mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 20 de noviembre de 2011

HUEVOS DULCES

Unos "huevos" muy dulces. Ojalá, algún día, ningún niño pase hambre...
Hoy publico una receta de los tiempos de mi niñez. Me llegan con ella recuerdos imborrables de mi memoria en los que revive mi madre, feliz, ilusionada con los cursos que estaba haciendo y preparando en casa todos los platinos ricos que aprendía en ellos.
Los impartían unas señoras de la llamada "Agencia de economía doméstica", a principios de los años 60 del pasado siglo y el lugar en el que se desarrollaban era el Pósito de pescadores de mi pueblo (un centro polivalente: lo mismo hacía de escuela, de lugar de reuniones...). Platos adecuados a las cocinas de aquellos años, pero a la vez novedosos. Allí preparaban las recetas de cada día y luego las sorteaban entre las participantes. A ella le tocó una tarde, ya os diré en otra ocasión cuál fue la comida que nos trajo, en una fuente, envuelta en papel de estraza. La sonrisa le llenaba la cara cuando entró en nuestra cocina...¡¡¡Y es que mi madre era una persona tan sencilla y fácil de contentar!!! El postre de hoy es estupendo para prepararlo con los más peques de la casa. Seguro que les gustará pasar un momento agradable preparándolo y mucho más saboreándolo. A ver si os gusta.

Hoy tienes en el alma noche de luna llena,
tu eternidad aulla detrás del pensamiento,
en las dunas del dolor que hemos dejado atrás
para llegar aquí y estar tan solos.
Encargaré a los pinos que lacren tu conciencia
con resina salvaje,
y entenderás el llanto de los lobos,
los frágiles dialectos de los copos de nieve.

Serás la reina aquí. Serás la enredadera que suba
por el tronco de mis árboles,
serás la milenrama que busquen los enfermos de esperanza.

Vengo del Norte, de donde las sirenas siguen llamando a Ulises,
de donde los recuerdos se borran con la lluvia,
de donde los destinos se reman con los brazos muy abiertos.
Ella viene conmigo
para daros a luz una provincia de perfumes.
Ella trae las cenizas del gélido nordeste.
Vengo del Norte,
a encender las luciérnagas de vuestra soledad,
a tatuaros la piel con el rumor de los enjambres.
Mi silencio revienta como la pasión de las legumbres.
...
Versos de A.G.Ovies. del poemario "Vengo del Norte", poema V, poema que continuaré en próximas publicaciones.


La ficha de la receta.

NECESITAMOS (Pongo la receta tal cual viene explicada en la ficha del curso, pero es evidente que no se puede hacer así. Las galletas hay que cubrirlas con la mermelada, o bien rellenarlas, antes de poner los melocotones.)
  • 2 huevos
  • 16 galletas
  • 1 bote de melocotones
  • 2 cucharadas de azúcar
  • una copa de coñac
  • un bote de mermelada
Mamá los ponía todos juntos en una cazuela grande de barro.
MODO DE HACERLO

Ponga el almíbar del melocotón en un plato y añádale el coñac, moje las galletas en este álmibar.

Remojo las galletas y las relleno de mermelada, esta vez de manzana.

Coloque las galletas en grupos de dos y encima de cada uno ponga un melocotón.
Las cubro con otra cucharadina de mermelada.

Cubra todas las galletas con mermelada y adórnelo con merengue, dejando el melocotón sin cubrir de modo que parezcan huevos.
Pongo el merengue y cubro las galletas con los melocotones.

Haga el merengue así:

Bata las claras y añada el azúcar hasta conseguir el punto deseado.

Sencillo, económico, fácil y muy rico postre.
¡¡¡QUE VOS PRESTE!!!

44 comentarios:

  1. Toma ya que par de huevos más espectaculares!!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Rico no....... riquisimo!! esas galletas con mermelada le tiene que dar un toque buenisimo.
    El poema me pone los pelos de punta
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Si que es rico y sencillito el postre!!
    Es muy curioso lo que cuentas de tu madre...esoy esperando el premio ese de la comida envuelta en papel de estraza.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  4. Me encantan! Qué receta más chuli! Lista, listísima para triunfar! Te la copieteo sin piedad! Una combinación exquisita y muy lucida.
    Besitos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Tan sencillo y tan rico; con que poquito nos conformabamos antes.
    Y hoy hablas de tu madre y ya no puedo evitar decírtelo: he leído en el cole un libro de Aurelio para niños que habla de su madre, de vuestra madre; ahora no recuerdo el título pero me llegó al alma.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  6. Que pedazo huevos te has marcado!!! Muy originales. Besiños.

    ResponderEliminar
  7. Me han encantado; tan sencillos; y tan bonitos; y que tienen que estar, muy, muy ricos.
    Besitos.
    " Que bonito es recordar..."

    ResponderEliminar
  8. Pues si ,sencillo ,rico y muy vistoso ,muy apropiado para todos pero en especial para los niños ,me gusta
    besinos

    ResponderEliminar
  9. La cosa mas sencilla del mundo, pero tiene que estar de muerte lenta...que rico!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. que rico, los recuerdo de cuando era pequeña ( pero mi madre no les ponía galletas )
    besitos

    ResponderEliminar
  11. Conocía los huevos dulces pero sin las galletas y la mermelada, me anoto esa idea.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Labidú, no es que tu madre fuera fácil de contentar, lo que pasa es que los valores antes eran otros y se apreciaba cualquier pequeño detalle. Me encanta cuando nos cuentas esos recuerdos,
    Los huevos fantástico, la verdad es que queda un postre de lujo
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. alaaaaaaa que rico !!!! como mola esta recetisssssss. Un besoooooonnnnnn

    ResponderEliminar
  14. Que rico ,que postres se hacían antes con pocas cosas y que sabían a gloria. El poema precioso. besinos

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado este postre!!! Me ha gustado que nos explicaras que era de tu niñez, que nos hablaras de tu madre y de sus cursos de cocina...en la memoria de cada uno de nosotros hay pedacitos de vida que nunca debemos olvidar. Poder recurrir a nuestros recuerdos para alimentar nuestro presente es algo realmente especial. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hola Labidú.

    Un par de huevos muy vistosos y muy original, seguro que a los críos les encanta. Y es que a veces en la cocina la imaginación es el mejor ingrediente, y prueba de ello este postre, sencillo con unos ingredientes básicos y un resultado impresionante. Una receta buenísimas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Que bonita entrada! llena de recuerdos y anécdotas.

    La receta buenísima y sencilla, casi que me gusta más que unos huevos, jeje

    Publiqué en el blog los consejos parisinos ¡un éxito! mil gracias.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Ay, Labidú, qué recuerdos más bonitos, me encanta este blog, me emocionas, las recetas están muy bien pero, entre tus comentarios tan cariñosos y los poemas de Aurelio me tenéis enamorada, no sé si podré esperar hasta tu próxima entrada, muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar
  19. que ricos esos melocotones !!!!Tambien me recuerdan mi niñez
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Buenos días Labidú. Que receta tan sencilla, rica y original como las de toda la vida. Además para ti tiene algo especial lo que la hace aun si cabe mejor todavía.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  21. ole estos huevos! me ha encantado la receta.
    un saludito.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  22. Que divertida y que rica tiene que estar esta receta muy bonita la entrada
    besos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. Que giro! Adorei a originalidade.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  24. Están buenísimos....... pensé que la clara estaba frita..... una idea estupenda y como tu dices se pueden hacer con los peques de la casa...
    Besitos y una linda semana.

    ResponderEliminar
  25. Típica la receta a maquina de escribir! Con que poco se hacían maravillas antes, y ahora todo nos parece poco, si las madres lo vieran...

    ResponderEliminar
  26. que belleza de poesia y que ricos melocotones me encanta un beso

    ResponderEliminar
  27. Tienen una pinta deliciosa y son muy divertidos!!! Seguro que a los niños (y a los no tan niños) les encantan!

    Saludos!
    Anna

    ResponderEliminar
  28. Ya de por si los huevos fritos me encantan, pero si me los das dulces, ni te cuento. Deliciosos.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  29. Son los segundos huevos fritos falsos que veo hoy, y cuál mejor. Te paso el enlace de los otros que seguro que te gustan http://sepuederepetir.blogspot.com/2011/11/tortilla-blanca.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Querida amiga, acabo de descubrir de donde has sacado tu esa mano tan maravillosa en la cocina: llevas los genes de esa estupenda madre y claro, así te sale todo de rico y estupendo. esta receta me la guardo que me ha encantado. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  31. Qué bonitos! qué receta tan sencilla y deliciosa...desde luego que tenía un mérito los postres de antes, con muy poca cosa hacían recetas estupendas!

    bicos

    ResponderEliminar
  32. Me encanta tu blog, me llegó al alma. Veo que tenemos muchas cosas en común, adoro los poemas, los animales y las plantas y también me gusta recordar lo pasado. Estos huevos dulces están geniales, se los prepararé a mis sobrinos. Besos

    ResponderEliminar
  33. Impresionante ese poema, guapa. ¿Aurelio es familiar tuyo?.
    En cuanto a la receta, me encanta: sencilla, lucida y aparente, de las que a todos gustan.
    Y me encanta la ficha de la receta...
    Un beso, guapa, y sigue compartiendo con nosotros tus recetas y tus recuerdos.

    ResponderEliminar
  34. Nunca, nunca los he probado pero me parecen una delicia y te hanq uedado maravilosos!

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  35. Los recuerdo que van ligados a la cocina siempre son buenos, los sabores y los olores siempre están ahí para llevarnos a momentos ya perdidos. Como decían en Casablanca: "Siempre no quedará la cocina" ¿era así?

    ResponderEliminar
  36. ¡que gracia! y sobre todo sabroso, estos postres de toda la vida, sacados de las abuelas o mama son los mejores ni macarrons ni leches!!

    besos

    PD. Estoy mirando que pasa pero no me llegaban las actualizaciones de tu blog

    ResponderEliminar
  37. he tenido que leer los ingredientes para pillar de qué iba lo de los huevos dulces jajajajaj son geniales !!!! dan el pego total, y de sabor ya ni te cuento !!!

    besucosss

    ResponderEliminar
  38. Que receta mas original, hasta que no he leido la receta, no me imaginaba como podian ser huevos dulces.

    ResponderEliminar
  39. Vuelvo por aquí, guapa, para contestar a tu pregunta.
    No, el molde no lo engrasé, y se despegó estupendamente, sin problemas. Lo único que hay que hacer es pasarle un cuchillo de punta redonda todo alrededor, en caliente, recién sacada del micro, y desmoldarla ya fría.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  40. Una original receta para una preciosa entrada.
    ;-D

    ResponderEliminar
  41. Mi hijo seria feliz con este postre, le encanta el melocoton en almibar,se ven muy apetitosos, besicos,

    ResponderEliminar
  42. Una receta bien simpática que no conocía...
    Me gusta por su sencillez y su golpe de efecto.
    Como mi madre, ninguna!, verdad?
    Besotes

    ResponderEliminar
  43. Muy ricos y muy evocadores de la niñez, gracias por hacernos recordar.
    Besitos

    ResponderEliminar