mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 17 de febrero de 2011

PICATOSTA

Recién hecha está muy rica, pero a mi me gusta más fría.

Hace años el desayuno que quería mi padre era una picatostina. Se la hacía mamá los domingos, día en el que estábamos todos en casa, y la bañaba con vino Sansón... Siempre esperábamos a probar un bocadín; mamá entonces nos hacía una a nosotros y nos prestaba por la vida. Poníamos tanta azúcar por encima que al mordisquear nos quedaba un bigotin que nos obligaba a reírnos unos de otros y a pasarlo en grande con tan poca cosa. Hasta hace pocos años, se la hacía todas las mañanas a mi tía, pero con menos huevo. A ver si os gusta.
NECESITAMOS:
  • 2 huevos
  • 1 trozo de pan del día anterior, similar a un bollo
  • 200 cl de leche
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 40 gs de mantequilla
  • azúcar para espolvorear
ELABORACIÓN:

Le sacamos la miga al pan y la ponemos a remojar en un  bol junto con el azúcar. Dejamos una media hora para que el pan se empape bien y se ablande.

Batimos los huevos y añadimos el pan y la leche, mezclándolo bien.

Ponemos una sartén al fuego, que no se pegue, y le echamos la mitad de la mantequilla. Cuando caliente  le echamos la mezcla de los huevos y dejamos que se haga bien por ese lado, con el fuego fuerte, unos 4 minutos y bajándolo unos 5.

Con un plato humedecido en agua le damos la vuelta, colocamos en la sartén el resto de la mantequilla y  volcamos la picatosta sobre ella.

Dejamos que se vaya haciendo de la misma manera que antes. Pasado ese tiempo la pinchamos un poco con un palillo y si sale seco, ya está.

La espolvoreamos bien con azúcar.

¡QUE VOS APROVECHE!

Le podéis poner por arriba miel, chocolate, mermelada...

10 comentarios:

  1. Chusa, dice Isa que esta la hará en breve, porque es uno de sus postres preferidos. Que a ver cuándo le pones tu receta de patatas con pulpo.

    ResponderEliminar
  2. Vale, a ver si le gusta. El domingo voy a poner el pulpo, de roca, lo descongelo mañana. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Más que hacerla pronto, me dijo que si la quería, que debía hacersela de inmediato!

    Una seguidora más, Susana.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por seguirme. Ya me contarás el resultado. Besinos

    ResponderEliminar
  5. Esto lo cenaba muchas veces mi güela (Lola "EL Pinto") :)

    ResponderEliminar
  6. Claro! Lola el Pinto... Cuántos recuerdos. Gracias Milagros.

    ResponderEliminar
  7. Claro! Lola el Pinto... Cuántos recuerdos. Gracias Milagros.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta esa torta tb mi madre la hacia todas las semanas pero la emborrachaba con vino blanco. Esti les marañueles y la leche presa los postres de mi niñez

    ResponderEliminar
  9. Me encanta esa torta tb mi madre la hacia todas las semanas pero la emborrachaba con vino blanco. Esti les marañueles y la leche presa los postres de mi niñez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel. Parece que estos postres nos llevan un poco al pasado y a los buenos recuerdos. Gracias por tu comentario. Un besín.

      Eliminar