mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 22 de septiembre de 2011

COCADAS DE LA SEÑORITA ANA (o una mirada a la niñez)

Cuando nos demos cuenta
la vida habrá dejado de nosotros
una estación inédita
y un camino a mitad de la palabra.
Ayer me escribía un correo Fon. Me decía que si podía poner en el blog alguna receta facilina para que los niños de su clase la preparasen en casa, junto a sus mamás. Lo que yo quisiera, pero con la condición de que fuera sencilla de hacer... No me llevó ni un segundo elegirla: las cocadas de mi querida maestra, la señorita Ana.
La señorita Ana fue más que mi maestra, con ella, además de nuestra madre,  aprendí a darle valor a las cosas pequeñas, el placer de la lectura, el amor a la familia por encima de todo, la gracia de la amistad, el compromiso conmigo misma y hacia los demás para una vida honrada, el amor al trabajo.... Llenaría mi blog con todo y tanto que me regaló!!!... Mi querida señorita Ana... Nos hablaba de sus vivencias mientras estudiaba, de las fatigas de lo malos tiempos, de la emigración de sus hermanos, de la prosperidad que consiguieron a base de trabajar, del restaurante, bien afamado, de sus hermanas... y de sus sueños. Sueños de ser feliz, de una vida tranquila, de una vida de entrega y aunque parezca raro, ¡de lo poco que le gustaba la enseñanza! Por eso era una maestra diferente a sus tiempos, nada ortodoxa en la manera de entender el saber y mucho menos en transmitirlo. Con ella hacíamos excursiones piratas, paseos a deshoras y cantos y cuentos muchas veces... Conseguía hacernos felices!!! Y todo hace más de 40 años. También bordábamos, cosíamos,  tejíamos y, de vez en cuando, nos entregaba alguna receta para el fin de semana. En una ocasión nos trajo estas cocadas, primero nos las hizo probar para ver si nos agradaban y luego nos dejó la receta para prepararla en casa. Si nos gustaban...!!! Estaban buenísimas.
Partiremos de aquí
y todo lo nuestro
quedará en las sonrisas de la hiedra
que suban a buscarnos
olvido arriba.


Ella ya ocupa también su estrella, nos dejó hace 3 años con la misma dignidad con la que había vivido: serena, apacible y dando gracias a las personas que se ocuparon de ella en sus últimos días. ¡¡¡Nuestra buena y querida señorita Ana!!! Sus cocadas seguirán haciendo felices a muchos más niños, en su memoria las publico.

Los poemas son de A. G. Ovies, de su poemario EN PRESENTE (y poemas de Álbum amarillo)
Espero que a los neños les gusten.


Necesitamos

Para 16 cocadas de 4 centímetros de diámetro
  • 100 gramos de coco rallado
  • 1 huevo
  • 5 cucharadas de leche condensada
  • una pizca de azúcar avainillado
  • 8 cerezas confitadas
Podemos poner un circulín de chocolate alrededor de la cereza, una vez horneadas y frías.

Elaboración

Ponemos el horno a calentar a 160º

Disponemos en un cuenco el coco rallado.

Hacemos un pequeño huequín en el medio y añadimos el huevo , el azúcar avainillado y las cucharadas de leche condensada.

Rompemos con la mano la yema del huevo y mezclamos, no amasamos, mezclamos bien todos los ingredientes, hasta que estén bien unidos. No hay que mezclar mucho tiempo, cuando la yema se integre y no se note, ya está.
¡¡¡No me acordé de hacer fotos primero, mil perdones!!!

Nos queda una masa pegajosa, la dejamos reposar unos 10-12 minutos.

Con ayuda de una cucharina de postre, formamos bolinas y las vamos colocando sobre papel de hornear en una placa . Las ponemos un poco separadas, porque al cocer aumentan de tamaño.

Partimos al medio las cerezas y colocamos una mitad encima de cada cocada.


Ponemos en el horno y las dejamos unos 8 minutos con calor por abajo y otros 3 minutos con calor por arriba y abajo. No se dejan cocer mucho, quedarían muy duras. En las primeras que preparéis vale más  que os quedéis cortos de tiempo.


Esperamos a que se enfríen y ...¡¡¡¡ Ya vais a ver de que modo desaparecen!!!
Entre cuentas, cuentos y cantos...
Aprendiendo el gusto por el saber y ..¡¡¡el sabor!!!
¡¡¡QUE VOS PRESTEN UN MONTÓN!!!

74 comentarios:

  1. qué ricas madre mía!!!, las mías no llevan leche condensada y no quedan con esa pinta tan buena. Me llevo tu rica receta
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita y entrañable entrada ...... allá dónde esté te sonreirá ante este bonito homenaje que le has rendido.

    Alfon estará encantado también con esta gran receta con la que se van a chupar los dedos ;)

    La foto en blanco y negro una auténtica preciosidad y acompañada de los versos del poeta aún adquiere mas belleza.

    Besinos mil.

    ResponderEliminar
  3. Que cocadas boas! Devem ser deliciosas. Adoro côco.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  4. muy buena esta receta de la senorita ana. Estoy segura de que estaría orgullosa de usted. Besos

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla!!! Son más deliciosas aún con tantos recuerdos que nos cuentas. Y la foto de la receta, me encanta. Besiños

    ResponderEliminar
  6. Las cocadas una delicia, muy parecidas a las que hacemos por aquí, pero la historia que nos has contado de tu maestra esa si que es buena, se te nota que eres una mujer entrañable y que sabe escribir con el corazón; sigue así, no cambies. Besitos

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes Labidú que delicia de cocadas que has preparado muy facilitas pero con una pinta impresionante.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  8. No me gusta nada nada el coco... le tengo una manía increíble...! pero tienen muy buena pinta

    Un saludo, Los Caprichos de Jorge

    ResponderEliminar
  9. Labidú, me ha encantado tu historia de hoy y esas fotos tan tan bonitas. Hasta el plato es de la época. Si la señorita Ana os enseñaba estas recetas tan deliciosas seguro que era una magnífica profesora. un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Me las llevo para prepararlas una tarde de lluvia de este otoño con Laura. Es una maravilla estas recetas sencillas pero tan sabrosas

    besitos

    ResponderEliminar
  11. Las cocadas estupendas, pero es que me ha gustado tanto la historia que me has contado que me saltaron las lagrimas y todo!!! Bufff Labidú, que buena maestra tenia que ser la señorita Ana, con que cariño hablas de ella, como cambiaron las cosas en nuestra sociedad, que ahora ni enseñan recetas, ni mucho menos llegan los profesores a entablar esa afinidad con el alumno... Y es que me recordaste a mi profe de parvulos, Palmira, que me queria tanto, tanto.... que aun preguntaba hace unos años por mi a un tio mio que trabajaba en el corte inglés.Hace un año que mi tio montó su propio negocio, y mi pena, es esa profesora... Vale ya te eche el rollo!!! jajajaja Un besote guapa! Gracias por compartir estas entradas!!!

    ResponderEliminar
  12. Unas cocadas riquísimas, mi seño se llama Loli, y sigo manteniendo contacto con ella pese a que han pasado los años, pero es que una profesora que llega a tu vida cuando tienes 6 años y se retira porque has cumplido 14 y marchas al instituto, eso es inimaginable, tantos años con la misma profesora, para mi fue lo mejor de lo mejor. Todos los años nos vemos 2 veces al año los antiguos alumnos de la EGB, por navidad, el siguiente sábado tras el puente y el ultimo sábado de marzo, así se decidió y llevamos muchos años haciendo lo mismo-

    ResponderEliminar
  13. Que delicias de cocadas y que facilitas de hacer.
    Besos. LOla

    ResponderEliminar
  14. ¡Que pena que queden pocos como la señorita Ana!

    Esas cocadas son un pecado, me guardo la receta que me prestan mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Muy ricas y ¡¡¡entrañables tus presentaciones!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Recuerdos, aromas y dulce de coco en forma de cocadas, deliciosas!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Tú señorita tiene qque estar muy orgullosa de tí, aprobada¡¡¡¡¡
    como cambian los tiempos, antaño en mi cole nos enseñaban a coser, a bordar, a cocinar y demás.... y mereció la pena porque siempre se aprende algo.
    estas cocadas además de bien fáciles, que ricassss, el coco me gusta mucho y con esas guindassssque apeteciblesss.
    besitosssss guapaaaa

    ResponderEliminar
  18. Qué maravilla! Qué pinta más buena, difícil resistirse a esas delicias!
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. que bonita introducción!! yo tampoco conocía tu blog, asi que te doy las gracias por darte a conocer ! :)
    Este dulce en mi pueblo se le llama coquito, y es una delicia !!!
    te sigo y mil gracias de nuevo por tu comentario tan amable !

    ResponderEliminar
  20. que bonita la historia de la señorita Ana y que ricas las cocadas !!!
    besitos

    ResponderEliminar
  21. Qué entrada más emotiva.
    Entre otras cosas te enseñaron a ser generosa y a compartir. Esas recetas que pasan de mano en mano siempre van acompañadas de mucho cariño y de mucha generosidad. Así que gracias también por compartirla con nosotros.

    La receta buenísima, y la leche condensada le tiene que darle un sabor buenísimo, el aspecto que tienen lo dice todo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta tu entrada,que recuerdos tan bonitos.Las cocadas muy ricas, a mi abuela le encantaban ,ella las hacia pero sin la cereza y a mi me recuerdan a ella que también se fue hace unos años.besinos

    ResponderEliminar
  23. Te han quedado de repostería fina , una receta muy buena
    mil besossss

    ResponderEliminar
  24. Yo me conformaría con que uno solo de los alumnos que he tenido y que tendré a lo largo de mi vida me recuerden con tanto cariño como tú recuerdas a tu querida señorita.
    Las cocadas son estupendas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. que maravilla deben estar deliciosos reconozco que cada vez que paso por tu blog me gusta mas, tocas mi fibra sensible que es la poesia sigue asi porque dice mucho de ti besitos

    ResponderEliminar
  26. Qué ricas, con ese toque de leche condensada. Me encanta como te ha quedado. Besosss!!!!

    ResponderEliminar
  27. que bonita historia y eso que normal mente no leo lo que no es la receta , me ha llamado la atención y lo he leído todo, me ha conmovido , tenia que ser una persona buena de esas yo no encontré en mi colegio la verdad es que fui poco pero lo poco que fui no había nadie como tu señorita , las cocadas te han quedado muy bonitas , pero lo mas bonito es con el cariño que las haces siempre pensando en tu señorita verdad, un besito

    ResponderEliminar
  28. qué receta tan fácil y rica que estará y qué hermosa historia la de tu señorita Ana... besos!

    ResponderEliminar
  29. Que bonita la entrada, ahora en general que poco se implican, aunque si que hay gente maja. Las cocadas estupendas, las haré con mis hijos, un beso

    ResponderEliminar
  30. Me ha maravillado esta receta por lo deliciosa que es y por el contenido de su historia, cuanto ha cambiado todo!!! el metodo de enseñanza, el cariño que ponían con sus "niños" y las vivencias de toda la vida que nos contaban, cuanta nostalgia....
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Una entrada muy emotiva en recuerdo de tu profesora, desde su estrella se sentirá orgullosa de ti.
    Las cocadas te han quedado muy bonitas y sabrosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. La entrada es preciosa por la receta pero sobre todo por lo que lleva detrás...emoción y mucho amor.
    BESOS

    ResponderEliminar
  33. Lo cierto es que se ven exquisitas, una entrada preciosa.
    Muxus

    ResponderEliminar
  34. Dei dolcetti meravigliosi!!! Bravissima, un abbraccio

    ResponderEliminar
  35. Hola bonita!!!, tu receta de hoy es muy buena, pero lo más bonito es lo que dices de tu señorita Ana!sigue recordandola, es una forma de que los que ya no están sigan viviendo!!!
    Mil besitos linda!

    ResponderEliminar
  36. Un post precioso wapa ,este donde este la señorita Ana estara orgullosa por haber exo muy bien su trabajo.
    Las cocadas divinaaaaaaaaas como no van a gustarle a los neños y los mayores pues yo me llevo un par virtual.
    Bicos mil y feli finde.

    ResponderEliminar
  37. Una entrada tan dulce como las cocadas.... yo también me acuerdo de mi primera profesora y lo hago con cariño.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  38. Que nostalgia me ha dado leerte!...no sabes como me has transportado al pasado....a recordar esos maestros que dejaron huella.....una maravilla de entrada ....y una receta que de seguro probare!!.....no he tenido tiempo con el cambio de casa y otras cambios que me ha dado la vida....pero empezare pronto de nuevo........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  39. Labidu ,como me gusta esta entrada tan guapa que haces en homenaje a tu maestra Ana,estoy segura que ella alli donde este te estara bendiciendo por el recuerdo tan precioso que tuviste hacia ella
    Ademas me encanto ,pues reflejas exactamente a las maestras de nuestra epoca ,que tan diferentes eran de las de ahora (sin desmerecer a nadie ) pero lo distinta que era la enseñanza
    besinos

    ResponderEliminar
  40. Querida amiga, como he disfrutado con la lectura, desde luego hay personas que nos marcan en la vida, ojala hubiera muchas señoritas Ana, que transmitieran tan buenos valores en estos tiempos que corren, ojala, desde luego desde su estrella se habra emocionado al leer tu entrada como me he emocinado yo.
    Y las cocadas deliciosas, seguros que a los peques les encantara la receta.
    Un beso enorme y que tengas un estupendo fin de semana

    ResponderEliminar
  41. Que cosita mas rica, hace un millon de años que no como una cocada, asi que estas se las hago a mi marido que le encanta el coco.
    Gracias por entrar en mi cocina, la tuya me ha encantado asi que me quedo por aqui, un beso

    ResponderEliminar
  42. La historia que nos cuentas es preciosa, guapa...
    Y os doy las gracias a ti y a la señorita Ana por traernos algo tan rico.
    Las haré en cuanto pueda.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  43. Precios el recuerdo y deliciosas las cocadas¡¡ Me encanta la presentación, las hago parecidas con zanahoria, me quedo con esta versión¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  44. Una foto preciosa y muy entrañable. Y las cocadas una maravilla de receta, en casa las hago a menuda que a mi marido le encanta el coco. Un biquiño y buen fin de semana preciosa.

    ResponderEliminar
  45. Una entrada maravillosa recordando a tu señorita, y esas cocadas me chiflan tambien desde pequeña. Te han quedado fantasticas.
    bss Esther

    ResponderEliminar
  46. No se si agradecer tan rica receta a ti por traerla o a la señorita Ana.
    Que buenas tienen que ser y que bonitas también antes de entrar al horno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Madre mía.... que pinta mas rica que tienen!!! Te han quedado fenomenal!!! Besitos.

    ResponderEliminar
  48. Se ven tal cual las comía cuando pequeña, cuantos recuerdos... es verdad que son fáciles y deliciosas.

    ResponderEliminar
  49. El cariño que se guarda a las buenas maestras es muy especial y el homenaje que tú le haces a la tuya con esta entrada es muy bonito y enternecedor.
    Un besín y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  50. Tus cocadas me hablan de tu ternura y eso, amiga mía, no hay quien de más.
    Encantada de visitarte.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  51. Me emocionan vuestros comentarios... Mi pobre maestra seguramente que me guiña un ojo, picaronamente. Probina!!!! Una cosina para deciros un poco más de ella: Cuándo la llamaba por teléfono para charlar un poco y le anunciaban mi llamada, la oía contenta decir, "¡¡¡mi niñina, mi niñina, que alegría!!!"... y de niñina hace más de treinta años que no tengo nada, jejejeje. Para ella seguiamos siendo eso, sus niñinos, en general.

    Las cocadas merecen la pena, a quién no le guste el coco, lo puede sustituir por la mitad de frutos secos, sin molerlos mucho, y la otra mitad de frutas confitadas también picadinas.

    Mil gracias por visitar mi cocina y a los que venís por primera vez, sentiros como en casa. Besinos.

    ResponderEliminar
  52. Desde luego que la receta es muy rica (yo la hago desde hace tiempo)y sobre todo la maestra era una entrañable persona (cosa que yo no tengo tan gratos recuerdos de las mias...) y seguro que donde esté se algrará de la niñina la recuerde.
    bexinos wapa

    ResponderEliminar
  53. Rica, sencilla y entrañable... Un gran post, y una mejor receta! me encanta el coco, así que apuntada queda! Besos!!

    ResponderEliminar
  54. Me permites coger un par de ellas?, se ven deliciosas.

    ResponderEliminar
  55. Un post precioso y lleno de nostalgia pero a valido la pena por qué as cocadas deben ser una delicia de las buenas.
    Un besote enorme cielo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  56. Si hay algo que más llega al corazón de un maestro es que sus antiguos alumnos les recuerden con ese cariño tan especial que tu muestras por la señorita Ana, lo digo por experiencia. Nuestro trabajo es mucho más que enseñar, es hacer que esas personitas que aparecen en nuestras vidas y que pasan tanto tiempo con nosotros, los maestros, aprendan a ser personas llenas de esperanza, en constante crecimiento personal, con ojos abiertos al mundo y resulten ser tan fantásticos como tú. Asomada al pico de su estrella tu maestra te sonríe. Gracias por aderezar tus platos con tan hermosos versos y tan entrañables recuerdos. Besos

    ResponderEliminar
  57. Qué receta tan estupenda nos has traído!!!!Me ha encantado...Besos

    ResponderEliminar
  58. que ricas, me comia ahora unas cuantas..... jejeje
    besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  59. pero qué ricas....las pienso hacer algún día que libre y llueva y nos las comeremos junto a la chimenea..
    besitos,
    Ani.

    ResponderEliminar
  60. Me pides un consejo para el wellington y vendo a dartelo...el secreto infalible lo dezconozco pero lo que yo hago es dejar que se tueste bastante y si aun así tienes miedo de quemar el hojaldre...ponle un albal y retiralo despues no?

    tambien depende d elos hornos si son de aire o no...el mio es normalito...calor arriba y abajo...y mucho tueste ya veremos si sale

    Ya que he venido me llevo una cocada ok? beso

    ResponderEliminar
  61. nena gracias por tu comentario.... la verdad que los regalos que me han hecho mis padres me han encantado .... pero claro la tarta al no esperarla jejjee me emocioné y todo.

    Jolin pues la maquina mia en casa actual 20 euros (también era de oferta) es que los del corte inglés ya sabes son mas caros......

    un beso

    ResponderEliminar
  62. Que ricas y que sencillitas de hacer para los peques.
    Me han encantado.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  63. Qué pinta más impesionante tienen estas cocadas.. uff... Me las apunto guapa!!!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  64. umm qué ricos, estas recetas me encantan.

    Un besote

    ResponderEliminar
  65. Labidú!!!... qué hermosa historia!!!.... qué recuerdos!!!... y que maravillosa profesora tuviste... es una alegría leer tu relato, que lindas vivencias, debe haber sido una estupenda profesora, si ella logró que publicaras este post es porque se merece todo nuestro respeto.
    En cuanto a las cocadas, se ven divinas, compraré coco y las preparo, luego te cuento....
    Por ahora besitos y un lindo y descansado domingo.

    ResponderEliminar
  66. Que bonitas quedan con la guinda, no se me habia ocurrido .... le mandamos desde aqui un besote a la señorita Ana allá donde esté.... yo no recuerdo a ninguna en especial porque cambié varias veces de domicilio y tenia una nueva cada vez ....

    ResponderEliminar
  67. Que delicia las cocadas!! En cuanto pueda me pongo con ellas. Gracias por la receta.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  68. que bueno las recetas con historia...ademas me la apunto que esta la hago seguro.
    un saludito.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  69. Una entrada preciosa, se nota que ha sido escrita con mucho sentimiento...

    Y las cocadas tienen una pinta deliciosa!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  70. Tu maestra que feliz debía estar teniendo alumnas que la vieran como tu la ves y apreciando tanto todo lo que ella os enseñó.
    Las cocodas las copio para hacerlas yo un día de estos porque e gustan mucho.
    Besinos
    rosa

    ResponderEliminar
  71. Soy Cecilia tienen muy buena pinta tienen que estar de muerte muchas gracias.

    ResponderEliminar
  72. Tiene una pinta estupenda.Tienen que estar de muerte muchas gracias.

    ResponderEliminar