mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

miércoles, 24 de agosto de 2011

ROSQUILLES DE SAN BARTUELO

Las rosquillas de la niñez.
Hoy,24 de agosto, es día de San Bartuelo en la parroquia del cabo de Peñas, Viodo. Recuerdo de niña ver pasar desde casa a multitud de romeros que visitaban la iglesia para rezarle al santo Apóstol y después, comer en el prao de la romería la tortilla y la empanada... Mucha gente. La iglesia se llenaba hasta abarrotarse a todas las horas del día festivo.  Y en el' prao' no os podéis imaginar la cantidad de familias que se agrupaban compartiendo lo que llevaban, regado todo de fresca sidrina. Las altavoces tocando y, por la noche, a bailar o a escuchar nuestro cante de tonada asturiana.


Nos reuníamos en casa de los abuelos de mi madre y éramos un montón, en aquella cocina de mesa larguísima, que a los ojos de nuestra niñez parecía gigante. Se tiraba la casa por la ventana a la hora de preparar la comida: potas con sopa de pita y sus menudos, patatines guisades con conejo, arroz con pollo y leche presa, así como rosquillas para los chiquillos. Pero lo de menos era la comida, lo importante: la compañía serena de primos, tíos, amigos y conocidos que nos juntábamos para la celebración.

¡Qué añoranza me invade cuando siento elevarse los voladores y su explosión de fiesta! Hoy ya nada es igual, los festejos  no se celebran con el rigor ni la ilusión de entonces. Los jóvenes tienen otras vías de diversión y los de antes, o envejecemos o ya no están... ¡No quiero ponerme ñoña!

Os dejo la receta de les rosquilles. Vale la pena hacerlas, son tremendamente fáciles y muy ricas.
Las hacían con una taza y un pocillo. También con un pocillo y un dedal. 

Y LO MEJOR:¡¡¡¡ APENAS SE EMPAPAN DE ACEITE!!!!

NECESITAMOS

Con esta cantidad salen unas 50 rosquillas de 6 centímetros de diámetro. Suelo preparar la cantidad completa, divido la masa en tres y congelo dos, por separado. Las descongelas en el momento que las necesitas, en el programa de descongelación del micro y amasas un poco y lista para darle forma.
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 vaso de moscatel
  • 3 vasos de azúcar
  • un chorrín de anís dulce
  • el rallo de dos limones
  • 6 huevos pequeños
  • 2 sobres de levadura tipo Royal
  • la harina  de repostería que nos lleve para tener una masa que se pueda manipular , tipo masa de empanada, aproximadamente un kilo y medio
  • azúcar glass para espolvorear
Cuentan que lleva encadenado un diablo al que venció el Santo... ¡¡¡A ver si resisto la tentación de comerme un montón!!!

ELABORACIÓN

Ponemos en un bol los huevos con el azúcar y lo batimos bien.

Añadimos el moscatel y el anís y seguimos batiendo.


Incorporamos poco a poco el aceite.

Mezclamos la levadura en medio kilo de harina y la tamizamos.

Añadimos el rallo de limón y poco a poco la harina tamizada.

Tamizamos otro medio kilo y le vamos añadiendo harina a la vez que amasamos, hasta que nos quede una masa firme y elástica. Tamizamos más harina si fuese necesario

La extendemos con el rollo hasta dejarla de un centímetro y medio de grosor.

Con un cortapastas de donuts, o dos redondos de diferente diámetro, hacemos las rosquillas., sobre una superficie enharinada.

Calentamos en la freidora o un cazo alto, abundante aceite de girasol, la suficiente para que las rosquillas se sumerjan y floten en ella a medida que se fríen. Lo calentamos sin que llegue a alcanzar mucha temperatura, para que se hagan bien por dento.

Vamos  colocándolas a medida que se frían sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite.

Una vez bien frías, se cubren con el azúcar glass.
A las pequeñinas no les pongo azúcar glass


Los restos de masa del interior de las rosquillas los aprovecho para hacer una especie de galletinas, aplastándolas con un tenedor y friéndolas .
Quedan crujientes y muy ricas.


¡QUE VOS PRESTEN UN MONTÓN!

60 comentarios:

  1. qué rosquillas tan ricasss¡¡
    la pinta es estupenda, ojalá pudiese atravesar la pantalla...
    la verdad es que se echan de menos las cosas de antes...y estas cosas como las rosquillas nos llevan a esos tiempos con cada bocado... y con su aroma y rico sabor...
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tienen me comia yo unas cuantas ahora!!!
    feliz jueves!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué buenas rosquillas. Los recuerdos de infancia pueden ser muy curiosos. Se recuerdan mejor los sabores y olores que detalles más concretos. Un saludo.

    hoycocinanuria

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué rosquillas mas buenas!. Tengo todos los ingredientes así que no me quedo sin probarlas. Estas son nuevas para mi.

    BESOS

    ResponderEliminar
  5. Las rosquillas me parecen estupendas, pero los recuerdo me parecen maravillosos. Eso es una da las maravillas que tiene el paso de los años, se van acumulando recuerdos maravillosos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. que buenas, se las hare un día al yayo y ya te contare

    ResponderEliminar
  7. Qué buenas, me encanta las rosquillas y tienen una pinta! Cómo son los recuerdos, eh? Te pellizcan y te pellizcan, en forma de sonrisas y/o lagrimitas, y gracias a ellos sabemos bien cuales son las "pequeñas" cosas de la vida que debemos valorar. No es que cualquier tiempo pasado fuera mejor, cada momento en la vida es importante, pero la niñez la que más! Esos momentos en familia, todos juntos, los padres, los hijos, los abuelos, los tíos, los primos, los primos de los primos... y el que pase, pa dentro, que es fiesta! Qué grandes!
    Muchos besitos, me encanta ver y leer tus post.

    ResponderEliminar
  8. Ay! que recuerdos tan bonitos, Labidú,esas romerías de prao y esas celebraciones gastronómicas... esas potas tan grandes que salian para la fiesta.
    Me encantan las rosquillas fritas, tomo nota de la receta, creo que se parecen mucho a unas que me hacía mi abuela y de las que nunca tuve receta. Ella las llamaba Palos de Barcelona, te suenan?
    bueno, tu pones las rosquillas y yo la leche presa, vamos de romería?
    Besinos

    ResponderEliminar
  9. tienen una pinta! me imagino el olorcito de tu cocina mientras las cocinabas y se me hace agua la boca! mmmm q rico!

    ResponderEliminar
  10. The donuts look delicious! I think it's wonderful that you are making feast day foods! I also would enjoy the addition of lemon that you put in these. Great job!

    ResponderEliminar
  11. Vaya unas rosquillas tan ricas que nos has preparado, con el sabor de antes fabulosas.

    ResponderEliminar
  12. Que delicia de rosquillas!!....estas las hare en invierno que las rosquillas me fascinan!....algo me pasa contigo....mi blogger me dijo que recien hoy habias puesto receta nueva cuando habias publicado 3 mas desde el pulpo....revisare que pasa y vere porque no te actualizas....mis disculpas!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  13. Que bonitos recuerdos de mi madre haciendo rosquillas, ese olorcito a anís.... ¡ Qué ricas!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  14. Pero que cosa más rica de rosquillas, lo malo es que va frito pero es que se ven estupendas.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. riquísimas deben estar! me ha gustado mucho leer tu añoranza de las fiestas de entonces, a veces tenemos la sensación de que nada es como antes, ¿verdad? besos!!

    ResponderEliminar
  16. ay, no sé si ha salido el comentario antes... bueno, por si acaso: que me ha encantado leer tu relato de lo que eran las fiestas de antes y tus rosquillas tienen una pinta deliciosas. Besos!

    ResponderEliminar
  17. Me has puesto melancólica y tontona, he retrocedido unos años y me has hecho sentirme una niña recordando las rosquillas de mi madre, (aqui se llaman roscos) la merienda de pan con chocolate o pan con aceite y azúcar, sentadas en la puerta de la calle. ¡¡Ay que tiempos aquellos!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Que razón tienes, ya no se hacen las romerías como antes, creo que la clave es la frase que has dicho:...los de antes, envejecemos o ya no están... Creo que eran los que mantenían ese espíritu de reunión frente a una mesa y ese sacrificio de preparar miles de cosas de comer...
    Seguro que probaré estas rosquillas.
    Besines
    Nieves

    ResponderEliminar
  19. Que pinta tienen !!!!!! me comía un par de estas rosquillitas para merendar ñam ñammmmmmm. Me ha gustado mucho la recetita. besotes

    ResponderEliminar
  20. Te sigo desde un comentario que has dejado en mi blog y qué placer ha sido encontrarte. Qué buena pinta tienen esas rosquillas!

    Voy a echar un vistazo a ver qué tienes por tu cocina virtual ;)

    Te sigo. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  21. De algo estoy segura: si las preparáis, no será la única vez. Además bien guardadas en latas, duran unos días. A mí, cuando se van terminando es cómo más me gustan. Besinos.

    ResponderEliminar
  22. Menuda pinta tienen esas rosquillas, además te han quedado de exposición, requetebonitas.
    Un besito

    ResponderEliminar
  23. me encantan la comida se siempre y el sabor de estas rosquillas seguro que es delicioso

    Que ricas te han quedado!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Que ricas que se ven y perdona creia que era seguidora, pero ya está solucionado, besicos,

    ResponderEliminar
  25. Que bonita tradición...ahora ya nada es igual!!
    En mi pueblo había una romería parecida que ya no se hace y esto que nos cuentas me lo ha recordado mucho!!
    Las rosquillas se ven divinas de la muerte y las pequeñinas una monada.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  26. Si es que las fiestas ya no son como las de antes...
    Las rosquillas se ven para comer de dos en dos y me han encatado las galletinas del final.
    De todas formas, qué disfrutas de la fiesta.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  27. qué pintaza madre mía!!! además en tu caso sí que sabemos qué haces con el agujero, jajaja

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  28. parece la cestita de Caperucita roja!!! ;) ya me gustaría tener un par para desayunar! besitos

    ResponderEliminar
  29. Me encantan estas rosquillas, me llevo la cestita entera!

    ResponderEliminar
  30. Una pinta extraordinaria, asi debe estar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Devem ser mesmo boas essas rosquilhas! Ficaram lindas! Gostava de experimentar.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  32. que ricura esas rosquillas niña y que bonito lo que nos cuentas...que nostalgia verdad? te quedaron de cine!
    un saludito.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  33. Una me tomaba yo ahora con mi triste café...
    Se ven deliciosas!!

    ResponderEliminar
  34. Hola cielo,gracias por tu visita y aquí estoy viendo esas deliciosas rosquilles,tomo nota por qué la verdad que apetecen¡¡¡¡¡y me quedo en tu cocina viendo todas tus ricuras,te sigo.
    Un besote enorme guapísima.

    ResponderEliminar
  35. Es verdad que los viejos tiempo no volveran, como no vuelven los ríos, pero esos años preciosos tendrán un pedestal en el corazón mio.
    Esto dice la canción y lleva razón, pero nos gusta recordarlo, tu lo has hecho con estas roscas, que me llevo sin pensarlo, porque a mi madre le encantarán.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  36. que ricas se ven!! me comía yo unas cuantas ahora mismo con un cafetín!! besitos

    ResponderEliminar
  37. Vaya rosquillas más apetecibles.

    Yo solo les echo anís, pero nuna moscatel, aunque tiene que darles un sabor muy especial. La verdad es que te quedaron fenomenal. Y las galletas estupendas también.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Me encantan las recetas que evocan historias de nuestra infancia, son recetas únicas e inigualables, además siempre maravillosas, como estas rosquilles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. tienen que estar buenisimos muchos besitos

    ResponderEliminar
  40. Qué bonitos recuerdos... ahora los niños son diferentes, digamos que más "pasotas", y a los mayores nos dan pereza las reuniones familiares... Al menos con estas rosquillas vuelves a aquellos tiempos, verdad? seguro que están riquísimas!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  41. Qué ricas!!! Me puedo coger una para el cafecito que estoy tomando???...;) Te han quedado estupendas. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  42. No me extraña que tengas añoranza de esos días, de la fiesta, los familiarses y de las rosquillas, todas estas romerias las asocianos a algún manjar, y vaya el que nos propones, creo que probaré con la mitad de ingredientes.. ya te diré... Besos.

    ResponderEliminar
  43. estas masas son una tentación y un vicio a la vez, yo me comería una y seguro que hasta que no las acabo no pararía jjajajajaajaj, te han quedado de lujo guapa, vaya tradición mas bonita.
    bessoss guapaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  44. Deliciosas te quedan, son ideales para llevar en ese cestillo a la fiesta del pueblo. Qué chulas son las romerías de verano.

    ResponderEliminar
  45. Vaya rosquillas ricas, Labidú, y si te traen tantos recuerdos, más todavía. Un beso!

    ResponderEliminar
  46. Fantastiche, veramente deliziose e molto invitanti!!! Complimenti, baci

    ResponderEliminar
  47. Labidu, me encanta tus recetas, todas ella. Pero lo que realmente adoro son las historias con las que acompañas a cada una de ellas. A mi también me encanta recordar las celebraciones de antes y disfruto muchísimo con las tuyas. Un beso y ten por seguro que haré estas rosquillas (tengo pendiente también el flan de tu güela).
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  48. Es una pena que las tradiciones se pierdan y la juventud no las valore.
    Las rosquillas se ven estupendas, de las que es difícil vencer la tentación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  49. Tus recetas son todas unas delicias!!!, me encanta las historias que nos cuentas en cada una de ellas, yo tampoco quiero ponerme ñoña.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  50. Vaya rosquillas mas ricas,tienes razón es una pena que se pierdan las tradiciones ,pero hoy a los jóvenes no les importa casi nada.Yo tengo 3 hijas y todavía les gustan las fiestas de prao y ir con la comida y a mis nietos también espero que dure mucho.besinos

    ResponderEliminar
  51. Hola Labidú, muchas gracias por pasarte por mi blog, así he podido conocer el tuyo, y tienes un blog estupendo y unas recetas riquísimas. Me quedo como seguidora, y espero que sigamos en contacto. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  52. se ven exquisitas y muy buena pinta,que ganas de probar,abrazos.rosquillas

    ResponderEliminar
  53. Que buenas se ven esas rosquillas y como bien dices fáciles de preparar. Una tradición muy bonita la de acudir a la iglesia del Santo Apóstol y luego come en el prado, compartiendo la comida, lastima que se vayan perdiendo estas tradiciones en muchos sitios. Con tu permiso me apunto la receta de las rosquillas pues me parece muy buena.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  54. Me encanta recuperar la reposteria tradicional, esta me la apunto que tienen una pinta estupenda

    besitos

    ResponderEliminar
  55. Ains ahora no se si guardo mi comentario o no... hoy toca día de sufrimiento, bueno por si acaso repito... jejejeje

    Decía que me encantan estas recetas que recupera la reposteria tradicional, la de las abuelas asi que esta receta me la apunto que se ve muy rica.

    besitos

    ResponderEliminar
  56. Tienen una pinta especatacular, me encantan las recetas con sentimiento, trasmitidas por generaciones y que evocan tantas cosas.
    Por cierto, es precioso el verso de la cabecera!

    ResponderEliminar
  57. He preparado tus rosquillas y estan buenísimas. Gracias por compartir la receta.

    BESOS

    ResponderEliminar
  58. Parecen de las de pueblo de toda la vida! Que bonitas!
    Hola Labidú! Somos dos cocinillas celiacos poco experimentados, nos hemos topado con tu blog,y nos a gustado tanto que somos seguidores!
    Esta receta tiene una pinta estupenda y tradicional! Nosotros intentaremos hacerlas pero sin gluten!
    Pasate por nuestro blog, a ver que te parecen nuestras nuevas recetillas y si te gustan hazte seguidora también porfa!
    Nuestra dirección es: http://elrincondelpaladar.blogspot.com/
    Esperamos más entradas como éstas!

    ResponderEliminar