mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

martes, 25 de enero de 2011

MEJILLONES EN SALSA VERDE

Si espolvoreamos un poco de pimentón picante por encima, les da un toque diferente.
 Estos meses siguen siendo buenos para los mejillones, aún están gorditos y sabrosos. En casa nos gustan mucho y acostumbramos a prepararlos de diferentes maneras y varias veces al mes... ¡Son tan fáciles de hacer!
NECESITAMOS:
  • 1 kilo de mejillones de buena calidad
  • 5 dientes de ajo
  • un manojo abundante de perejil
  • aceite de oliva virgen
  • vasito de vino blanco.
  • 1 cucharadita de Maicena
ELABORACIÓN:

Limpiamos bien las cáscaras de los mejillones de todas las algas y roca que suelen venir pegadas.

Los lavamos bien bajo el grifo y los vamos colocando en una cacerola amplia y tan pronto estén todos la ponemos al fuego.

Echamos por encima el vaso de vino blanco, cubrimos la cacerola y, sin destaparla, la vamos moviendo de cuando en cuando ayudando así a que se vayan haciendo todos a la vez.

Separaremos del fuego en el momento que estén todos abiertos.

Quitamos una de las cáscaras a cada mejillón y reservamos.

Colamos el caldo resultante de la cocción y lo mantenemos caliente.

Picamos los ajos menudinos en una cacerola amplia junto con aceite de oliva. La ponemos al fuego y dejamos que se vayan dorando lentamente.

Picamos muy fino el perejil y lo añadimos a los ajos. Dejamos que fría durante unos minutos y añadimos la maicena. Removemos bien para que se integre y vertemos el caldo que habíamos reservado de la cocción. Esperamos a que reduzca un poco y metemos los mejillones. En tres o cuatro minutos, apartamos del fuego.

Servir muy calientes.

Podemos ponerles también unas cucharadas de tomate y unas guindillas. Nos quedaría una salsa muy rica
¡QUE APROVECHE!

2 comentarios:

  1. ¡Que sorpresa tan rica acabo de llevar!...muy buena idea que voy a recomendar. Ánimo y a seguir. Besinos.
    Helena.

    ResponderEliminar