mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 9 de enero de 2011

BACALAO AL HORNO CON FRITADA DE PIMIENTOS Y SU PILPIL

NECESITAMOS
  • 1/2 Bacalao al punto de sal o 6 lomos de bacalao al punto de sal
  • 2 Pimientos verdes
  • 2 Pimientos rojos
  • 8 Pimientos italianos grandes
  • 1 Cabeza de ajos
  • 1 Trocito de tocino ibérico
  • 1/2 Litro de aceite
  • 1 Kilo de patatas y aceite para freir
ELABORACIÓN
Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien los pimientos debajo del chorro de agua fría del grifo. Una vez lavados, los secaremos uno por uno con servilletas de papel desechables y primiendo fuerte en el rabito hacía dentro y luego tirando de él los abriremos, cortamos con un cuchillo por la mitad y les sacamos las pepitas, si tienen algo blanco dentro se lo quitaremos también.
Se ponen sobre la tabla de cortar con la parte de adentro hacía arriba y se aplanan con la palma de la mano, para cortarlos en juliana no muy fina. Una vez cortados todos, tapamos con un papel film y reservamos.

Pelamos la cabeza de ajos y reservamos.

Pelamos las patatas y las cortamos en trozos redondos, como patatas panadera. Las ponemos en agua fresca y reservamos.

Cortamos el tozo de tocino ibérico en el doble de trozos que de filetes de bacalao. Tienen que ser tiritas finas. Reservamos

Se corta el medio bacalao en trozos generosos.

Ponemos el medio litro de aceite en una cacerola amplia. Así en frio, ponemos los trozos de bacalao , con la piel hacía arriba y los dientes de ajo cortados a la mitad sobre el aceite y colocamos la cacerola encima del fogón a una temperatura muy baja, de manera que se vaya confitando. Lo dejaremos aproximadamente una hora, meneándolo de vez en cuando para ayudar a que se empape mejor con el aceite.

Pasado el tiempo, con ayuda de una espumadera, colocamos los trozos de bacalao en una fuente y los trozos de ajo en un platito y reservamos.

En el aceite de confitar el bacalao, se ponen los pimientos y se dejan que se vayan haciendo igualmente despacio. Una vez listos se escurren y se reservan.

Ponemos a calentar el horno a 180º.

Calentamos bien el aceite de freir las patatas y,  bien escurridas y secadas con unas servilletas de papel,  las freímos, primero a buena temperatura y en el momento que empiezan a freir, bajamos esta de manera que se vayan haciendo muy despacio. Cuando las pinchemos con un palillo y las traspase bien, estarán hechas, entonces daremos de nuevo el fuego al máximo un minuto, las escurrimos bien y las vamos poniendo en una fuente de horno de manera que nos cubran la base del mismo.

Sobre las patatas ponemos, repartiéndolos bien, los pimientos.

Sobre los pimientos, ponemos los trozos de bacalao y encima de estos unos trozos de ajos confitados y de tocino.

Colocamos en el horno y dejamos que se dore unos 10 minutos, más no, porque se nos secaría el bacalao. Mientras  se va haciendo, ponemos en un recipiente el aceite de freir el bacalao y los pimientos y con ayuda de un colador invertido que moveremos rozando el recipiente, haremos un pilpil.

Sacamos del horno y servimos salseando con el pilpil.

¡QUE APROVECHE!


Secar siempre el bacalao con una servilleta de papel, antes de confitarlo.

 


Las patatas en remojo un ratín, antes de fritas, quedan más ricas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario