mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 8 de abril de 2011

PASTELITOS DE FRESA Y CHOCOLATE

¡¡¡Os invito a un pastelín y a un café!!!
Hoy vinieron a casa unas personas muy especiales y queridas, los/as amigos/as de mi sobrino. Por eso me esmeré en hacerles cosinas ricas, para que las pudiéramos disfrutar juntos. Lo pasamos genial, disfrutamos unos de otros y se divirtieron de lo lindo con el pequeño Vili. Como son generosos/as y muy educados/as, quisieron agradecer la invitación y me obsequiaron con uno de sus trabajos. ¡¡¡MUCHISIMAS GRACIAS CHICOS!!! Lo colocaré en un lugar bien visible de la casa. Tenemos que repetir la experiencia. Por cierto, mi sobrino fue muy feliz gracias a todos vosotros, a la Dire y a la genial María. BESINOS DESDE MI COCINA. Y para los que no pudieron venir: que sepáis que también nos acordamos de todos ellos/as.


Con cobertura de varios chocolates quedan muy coloridos.
NECESITAMOS:

Para unos 24 pastelitos

Bizcocho
  • 125 gramos de queso de untar
  • 125 gramos de almendra molida
  • 125 gramos de azúcar
  • 125 gramos de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • rallo de 1 limón
  • 1 pizca de vainilla o bien una cucharadita de azúcar avainillado
  • 350 gramos de harina
  • 1 cucharada de levadura tipo Royal
Relleno
  • 300 gramos de mermelada de fresa
Almíbar
  • 400 ml de agua
  • 200 ml de azúcar
  • piel de media naranja
Cobertura
  • 200 gramos de nata
  • 300 gramos de chocolate de cobertura, yo le puse negro
Adornos
  • azúcar de colores, cerezas confitadas, coco...


No quedan muy dulces.
ELABORACIÓN:

Calentamos el horno a 180º.

Preparamos con papel de horno una bandeja del mismo, para cocer en ella la plancha de bizcocho.

Separamos las yemas de las claras.

Batimos bien las yemas con el azúcar, hasta que doblen el tamaño y nos quede cómo una crema blanquecina.

Incorporamos el queso, el aceite, el rallo del limón, la vainilla y la almendra. Mezclamos bien.

Juntamos la levadura con la harina y la tamizamos.

Ponemos a punto de nieve las claras.

Mezclamos primero la harina a la masa y una vez bien unida ponemos, poco a poco, las claras.

Lo volcamos en la bandeja y lo estiramos todo lo que podamos, de manera que nos quede lo más plano posible, de la misma manera que el bizcocho básico.

Cocemos a horno medio, aproximadamente 15 minutos. Comprobamos con un palillo, si sale seco,está.

Lo sacamos y rápidamente le damos vuelta en otro papel de horno, para seguidamente volver a ponerlo en la posición de cocción. Esto se hace para que no nos rompa al despegarlo, si esperásemos a que se enfríe nos rompería. Dejamos enfriar.

Hacemos el almíbar cociendo el azúcar en el agua con la piel de la naranja. Dejamos hervir y separamos del fuego, sin quitarle la piel.

Cuando el bizcocho esté frío, lo partimos a la mitad y luego cada trozo al medio, con un cuchillo de sierra.

Emborrachamos con una brocha las bases, con el almíbar templado y extendemos la mermelada. Tapamos con las mitades superiores y emborrachamos por arriba.

Cortamos con un cuchillo de sierra los extremos de ambos trozos para dejarlos lo más regulares posible y porcionamos en cuadraditos de 4´5 cm por 4´5 cm, o del tamaño que se quiera.

Ponemos la nata a hervir, la separamos del fuego y deshacemos en ella la cobertura. Yo lo hago así porque tengo perlitas de chocolate, si es en tableta, mejor lo ralláis previamente.Sobra cobertura, pero se aprovecha para otra ocasión y así lo podemos manejar mejor.

Colocamos los pastelitos sobre una rejilla y ponemos debajo un bol, para recoger el exceso de cobertura.

Dejamos que temple un poco y con una cuchara puesta encima, en el centro de cada pastelito, sin tocar el bizcocho dejamos caer el chocolate.

Finalizamos colocando una cereza, las bolitas de azúcar... los adornos finales que queramos, antes de que el chocolate se enfríe y endurezca.

Esperamos a que se enfríen sobre la rejilla.

Una vez fríos y seca la cobertura, colocamos cada pastelito en una cápsula de magdalena.



Quedan muy, ¡muy ricos!
El bonito cuadro que me regalaron, hecho por sus manos de artistas.
¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario