mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 2 de mayo de 2015

TARTA DE QUESO SIN HORNO, de los 70 y muy fácil



Sin más: felices días a todas las madres. Os dejo una tarta de queso que hacía la nuestra y que nos prestaba mucho.


Un texto de Aurelio González Ovies:

HA VALIDO LA VIDA
Aunque sólo haya sido por aquellos veranos tan extensos y calmos al lado de vosotros, Cabo de Peñas, Viodo, acantilados, lanchas, Bañugues, caladeros, faro, niebla, nordeste, ha valido la pena este corto camino que aún recorro. Han valido la pena los días que pasamos creyendo que la vida sería azul y diáfana como, a veces, la mar y la altura del cielo y el contorno de agosto. Han existido. Fueron. Y aunque no quede nada, han sido más que todo. Han sido todo en mí el musgo y las gaviotas, las pozas y el salitre, las redes y el olor a carnada y escamas, a nasa y a horizonte, a calor y a ocle seco, a galipote y fondo. Por eso creo en firme que jamás volverán, por buenas y distintas que sean las de ahora, jornadas tan intensas, instantes tan hermosos.
Aunque tan sólo fuera por aquellas mañanas en las que despertaban los manzanos en flor y fuimos tan dichosos con un café y un cómplice silencio que hablaba por nosotros. Por los muchos momentos en que no existe algo tan necesario y grande como que existas tú, por más que nos transformen los hechos y los años, por mucho que nos pesen desengaños y escollos. Por aquellos encuentros en plena primavera, entre brezo y genistas, jóvenes como éramos y tan enamorados, brillantes e imparables, convencidos, sin miedos, de que el mundo era nuestro porque mundo y amor lo urdíamos nosotros.
Aunque os haya perdido igual que el árbol pierde su verdor en otoño, simplemente por ser tanto tiempo quien fui, carne de vuestra carne, aquel niño feliz que buscaba sin tregua renacuajos y grillos y botaba en los charcos naves de ingenuidad y papel de periódico. Por haberos tenido tan cerca y de verdad y haberme dado siempre emoción y conciencia, libertad y cariño, para que mis dos manos agarraran seguras y miraran al frente sin límites mis ojos. Por haberme amparado con abrigo de muro. Aunque hayáis partido, permanecen en mí, intactos, vuestros gestos. Es mío su pasado. Tan mío y tan lejano como humilde y grandioso.
Aunque deba marcharme y dejaros atrás, faro, Bañugues, Viodo, nordeste, acantilados, ha valido la vida este breve camino que aún recorro. Habéis de estar conmigo dondequiera que sea, más allá de este ámbito. Estaréis y estáis en cuanto pienso y sueño. En cada paso dado, en cada verso escrito, os recuerdo y os nombro.
© Aurelio González Ovies
(La Nueva España, 29-04-2015)
Para la tarta, necesitamos: (adapté la receta para que fuese un poco menos calórica)



  • 1 terrina de queso de untar light
  • 1 queso de Burgos de 250 gramos de 0 % grasa
  • 200 gramos de nata de montar
  • el contenido de 1 1/2  terrina del queso,  de leche
  • 1 bote pequeño de leche condensada desnatada 
  • 2 sobres de cuajada
  • galletas  María
  • caramelo líquido
  • mermelada, yo le puse de moras
Elaboración:


Lo primero preparar el molde con las galletas y el caramelo.
En una pota alta ponemos todos los ingredientes, menos media terrina de leche y la cuajada. Batimos bien y ponemos al fuego muy bajo. Mientras se va calentando el conjunto,  mezclamos bien el preparado de cuajada con la leche reservada.
Ponemos las galletas sen un molde que se pueda desmoldar con facilidad, en mi caso de silicona y cristal. Con la palma de la mano rompemos un poco las galletas para que se adapten mejor al fondo. Dejamos caer sobre ellas caramelo líquido, al gusto. Subimos el fuego  de los quesos.
Añadimos la cuajada cuando hierva y no dejamos de remover, hasta que vuelva a hervir. Ponemos sobre las galletas, en el molde, dejando caer suavemente para que las galletas permanezcan en el fondo. Dejamos enfriar y meteremos en la nevera de un día para otro. 
Desmoldamos y ponemos la mermelada por arriba, dejando que se escurra por los bordes.



¡¡¡Que vos preste!!!



6 comentarios:

  1. Qué buena pinta y que dedicación tan bonita, las tartas de queso en mi casa son un verdadero vicio, estamos todos adictos y cada vez que pruebo con una nueva, desaparece de la nevera en un visto y no visto... debió pasar lo mismo con esta, porque el aspecto es espectacular!. ¡Feliz día de la madre!

    ResponderEliminar
  2. Hola , M: J. , que tal estas ? que rica te quedo esta tartina , la verdad es que las de queso siempre triunfan , buenisima
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  3. Sabes lo que me gusta leer a Aurelio y ver tus recetas a la vez.Gracias por ello.
    La tarta,de las de toda la vida,una delicia.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. ¡Es la tarta preferida de mi hijo Carlos!, no falla...todos los años desde hace 20 (porque a los 4 me la pedía), hago esta tarta cada 28 de Octubre....es buenísima....te ha salido fenomenal...incluso rebajada de calorías.
    Gracias guapa
    Un besito
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  5. Pues me parece una tarta fantástica y eso de que hayas reducido calorías también me gusta jejeje Estuve por tu tierra esta Semana Santa y me encantó!;D

    besazos

    ResponderEliminar
  6. Que rica tarta!! Y encima tan rápida de hacer.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar