mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 26 de mayo de 2013

BRIOCHE DE MOLDE


Interesante opción para un rico desayuno o merienda.
Os dejo una receta del curso de pastelería y bollería de hace años. Un rico brioche muy fácil de hacer y con unos resultados que ya me diréis... Animaros a prepararlo, seguro que a la primera os sale bien.
Os pido disculpas por el poco tiempo que estos últimos días le dedico al blog. Espero poder volver a la normalidad en poco tiempo. Gracias a todos los que me seguís visitando y dejando vuestros comentarios y a quienes, en silencio,  también llegáis hasta mi cocina. Besos para todos.
Queda una miga estupenda. Ya sabéis que el brioche se conserva poco tiempo tierno y esponjoso, así que si hacéis mucha cantidad se congela bien envuelto en papel film y se saca unas horas antes de utilizarlo.
Un texto de A. G. Ovies, publicado en La Nueva España:



FOGONAZOS

Este tordo que canta a media tarde, mientras sigo encerrado en la oficina, rodeado de libros y estadísticas, de papeles sobados y rancios ejercicios, me envejece y agrava el cansancio que arrastro. ¿Son útiles estas horas que escapan mientras yo, año tras año, sigo aquí anquilosado, traduciendo a Virgilio, descuartizando a Horacio? ¿Sirve de algo el tiempo que malgasto, los soplos del candor, que ahí fuera me demuestran lo intenso, no son más fructuosos? ¿Qué sobra en mí o qué falta? ¿Soy uno, entero, y tan disperso, tan a disgusto, uno, en uno mismo?
                        
Este cielo primero de primavera nueva y esta luz que prohíbo, bajando la persiana, me alojan en la piel impresiones y tactos imposibles ahora, irrealizables siempre y por jamás. Tactos, respingos, como si la fragancia de un limón me rozara, como si me bajaran hasta la adolescencia o me condecoraran con otra carne tierna. ¿Es la vida tan larga cuando se hace cansina y no la apreciamos, nosotros, existentes de oficio, transeúntes de paso? ¿La brevedad que vivo sólo duele de veras cuando miro mi entorno y admito su grandeza frente a mi excelsa nada?

Esta brisa fresquísima que huele a lo que saben las fresas en la infancia, a pensamiento impúber, a pura eternidad, ¿en dónde libará su cíclica constancia, su gesto inalterable, su tanta voluntad? ¿De todo lo que existe, inerte ante mis ojos: el suelo del silencio de este instante, el borde vertical de la montaña, los tejados oblicuos, el asfalto, la piedra, de todo, únicamente yo soy el que va muriéndose tarde tras tarde? ¿Es mejor permanecer ajeno, distante, simplemente instalado sobre la superficie del espacio? ¿Acaso más rentable y menos doloroso?
                                       
Esta noche con luna sobre El Campus, cuando salgo hacia casa, desahuciado, sin sombra, consciente de que ha sido un día sin sustancia, ¿qué pensará de mis insulsas obsesiones, de mis pies y sus huellas? ¿Qué me imaginarán los astros, repetidamente aislados, que me acompañan hasta la misma puerta? ¿Que soy un ser estúpido e insólito como tantos millones de simples seres simples? ¿Que voy con prisa, ahora, después –prisa sin fin y sin objeto– ; que no sé respirar sino por subsistir?

¿Y estos entresijos que me asaltan, estas perturbaciones entre angustia y desidia, desazón y deseo? ¿A qué se deben estas insistentes incógnitas? ¿A que soy lo que nunca quise ser; a que no soy más que esto que soy? ¿Cuándo se es; dónde se empieza a no ser incapaz de ser a toda costa lo que no hay que ser?




Para el brioche, necesitamos: (Para un molde de 1 kilo, necesitamos 200 gramos de masa).

  • 500 gramos de harina de fuerza (mitad harina de repostería, mitad harina de fuerza)
  • 200 mililitros de agua
  • 7 gramos de sal
  • 25 mililitros de leche
  • 30 gramos de mantequilla
  • 125 gramos de azúcar
  • 100 mililitros de huevo batido
  • rallo de medio limón
  • aroma de vainilla
  • 15 gramos de levadura

En un bol amplio ponemos la harina tamizada, el rallo de limón, los huevos batidos, la vainilla, la mantequilla en trocinos,
el azúcar y la sal, terminando con la leche. Incorporamos la mitad del agua por arriba y empezamos a amasar. Cuando tengamos una masa blanda, añadimos la levadura desmigada e incorporamos poco a poco el resto del agua, hasta terminarla.  Tiene que quedar una masa más bien blanda, pero que no se pegue a las manos.
Para hacer el  brioche en el molde de las magdalenas, hacemos bolinas del tamaño de una nuez grande y rellenamos en los moldes engrasados. Para hacer el brioche en el  molde alargado, boleamos ...
y rellenamos. Dejamos levar.
Y pincelamos con mucho cuidado antes de ponerlos en horno precalentado a 200º. Los dejamos 8-10 minutos.
Sacamos los moldes del horno y cuando transcurran unos minutos, desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla.

Y listo. Realmente merecen la pena.
Con mermelada, cacao o simplemente con mantequilla, está muy rico.


¡¡¡A ver si vos presta!!!

21 comentarios:

  1. Quedan unos bollitos muy chulos,ideales para desayunar, me los pido con mantequilla y mermelada.
    Espero que todo vaya bien y tu falta de tiempo sea porque tienes muchas cosas que hacer, pero buenas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Labidu...me parece un brioche estupendo el de esta entrada. Para el desayuno estan pero ue muy ricos. ¿verdad?
    Un besote,
    Mar

    ResponderEliminar
  3. Si que se ven tiernos, me gustan mucho y eso solo verlos.Gracias guapa.

    ResponderEliminar
  4. Yo utilizo mucho los moldes de magdalenas para hacer cosas pequeñas como panecillos así que también me gusta la opción de hacer brioches.el tamaño individual es una buena opción te quedó muy rico y bonitos.Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que rico ,me comería uno para desayunar,a ver si me animo yo a hacerlo.
    Espero que estés bien ,y no te preocupes por no poder visitar los blogs ,yo tambien ando liada con la nieta y tengo poco tiempo,lo importante es saber que estas ahí .besinos

    ResponderEliminar
  6. Pero qué delicia de brioches, te han quedado fantásticos, qué textura y qué color tienen, deben saber a gloria, esto para un desayuno, ¡es perfecto!. Besotes,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  7. Necesitas hacer azúcar invertido, te lo recomiendo, es alucinante!
    El brioche tiene una miga para no parar de comerlo, riquísimo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. Querida,
    espero que esteja tudo bem! E que saudades de ti e de cá vir.
    Adoro brioche, fica mesmo bom, delicioso e amanteigado. Super fofos os teus.
    Um grande beijinho.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay, pero qué cosa más rica, qué miga tiene!.
    Y no parecen demasiado complicados, así que me animaré a hacerlos.
    Un besote, y espero que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  10. Te ha quedado absolutamente delicioso, que rico y esponjosito!!

    Besos muchos :D

    ResponderEliminar
  11. M.J.,me encanta el brioche ,es tan suave y esponjadin
    Esta receta tuya la encuentro estupenda y la pinta lo dice todo de lo buenos que tienen que estar
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  12. Qué bonitos quedan en los moldes, Labidú, me encantan, además como dices tienen una miga estupenda. Con un poquitín de mermelada tienen que estar deliciosos
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Hola Labidú, lamento que en éste momento no pueda contestarte a, tu ser o no ser, lo que si se, es que el brioche que has preparado sirve entre otras cosas para ir siempre hacia adelante..........saludos paco

    ResponderEliminar
  14. El brioch, para mi, es una de las masas de pan dulces, más ricas y esta serie de paninos que nos dejas, tan dorados y esponjosos, dan ganas de ponerse por la masa de inmediato. Me llevo tu receta porque debiera de haber siempre en en congelador un pan de brioch. ¡¡Buenísimos, Mª Jesús!.
    No te preocupes por el blog. También yo dispongo de poco tiempo últimamente, pero lo primero, es lo primero... :-)

    Un besín.

    ResponderEliminar
  15. Hola Labidu yo tambien tengo un brioche en la entrada pero, de masa madre, este tuyo se ve delicioso yo no le añado limón el próximo lo haré así tienen un color dorado guapisimo
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  16. pues parecen muy fáciles de hacer, me apunto la receta. es curioso el uso de las dos harinas. un abrazo fuerte para todos. muakkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  17. Se las tengo que hacer a mi hija, les encanta llevarlas al trabajo y le gustan muchisimo el brioche, que corte mas buena, besos

    ResponderEliminar
  18. que maravilla, tiene una miga espectacular! besitos

    ResponderEliminar
  19. Yo nunca lo hice, así que tendré que remediarlo porque siempre que lo veo me tienta. Algún día le llegará su turno! Un besiño.

    ResponderEliminar
  20. Tienen un aspecto delicioso, qué corte más bueno. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar