mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 12 de agosto de 2011

BOROÑÓN

Un bizcocho tipo mantecado.
Sigo recordando esos sabores del pasado y que aún seguimos haciendo en los pueblos. Esta vez hago un bizcocho muy rico que se elabora con les nates de la leche hervida. Está riquísimo. La pena es que casi no se consume leche recién ordeñada y escasean. Estas me las regaló mi amiga Manolita que tiene una granja y el privilegio de tener leche fresquina y recoger la nata. Es muy fácil y siempre sale bien.


NECESITAMOS
  • 4 pocillos llenos de nates (tacitas de café)
  • 4 pocillos de azúcar (hoy le puse moreno, me quedé sin azúcar normal)
  • 4 huevos
  • 4 pocillos de harina, puede llevar un poquitín más, depende de la calidad de les nates
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • el rallo de 1 limón.
Este lo hice con doble cantidad que la receta, en un molde cuadrado. Antiguamente casi siempre en molde redondo

Podemos hacer en lugar del pocillo como medida, igualar los pesos de cada ingrediente (el mismo peso de nates que de huevos, azúcar y harina, el rallo del limón y el sobre de levadura)´
Les nates que me regaló mi amiga.



ELABORACIÓN

Ponemos a calentar el horno a 140º con aire por arriba y abajo. Si no tenemos aire, a 160º.

Batimos les nates con el azúcar  y añadimos los huevos, de uno en uno, hasta que se vayan incorporando a la masa.

Rallamos el limón y lo incorporamos a la mezcla anterior.

Tamizamos la harina con la levadura y la vamos poniendo en forma de lluvia, sin dejar de remover la la masa.

Forramos la base de un molde desmontable con papel de horno y engrasamos los laterales.

Echamos la masa en el molde y alisamos por arriba un poco.

Lo ponemos en la parte baja del horno y mantenemos la temperatura, pero solo con el calor por abajo.

Dejamos que se vaya cociendo, en unos 30 minutos subirá.

Cambiamos a horno por arriba y abajo y la dejamos otros 10 minutos, hasta que tenga un bonito color dorado por la superficie, pinchamos con un palillo de brocheta y si sale limpio, quitamos el calor, abrimos la puerta del horno y lo mantenemos dentro unos 5 minutos.
Queda muy esponjoso.

El limón es casero y le da un aroma estupendo.

Lo sacamos y dejamos que se temple para desmoldar y terminar de enfriar sobre una rejilla.
Lo solíamos tomar con una taza de leche.


Ya veréis que rico.


¡¡¡QUE VOS PRESTE!!!

33 comentarios:

  1. Madre mia!!!! menuda pinta, ojala y supiera donde venden leche recien ordeñada, recuerdo de niño que mi madre si la compraba aqui en la ciudad, ahora ni idea de donde la venden.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me es imposible encontrar nata de la leche recién cogida. Me ha traido recuerdos de mi infancia, cuando mi madre hervía la leche y cogía la nata para luego untarmela en el pan con azúcar.

    Riquísimo bizcocho, quién pudiera probarlo así.

    ResponderEliminar
  3. Qué cosa buena para desayunar o merendar! Si me apuras hasta me tomo un café con leche y un trocito para postrear, así me quedo lista para una buena siesta, de la mesa al sofá, porque más lejos ya no creo que llegara.
    Estas recetas son de lo mejorcito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué pinta de blandito! y con esa leche tan natural. Una maravilla.
    Me quedo a "molestar" de vez en cuando.
    Besitos guapa.
    ;-D

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que pinta!!!
    Me anoto la receta puesto que tengo un montón de vacas y todos los días as ordeñamos!!!
    feliz sábado!!!

    ResponderEliminar
  6. No me quiero ni imaginar como debe estar!!!!
    Y es que con ingredientes naturales y de tan buena calidad como la nata recien recojida tiene que ser un autentico manjar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Que aspecto tan rico tiene, que privilegio disponer de leche fresquita, me encantó tu dulce de membrillo y además gracias por la visita a mi blog, estaré viniendo por aquí, me gustó mucho el tuyo.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía que bizcocho. No sabía que se llamaba Boroñón. Este bizcocho en casa era el fijo todas las semanas con les nates de la leche cocida. A mi nunca me molestaron "los trapos y no tenía que colar la leche, pero aún así salia nata para el buen bizcocho.
    Te ha quedado de exposición!!
    Para los urbanitas un truco para "hacer" nata: comprar un litro de leche fresca y ponerla a hervir en una olla con un brick de nata 35% ( de montar). Cuando hierva se deja enfriar, retirar la nata y volver a hervir, así hasta que ya no salga más nata ( no es lo mismo, pero para un apaño...)
    Besinos

    ResponderEliminar
  9. Entre el Boroñon, las trenzas, el Tiramisú y el baklava que yo hicé esta semana vamos a engordar unos cuantos kilos, me encanta tu blog y me hago seguidora, besos
    Sofía
    http://milideasmilproyectos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. -Pues me lo comía ahora mismo para desayunar sin ningún problema je, je, je. Por cierto, te suena que se le llame de otra forma por la zona de Luanco, es que me suena haber comido un bizcocho parecido que me trajeron de allí, pero el nombre no me suena.

    Un abrazo. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar
  11. Esto si es un desayuno con fundamento. Realmente esponjoso. Muy rico. Besos.

    ResponderEliminar
  12. este bizcocho tiene que estar delicioso. Me acuerdo cuando era pequeña y mi madre me mandaba con la lechera a por la leche recién ordeñada.. y luego mi abuela nos preparaba las natas con azúcar en el pan bien fresquitas... qué ricas por favor...
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, es de esos sabores que, inevitablemente, te llevan al pasado. El olorín que llena la cocina mientras se cuece es único. La piel del limón casero, cuando lo rallas, tiene esa fragancia a fresco!!! Después, una vez cocido, abres el horno y dura el olor más de dos dias por la casa.

    Seguro que este tipo de bizcocho acompañó a más de un@ en las tardes frias del invierno y en los desayunos veraniegos.

    Por aquí lo llamamos boroñón, roscón (ya comenté que se solía hacer redondo)bizcochón, y también mantecao.

    Buena propuesta la de hervir la leche con la nata, aunque no tenga la pureza de la fresca, seguro que sirve.

    En nuestro concejo era bastante habitual ver muyerinas con carrinos, llenos de lecheras de zinc, por Luanco, vendiendo leche por las casas, de tú a tú, como se hacía todo. Cuando llegaron los tanques de leche y las esteriladoras y todos esos rollos, que no dudo que haya que tenerlos, practicamente terminaron con ese tipo de ventas. Alguna que otra aún circula por ahí, sobre todo en la plaza, pero con la leche de encargo.

    Tienes vacas y las "catas" todos los días!!! Pues a por el boroñón, ya me contarás.
    Gracias a l@s que me visitan por primera vez y a los que se sientan en mi mesa a menudo.

    Besinos!!!

    ResponderEliminar
  14. Me encantan estas recetas de siempre. Te ha quedado genial. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué maravilla de queque, chiquilla. Se ve muy blandito y con toda esa miguita.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Stunning cake...I love the old-fashioned recipes and this is absolutely stunning! Bravo!

    ResponderEliminar
  17. Esto si que tiene que estar rico, con nata natural cien por cien....me dan ganas de viajar hasta tu casa para probarlo!además así disfrutaría del norte, que me tiene fascinada.

    ResponderEliminar
  18. Mi madre hacía uno cuando yo era pequeña, con la nata de la leche, porque teniamos un lechero que nos traia la leche recien ordeñada a casa y cuando la hervia mi madre, le quitaba la nata y con esto hacia el bizcocho y otras veces roscas, ¡que tiempos aquellos!, porque ya la leche de caja no sabe igual y la nata tampoco.
    Que suerte tienes que puedes conseguirla aún.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  19. Hola!
    El aspecto es muy bueno.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  20. Labidu, me ha encantado este bizcocho. tiene que estar delicioso, claro que yo no tengo la suerte de poder conseguir esa nata fresca de la que hablas así que seguiré el truco de Belén y aunque seguro que no es como el tuyo espero que al menos se parezca. Un beso.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  21. Que rico y esponjoso se ve ese pedazo de bizcocho que nos has preparado. Además tiene un tamaño ideal para compartir, así que ya sabes donde tienes que mandar un pedacin.

    ResponderEliminar
  22. Wow!! Que grande y que tremendo se ve!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Leche recien ordeñada, eso es un gran privilegio, no sabes la suerte que tienes, y una gran idea publicar estas recetas para que no se pierdan.

    Un besote,

    ResponderEliminar
  24. Tu bizcocho se ve exquisito! Los mantecados me encantan!! Desde que lo probé por primera vez me como uno de vez en cuando y en navidades... me hincho!!

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  25. ¡Madre del amor hermoso, qué pintaza tan espectacular!
    Recuerdo que, de pequeñita, recogíamos la nata de la leche en tazas para hacer bizcochos... pero ya después, en Madrid, resultaba absolutamente imposible. Habrá que probar el truco de Belén.
    Yo siempre colaba la leche, porque la nata me daba mucha angustia, jajaja... Pero el bizcocho sale impresionante.
    El tuyo, con ese toque de limón, tiene que saber de lujo. Y el aspecto es inmejorable.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  26. E' delizioso questo bizcocho, me lo mangerei adesso. Ti seguo da Roma, Italia. Buona Domenica!

    ResponderEliminar
  27. Que pinta tan jugosa que tine me encanta, con nata líquida quedaría igual?...Besos.

    ResponderEliminar
  28. Los olores y sabores de nuestra niñez, esos que consiguen darnos la felicidad con solo recordarlos...

    Gracias por tu visita, también me quedo por aquí, es un bello lugar

    Besitos

    ResponderEliminar
  29. Que maravilla de bizcocho¡¡ Lo de los pocitos me ha encantado, no lo había oido antes (o no me acordaba), un gran desayuno o merienda. Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  30. Gracias a todos por vuestros comentarios y bienvenidos-as, el boroñón es de los bizcochos que si lo comes alguna vez, su sabor no lo olvidas. Ya me contareis. Besinos.

    ResponderEliminar
  31. MARAVILLOSO, SIMPLEMENTE MARAVILLOSO, A VECES NO HAY QUE COMPLICARSE LA VIDA PARA DAR CON ALGO TAN ESQUISITO Y RICO

    ResponderEliminar
  32. A mio güela le encantaban mucho les nates de la leche recién "mucía" acompañadas de un "cachu" de boroña o de pan dulce.
    Se sentaba en un tayuelu apartada de la mesa de la cocina y comía siempre sola.
    Gracias por la receta y los gratos recuerdos.
    Ir a mucir a las 6 de la mañana después de haber segado una goxa de hierba y poner un platín de leche caliente a los gatinos :-)
    Besinos.

    ResponderEliminar