavamos bien los higos.

Los pinchamos por diferentes puntos con un palillo y les quitamos el rabito.

Los pesamos, escurriéndolos bien, para calcular el azúcar.

Los colocamos en una olla con agua fría, esperamos a que hiervan, les quitamos la espuma que sueltan y los dejamos 3 minutos.

Los escurrimos bien y con mucho cuidado de que no nos rompan, vamos rellenando tarros de cristal que ya tendremos esterilizados.

Con el agua y el azúcar hacemos un almíbar, sin ningún punto, solamente dejar que hierva. Apartamos del fuego.

Rellenamos con el almíbar los huecos que nos queden en el tarro y le ponemos por arriba un chorrito de zumo de limón, que  nos hará de conservante. Tapamos bien.

Ponemos a cocer al baño María y contamos 20 minutos desde que empiecen a hervir.

Una vez pasados, enfriamos igual que hicimos con  la mermelada de guindas.


De esta manera, bien escurridos, nos sirven para acompañar muchas recetas.

¡QUE APROVECHE!


No hay comentarios:

Publicar un comentario