mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 27 de marzo de 2011

LINZENTORTE, TARTA LINZER CLÁSICA

La mermelada puede ser de otros sabores



Le puse mermelada de manzana para acompañar.
 


 Hoy os presento una tarta que está muy rica, llena de mermelada y con una base que sabe mucho a canela, aunque, si no os gusta, se puede prescindir de ella, pero ya no es lo mismo. Y es que a mí me apasiona la canela, la vainilla, el gustín que aporta alguna especia a la repostería, pero reconozco que hay muchas personas a las que no les va, que para gustos... A ver qué os parece, os invito a merendar con ella en la mesa y un buen cafetín.

Se la dedico a las cuidadoras, cocineras, directora y demás trabajadoras de la Vivienda Tutelada de Quirós. Sé que os chafé un bizcocho a muchas de vosotras por un error enorme...:¡se me olvidó poner los huevos en los ingredientes! Espero que me disculpéis, en la elaboración los ponía, pero claro, no os decía la cantidad. Va por vosotras.







Queda con una bonita presentación-
   NECESITAMOS:

Para la masa:
  • 300 gramos de harina de repostería, tamizada
  • 250 gramos de mantequilla en pomada
  • 60 gramos de azúcar lustre
  • 2 yemas de huevo duro, que pasaremos por un pasapuré o chino
  • 20 gramos de canela
  • 12 gramos de ron
  • una pizca de sal
  • 50 gramos de almendra molida
  • una pizca de levadurina
Para el relleno:
  • 1 un tarro de mermelada de frambuesa de 390 gramos
  • 1 tarro de compota de manzana de la misma cantidad
  • Es mejor hacerla el día anterior, queda más sabrosa.


ELABORACIÓN:

Mezclamos pellizcando la harina con la mantequilla. No amasar, mezclar.

Añadimos el resto de ingredientes, empezando por los secos y seguimos mezclando, pellizcando, sin amasar hasta que los tengamos bien integrados, momento en el que envolveremos la masa resultante (dejándola de unos 5 centímetros de grosor), en papel film y la ponemos en la nevera para que enfríe. Por eso no la ponemos en forma de bola, la estiramos para que por el centro pierda también el calor. Así, un mínimo de una hora.

Precalentamos el horno a 180º.

Cuando esté bien fría, la colocamos sobre un papel de horno, cubrimos con otro y la estiramos.

Cortamos primero tiras para poner alrededor del molde y luego la base y apretamos bien las uniones, para formar una tartaleta.

La pinchamos repetidas veces con un tenedor y la rellenamos con la mezcla de las mermeladas.

Con el resto de la masa, formamos tiras que vamos colocando en forma de enrejado y cubrimos con otra tira los bordes superiores una vez colocadas las primeras.

Colocamos en el horno, primero con aire y calor por abajo y cuando la mermelada empiece a hervir, ponemos aire por arriba y por abajo y la dejamos unos minutos más para que se dore el enrejado.

Dejamos enfriar, le damos la vuelta sobre una bandeja y la colocamos en otra.

Pintamos con mermelada de albaricoque triturada y colada, si se quiere, la tradicional no lleva brillo.

Aunque lleve tanta mermelada, no queda empalagosa.

¡QUE APROVECHE!



2 comentarios:

  1. esta tarta pinta mu bien ahora me comeria un trocito!!

    besitos

    ResponderEliminar
  2. Para tí, Silvia!!!!! un trozo bien grande. Ya veo tu bonito jardín. También el mío salía de su letargo hasta que la semana pasada un temporal arrasó los narcisos, las calas, el magnólio... Parece que vuelve a brotar. Muchos besinos desde Asturias.

    ResponderEliminar