mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 30 de julio de 2011

PASTINES DE NATES

Las preparaba mamá cuando conseguía llenar una taza de nates. Y digo esto porque para la merienda nos gustaba ponerla en los bocadillos, con azúcar. Mi amiga Manolita me regaló medio kilo y me apeteció hacerlas. Van dedicadas a mis compañeras-os de promoción del insti. Muchos besos.



PARA EMPEZAR

Usted seguro que ha sentido vergüenza alguna vez
al decir que en su cuarto caía una gotera
o que su pobre madre le hacía el bocadillo
siempre de natas con azúcar
                                            - son cosas de la vida-.
Confieso que en mi casa el olor a humedad
era casi entrañable
y todos los domingos se comían garbanzos,
salvo en alguna fecha señalada.
Que lloré muchas veces por no querer llevar
los jerseys con coderas
o no tener un lápiz con enanito arriba.
Confieso que la ropa nos la daban los primos
que ahora son albañiles
y que nuestra familia se rompió por la herencia
de unos metros cuadrados de baldosas con taras
                                              - son cosas de la vida-.
Que, a escondidas de todos y hasta los siete años,
tuve el chupete debajo de la almohada.
Confieso que los míos son personas sencillas:
usted sospecha que hablo de un padre que no sabe
lavarse bien los dientes,
de una mujer que escribe con mala ortografía,
de unos hermanos fieles como la misma sangre
y una casa que huele, cada vez que entro en ella,
a las húmedas manos de la melancolía.

Confieso que he nacido donde hubiera elegido
por encima de todo
                               cada vez que naciera.

"La hora de las gaviotas"   
   Aurelio González Ovies, Premio Hispanoamericano de poesía Juan ramón Jimenez, 1992


NECESITAMOS
  • 6 huevos
  • 350 gramos de azúcar
  • una taza de nates de leche cocida
  • medio kilo de harina
  • 15 gramos de levadura tipo Royal
  • canela en polvo al gusto
  • una pizca de sal
ELABORACIÓN

Ponemos la harina tamizada con la levadura en volcán y echamos dentro el resto de los ingredientes.

Amasamos en movimientos envolventes hasta conseguir una masa bien ligada. Si hiciese falta le ponemos un poco más de harina.

Formamos una bola y la envolvemos en papel film, dejándola reposar una media hora.

Calentamos el horno a 160º.

Hacemos bolitas del tamaño de una nuez.


Las colocamos sobre una plancha de horno forrada con papel y achatamos las bolitas con la palma de la mano. Las dejamos un poco separadas porque crecen en el horno.


Con un tenedor le hacemos unos puntitos por arriba para decorar, yo utilicé un decorador de pan (regalo de mi amiga Sole, procedente de un país asiático)



Colocamos en el horno, en la parte baja con calor por abajo. Las dejamos unos 15 minutos.

Comprobamos que empiezan a dorar por arriba y cambiamos a calor por arriba unos 2-3 minutos más.

Dejamos enfriar.
Si las pintamos con huevo batido quedan más doradinas. Las preparé tal como las hacía mamá.

BUEN PROVECHO!!!

15 comentarios:

  1. GUAU!!!
    Tiene pinta de estar muy bueno, pero es que encima es fácil de hacer. Se la voy a pasar a mi madre que es repostera y le encanta preparar estas cosas (y a mi comerlas)

    Saludos. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar
  2. Unas pastas muy sabrosas, me quedo por aquí para observar tus receticas.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay... con les natines caseres..
    Esto no tiene precio, son lo más rico que existe.
    Mi madre hacía cajas, y yo siempre hacía desaparecer una, me la llevaba ala cama por las noches.
    Qué cosa más rica...

    ResponderEliminar
  4. Que pinta mas buena tienen, son como "bollitos" esponjosos verdad?
    Que ricos tienen que estar, me comería uno ahora mismo con mi cafetito del desayuno.
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  5. No sé por dode empezar: el poema precioso y auténtico, las galletas más auténticas aún con la nata de verdad y el aparatito para decorar una joyita.
    Gracias por todo ello.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Unas galletas buenísimas, con una poesía preciosa, me han encantado las dos.
    Un besito y feliz domingo

    ResponderEliminar
  7. Pues si te gusta mi bizcocho y el molde te diré que lo compré en el catálogo de Venca,aunque imagino que lo habrá en más lugares.
    Yo con tu permiso me llevo una de estas ricas galletitas que has preparado.Un beso.

    ResponderEliminar
  8. -No se cómo puedes poner tantas recetas y tan ricas todos los días. Esta se la voy a dar a mi madre que es repostera y le encatará hacerla ( y a mi comérmela)
    Saludos. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar
  9. Con esta entrada ya me basta para el día. No podría elegir, endulza el alma y el cuerpo.
    Gracias por compartir
    Besinos

    ResponderEliminar
  10. Qué rico, y qué bonita entrada!Unbeso

    ResponderEliminar
  11. Que poesia o prosa tan bonita y tan verdadera, las galletas de superlujo.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  12. Unas pastitas que han de estar excelentes y si puedes hacerlas con nates de la leche recién ordeñada ya ha de ser mucho mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me has emocionado con ese poema.
    La receta buenisima!!!!además tiene el encanto de la nata fresca, que bien que la tengais por las ciudades es casi imposible encontrarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. El poema, una realidad, vivencia y cariño.

    Gracias por comentar en mi cocina. Me hace sentir bien. Besinos.

    ResponderEliminar
  15. los pastines se ven muy lindos y exquisitos,me encantaron,abrazos.

    ResponderEliminar