mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 19 de febrero de 2011

ARROZ JUGOSO CON FRÉJOLES Y BONITO DEL NORTE

No es paella, es un arroz que queda muy meloso. En casa somos muy arroceros y tengo que apurar un poco la imaginación para no repetirme mucho en su elaboración. A mi padre es como más le gusta, un poco caldoso. Resulta sorprendente que, de esta manera, al día siguiente esté menos pasado que el arroz de la paella. A ver qué os parece.
Puedes añadirle unas aceitunas negras por arriba, le dan muy buen sabor.


NECESITAMOS:
  • 2 envases de fréjoles en conserva
  • 1 envase de bonito del norte en aceite de oliva
  • 5 dientes de ajo
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 3 cucharaditas de pimentón
  • 5 cucharadas de salsa de tomate
  • unas hebras de azafrán
  • 1200 ml de caldo de pescado
  • 400 gramos de arroz
  • 1 cucharadita de curri
ELABORACIÓN:

Escurrimos los fréjoles y les damos un hervor para quitarles ese sabor a conserva.

Los dejamos escurrir de nuevo y los colocamos en la paellera o cazuela donde prepararemos el arroz.

Pelamos y picamos muy menudos los dientes de ajo.

Ponemos aceite en una sartén y los doramos.

Apartamos del fuego, echamos el pimentón, mezclándolo muy bien y lo dejamos caer por encima de los fréjoles. Movemos la cazuela para que se integre bien.

Ponemos a hervir el caldo de pescado con las hebras de azafrán.

Si os gustan las especias, le podéis poner cuando el caldo
Añadimos a los fréjoles el tomate y el bonito desmenuzado,  ponemos el conjunto a calentar, cuando esté bien caliente echamos el arroz, y dejamos hasta que quede transparente, momento en el que añadiremos el caldo.

Comprobamos cómo anda de sal  y añadimos el curri para, una vez que vuelva a hervir, bajar el fuego y dejar que se vaya haciendo despacio. Así 15 minutos.

Comprobamos si está casi a punto y esperamos a servirlo, tapándolo con un paño de cocina sin que toque el arroz, unos 5 o 7 minutos.

Tiene muy buen sabor y un agradable colorido.
¡QUE APROVECHE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario