mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 25 de octubre de 2012

ROSQUILLAS DE COCO DE LA TÍA SOLEDAD


Originales y deliciosas.
En el dietario de la tía Soledad encuentro algunas recetas sorprendentes. Una de ellas es la de estas rosquillas. La manera de elaborarlas es bien diferente a la tradicional. El resultado: deliciosas. Hace unos días vino nuestro primo Abel y merendó con nosotros. Cuando las puse en la mesa me dijo que el coco no le iba mucho. Le pedí que las probase y no sólo las probó, repitió y varias veces. Quedan ricas, nada empalagosas a pesar de que lo pueda parecer. Cuando mordisqueé la primera, me vinieron a la memoria las rosquillinas blancas de las romerías.
Crujientes por dentro y suaves a la vez.

A ver si os gustan.


De A. G. Ovies
Peñes

(AGO. Cabu Peñes. Agosto de 2010)

Ye too norte. Ye’l norte en puntu. Per au albancia la claridá. Onde la tierra se desvanez y la lluz güel a ocle y sal. Ye fin, principiu. Ye’l cabu’l mundu, l’entamu l’agua. Ye superficie y profundidá. Castru y Gaviera onde les foles cueyen relevu y el nordés xunce les sos dos ales y echa a volar. Ye onde la rosa los vientos brama. Onde la nueche ta siempre encesa y la borrina suel madrugar. Per au traxinen toles vapores, ye per au borien tolos pesqueros y per au pasen dalgunos barcos que yá más nunca vuelven pasar.


Ta ente Verdicio y l'horizonte, camín de Viodo, diendo al Ferreru, cerca Coneo, xunto a Tezán. Au les gaviotes faen los ñeros, onde La Erbosa quedó a suañar. Dende au s’avista la vida entera como un abismu que da a l’océanu, una estayina que va a la mar. Ta ente’l cielu y precipicios, penriba’l Ferre, de Solarriba poco p’allá. Después de Lluanco, frente a Bañugues, per u se crucia pa nengún sitiu, per u se vira pal enxamás. Mui a la vera la llontanza, ta en dirección a la eternidá.


Para 18 rosquillas, necesitamos:

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de aceite
  • raspadura de 1 limón
  • canela al gusto (una cucharadina de las del café)
  • 50 gramos de coco
  • 250 gramos de harina 
  • 100 gramos de coco, para rebozarlas
Para el almíbar,
  • 200 gramos de agua
  • 100 gramos de azúcar

Batimos los huevos con el azúcar y el aceite hasta que quede espumoso, incorporamos el rallo de limón, la canela y el coco. Mezclamos bien y vamos añadiendo harina poco a poco hasta que nos quede una masa  más bien blandina.

Vamos formando las rosquillas, cogemos porciones de la masa del tamaño de una nuez, boleamos y le hacemos un agujero en el centro con los dedos. Hacemos una rueda.

Ponemos agua en una pota amplia y  la calentamos hasta que hierva. Sumergimos las rosquillas, bajarán al fondo,  y dejamos hasta que suban a la superficie. 

Las vamos colocando sobre papel de cocina, para eliminar el agua. Con un cuchillo bien afilado, le damos un corte alrededor, poco profundo. Calentamos en un cazo aceite y cuando esté caliente, pero a fuego medio, freímos las rosquillas, de pocas en pocas para no enfriar mucho el aceite. 

Las vamos poniendo sobre papel de cocina. Esperamos a que se enfríen. Hacemos el almíbar, mezclando el agua con el azúcar y cuando se reduzca la mitad, apartamos del fuego. Esperamos a que se temple, unos minutos, y calamos bien las rosquillas, sumergiéndolas en el almíbar.

Las vamos colocando en una rejilla. Y seguidamente las rebozamos en coco.

¡¡¡¡Y ya las podemos merendar!!!!
Guardadas en una lata hermética, se conservan unos cuantos días.


¡A por ellas y que os salgan exquisitas!

36 comentarios:

  1. hoy creo que hemos coincidido con rosquillas, jejeje las tuyas muy originales, eso de hervirlas, hacia muchísimo tiempo que no lo veía. yo, normalmente las sumerjo en el agua caliente pero que no llegue a hervir y espero hasta que suban ( es porque a este tipo de rosquillas, le pongo un poco de levadura fresca de pan y si hierve se muere) la verdad es que hace mucho que no hago las de coco y me gustan mucho. un beso y mil gracias por tu comentario y por compartir estas deliciosas recetas. (las mías son también receta de sor Teresa, las publicaré mañana, que yo y el editar las fotos no nos llevamos muy bien, soy muy lenta) besos fuertes amiga.

    ResponderEliminar
  2. Pues me encantan porque no llevan tanta harina....y además son una receta de tu familia llena de cariño!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una estupendisima receta de rosquillas caseras.Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Deliciosas!! Me encantan las rosquillas fritas y éstas tengo que probarlas!! Un besazo´!

    ResponderEliminar
  5. Nada como unas rosquillas caseras.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  6. Que ricas rosquillas!!! en cada casa creo que existe una receta diferente y a cada cual mas rica..
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Como siempre una estupenda receta y explicación. No menos el paisaje y la narrativa...
    Y como no puedo llevarme un par de rosquillucas, pues me quedo con la receta.
    Un saludo,
    Luisa

    ResponderEliminar
  8. Qué buena aportación de tía Soledad. Tienen que tener un saborcito estupendo estas rosquillas. Preciosa imagen. Un besiño.

    ResponderEliminar
  9. cómo me gusta a mí este recetario que nos sacas ahí ! Nunca había visto una receta de rosquillas en que se cocieran. me parece una idea muy interesante. Y el báño almibarado del final para tirar cohetes!!

    gracias por compartirla
    besitos lluviosos pre-seteros

    ResponderEliminar
  10. que buena pinta, a mi padre le encatarían seguro, le gusta muchisimo el coco
    besitos

    ResponderEliminar
  11. Que ricas Labidu!
    Vindas de um caderninho de receitas da tia, cheio de tesouros.
    Perfeitas com o côco, eu ia adorar.
    Até o primo Abel adorou :)
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  12. M.J. me parecen unas rosquillinas diferentes ,pero que tienen que estar buenisimas ,mira tu que original eso de pasarlas por el agua ,en casa el coco no les gusta mucho ,pero yo creo que las hare para dar salida a un poco que tengo guardado antes de que se me estropee y seguro que las comeran jaja
    Besinos guapa

    ResponderEliminar
  13. Tienen que estar de escándalo, no me extraña que tu primo repitiera aunque no le gustara el coco.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan mucho, es buenísimo tener a mano las recetas de la familia y seguir haciéndolas.
    Labidú!!!.... la última foto..... la fecha, me encanta, yo tengo un cuaderno de mi bisabuela y lo adoro, son recuerdos fabulosos para mí.
    Montones de besitos, (no tengo mucho tiempo, por eso no he pasado antes a verte).

    ResponderEliminar
  15. Yo hago como tu primo Abel, el coco no me gusta mucho, aunque algún pastel que lo lleve solo por encima lo como. Pero la vista me lleva a la foto y las probaría sin dudar. Sabes les haces el corte al rededor como mi madre, que cuando me pongo a hacer rosquillas, siempre viene y me dice """yo las cortaba alrededor"""
    Besinos, buen finde.

    ResponderEliminar
  16. Como me gustan tus recetas!!! son estupendas y siempre me traen recuerdos de mi niñez.
    Tomo buena nota.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. qué ricas las rosquillas caseras, son una delicia...
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  18. Pues si a tu primo no el gusta el coco y se comió unas cuantas, a mi que me vuelve loca me vass a tener que dar al menos media docena
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla, de que le de la receta a mi madre, es que va a alucinar en colores, con lo que le gustan los dulces fritos y el coco, una maravilla, de verdad.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  20. Holaaa, yo tratándose de rosquillas lo que sea. Me ha llamado la atención lo de sumergirlas en agua hirviendo para luego freirlas, no lo había visto nunca. Y que bonitas todas mojaditas en coco.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  21. No sé por dónde empezar, M. Jesús porque nos dejas tantos campos abiertos e interesantes...
    Bueno, la libretina de las recetas ¡una joya! Qué pena no poder conservar aquellas en donde nuestras abuelas tenían sus apuntes. Qué ternura. Me ha encantado.
    También me ha encantado el texto que nos dejas en esta lengua tan nuestra y tan entrañable: "Y'el norte. Onde la tierra se desvanez y la lluz güel a ocle y sal..." ¡Qué guapo!.
    Y de las rosquillas ¿que te puedo decir? Creo que en casa es de los bollinos que más se agradecen y los hago de mil formas diferentes, pero nunca había ni oído lo de cocerlas antes en agua. Esto ha sido una auténtica novedad. Pero comprendí que es para que crezcan con el calor. Mi abuela paterna, que tuvo un bar donde daban comidas hace muchiiisimos años, y que era muy buena cocinera, hacía rosquillas y recuerdo que siempre las cortaba igual que hiciste tu, por la mitad con un cuchillo bien afilado. Una receta que me ha encantado :-)

    Un besín.

    ¿y el ordenata?

    ResponderEliminar
  22. Qué letra tan bonita la de la tía Soledad y las rosquillas con el coco se ven muy buenas, seguro que ahora tu primo es fan de ellas y del coco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Me dejas con la boca abierta al cocerlas y despues freirlas y ademas llevan coco, no puedo dejar de hacerla, ya se que me van encantar, besos y que tengas buen fin de semana

    ResponderEliminar
  24. Una receta estupenda y muy original. Me ha encantado estas rosquillas, seguro que están riquísimas!! Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  25. Me han encantado!!!me ha parecido muy curioso lo de hervirlas antes y lo de hacerles el corte antes de freírlas. A ver si me animo y las preparo que seguro que vuelan.

    besos

    ResponderEliminar
  26. Qué curiosa la elaboración de estas rosquillas, primero cocidas con agua. Me gusta la idea, ya entiendo que tu primo Abel repitiera una y otra vez, seguro que quedaron extrajugosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Querida amiga, que maravilla de recetica. Ya sabía yo que ese cuaderno tenía muchos tesoros dentro y no estaba equivocada. Me ha sorprendido mucho la forma de prepararlas: primero cocidas y luego fritas. Por cierto, ese corte que se le hace antes de freirlas en el que siempre hacía mi abuela en lo que ella llamaba rollos fritos. Y si me han gustado las rosquillas tampoco se ha quedado atrás esa maravillosa foto del mar que has puesto y que me ha enamorado. Mil besicos.

    ResponderEliminar
  28. Ah! Pues esto si que nunca lo vi...nunca lo de sumergir las rosquillas antes en el agua. Me encanta el coco..y las recetas antugüas, ya sabes :-). Gracias por enseñarnos todos esos tesoros que tienes Labidú.

    ResponderEliminar
  29. Hola Labidú..Qué ricas estas rosquillas y de coco Ummmmm, se me hace la boca agua!!

    Besitos...

    ResponderEliminar
  30. Hummmm, maravilhosas essas rosquillas!!! Que preciosidade esse caderno de receitas da tia!
    Beijinhos, boa semana!
    Madalena

    ResponderEliminar
  31. ya la tengo mas que anotada, porque esta es de las que me gustan...que ricas!! me chifla el coco y en rosquillas...te quedaron de 10! un besotee

    ResponderEliminar
  32. Una receta muy original,lo de ponerlas en el agua hirviendo me ha sorprendido,el aspecto es muy bueno y por lo que dices el sabor delicioso.besinos

    ResponderEliminar
  33. <Hola guapa tu

    muchas gracias por compartir esta ricura, anoto la formula, seguroq ue las preparo pronto

    mil petonets sabor a coco, Susanna

    ResponderEliminar
  34. Que buenas debían estar estas rosquillas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar