mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 9 de febrero de 2012

BOROÑA

Un paso a la niñez...
Bueno, sigo con las recetas del curso, esta vez de nuestro pan de maíz de siempre. Un poco mejorado, porque yo recuerdo aquellas boroñas de mis tías abuelas y me parece que no les ponían nada de levadura, solamente el ´formiento`. Por eso estaban estupendas calentinas, el día en el que las cocían, pero al siguiente se ponían muy duras y `correyudas´...

Ahora en pocas casas se siembra maíz del amarillo, el de siempre, el que después enriestaban en largas coletas y colgaban del horreo o la panera... Me vienen bonitas imágenes de `les esfoyades´, nos juntábamos en las caserías para ayudarnos unos a otros a `enriestar´ y se armaban unas juergas tremendas,. Unos cantaban, otros contaban chistes, otros cortejaban y los demás nos reíamos o pasábamos un pánico de aúpa con los historias que narraban. Rodeados de hojas de maíz y `barbas´ (siempre me ponían un bigote largo con alguna) lo pasábamos en grande. Además se hacían por la tarde noche, después de `catar´ y de dar de comer a los animales, para estar a `cuidao quieto´. Corría la sidra y la bota con vino... Y la alegría. Es curioso, tenían que estar muy cansados nuestros mayores de estar todo el día faenando y sin embargo el ambiente festivo que reinaba no dejaba ver ni un atisbo de agotamiento.  Bueno, luego se desgranaban las `panoyas´con ayuda de un `taruco´ y ese maíz resultante era el que se molía para hacer la harina. Un olor que no volví a percibir desde hace muchos años. De hecho, creo que en mi pueblo, solamente quedan dos o tres caserías  que siguen la tradición.
Mi tía Nieves siempre se quedaba maravillada de las paneras rodeadas de las llamativas y largas` riestras´. Gracias a ella supe de todos los usos que en el pasado le daban a la boroña y a la harina. En otra publicación os lo contaré. Hoy os dejo con la rica boroña, con tres masas  diferentes, para  distintos paladares.



Los labradores cantan con voz de vino dulce
algo muy parecido a nuestra infancia.
La grana de la ausencia empieza a desbordarse
                                                          sobre el  muro
de estas largas tardes de cal viva.
Jamás podrán los hombres arrancarse su sangre
ni romper el espacio de las primeras manos
ni detener los barcos que parten con el tiempo.
Los labradores cantan y oscurece otro día
por detrás de los árboles.

Necesitamos
Una boroña más suave.

Pan de maíz
  • 300 gramos de harina floja
  • 150 gramos de harina de gran fuerza
  • 450 gramos de harina de maíz amarilla
  • 100 gramos de harina de centeno
  • 550 gramos de agua
  • 20 gramos de sal
  • 5 gramos de mejorante (Mercadona)
  • 200 gramos de masa madre (opcional) Publicaré en breve la manera de prepararla, paso a paso.
  • 40 gramos de levadura
ElaboraciónPonemos las harinas, mezcladas y tamizadas , la sal, el mejorante, la mitad del agua y amasamos, añadiendo el agua restante a medida que lo vayamos necesitando.  La levadura desmenuzada y la masa madre se le añade al final.  Cuando tengamos la bola de la masa, la dejamos reposar unos minutos y luego
Boleamos del tamaño que queramos, teniendo en cuenta que dobla el volumen.
Achatamos la masa, para poder manipularla.
Doblamos y presionamos
Ý seguimos doblando y presionando.
Giramos suavemente para que se peguen bien las vueltas.
Tiene que quedar más o menos así, para que rompa por el medio.
Se deja levar en un lugar cálido y se le va pulverizando agua de vez en cuando, para que no cree corteza.
Se hornea en horno precalentado, 10 minutos a 215 grados y otros 25 minutos más a 180 grados
Queda así de suave.

Para hacer una boroña con más sabor a maíz, suprimimos la harina de centeno y le ponemos esa misma cantidad de harina de maíz amarilla.
El color se acentúa.
Se deja boleada y va rompiendo sin hacerle cortes.
Se cuece de la misma manera.
Queda con un sabor un poco más fuerte.

Para hacer una boroña, más artesana, subimos la harina de maíz amarilla y bajamos la de fuerza.
Se forma como la anterior.
Se cuece también de la misma manera.Queda más pesada al tener mucho más maíz. Es más parecida a la que recuerdo de mi infancia. Pero puede que entonces se preparase solamente con harina de maíz.
¡¡¡Qué seas muy feliz!!!
Hoy fue el cumple de mi hermano, este es el pastel que le hicimos para celebrarlo. Ya os diré como lo preparé.

¡¡¡A ver si vos presta!!!

50 comentarios:

  1. Que color y que crujiente se ve el pan.. tiene una pinta para darle un mordisco ahora mismo. Se ve riquisimo. besicos.

    ResponderEliminar
  2. Que rico pan !!!!Me encanta la boroña
    La de antes y la de ahora!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tienes unos recuerdos muy bonitos de tu infancia.
    El pan se ve muy bueno con su corteza crujiente. Es necesario poner mejorante? Me fijaré cuando vaya a Mercadona a ver si lo tienen.
    Felicidades a tu hermano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay mamina que tres boroñinas nos traes hoy, me da igual la suave que la media que la fuerte, le hincaba el diente a cualquiera. Me gustó mucho lo que cuentas de la esfoyaza yo nunca lo viví y es una pena que se esté perdiendo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ay chiquilla que maravilla de pan,que miga y corte! eso con una buena salsita no veas! bueno...que digo y solo! hummm
    la tartita tiene muy buena pinta,esperamos la recetita!
    saludos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades a tu hermano y a ti por tu creatividad Me encanta pasar por aquí porque siempre descubro "palabras" y recetas nuevas que nunca he oído antes, tan típicas de Asturias.
    bss y buen finde

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esta entrada, el pan es lo mío, me lo guardo en favoritos, pero, una duda.... el mejorantes, cual es, en Mercadona... hay mejorante??? Porfa, sácame de la duda!!! UN BESO!!!

    ResponderEliminar
  8. Ah, é tipo a nossa broa :) Sempre quis fazer uma. Ficou perfeita. O curso tem dado mesmo jeito.
    Um beijinho amiga.

    ResponderEliminar
  9. A mi me encanta el pan, y este no lo conocia..pero tiene un apecto y un colorcito increible. un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  10. Qué rico el pan , me encanta la versión redonda.
    Muchas felicidades a tu hermano, esperaremos la receta del pastel.
    Buen finde!!!

    ResponderEliminar
  11. Felicidades a tu hermano, lo primero...buena edad!! Y la receta es fantastica...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Que buenos estos panes de maiz.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  13. Que hermosura de panes y tus historias como me gusta leerlas y me recuerda la niñez
    Todos los panes tienen que estar riquisimos y que color amarillin tan guapo ,como apetecen
    besinos
    Felicidades a tu hermano

    ResponderEliminar
  14. qué pinta tiene tu pan, para llenarlo de jamón. tiene una miga perfecta
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me gusta hasta el nombre jaja
    Besicos sorianos:

    ResponderEliminar
  16. Pues por aquí si que se sigue plantando ese maíz, que nosotros llamamos piñas, porque con él se realiza el gofio.
    Son bonitos tus recuerdos. Yo recuerdo de pequeña meterme en medio de ello y cogíamos las piñas más tiernas y las comíamos así tal cual.
    Además, cuando se secan un poco al sol, se tuestan en el brasero y son riquísimas.
    Tu pan se ve genial.
    Ah, y muchas felicidades para tu hermano
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. me encanta que bien te han salido me la guardo en favoritos para no perderla y en cuanto pueda me pongo haber si consigo que mi nieta se coma el bocadillo un beso

    ResponderEliminar
  18. No sé si me gustan más las boroñas o la historia que nos cuentas...
    Es que me veo allí, con el maíz, la sidra y el vino, todos trabajando en amor y compañía...
    Gracias por traernos este mundillo que se va perdiendo.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  19. Hola! Me gusta mucho tu blog,tienes unas recetas estupendas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Ay, Labidú, qué bonito todo!
    Me has hecho recordar más aún a mi madre, era gallega y siempre decía que el pan que comprábamos no sabía a nada en comparación con el pan de borona que ella comía de pequeña;
    qué ricos tienen que estar los que has hecho, qué gusto dá comer el pan hecho en casa, yo sólo lo hice una vez y me quedó un poco aplastado pero según mis hijos, riquísimo, con lo que he aprendido aquí volveré a probar;
    Felicidades a tu hermano, qué suerte tiene de tener a una repostera profesional tan cerca;
    me ha encantado la historia de esas noches tan felices, los vecinos ayudándose; el poema, todo, muchas gracias por compartir tantas cosas tan bellas, besinos!

    ResponderEliminar
  21. Joroña y que joroña, peazo de boroña, me encanta. Saludos paisana!

    ResponderEliminar
  22. Holaaaa, pero que maravilla! tienen que estar buenísimos. Estás haciendo un curso de panadería?
    Y muchas felicidades a tu hermano.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  23. No conocía la boroña. Tiene un colorcillo estupendo. Antes se hacía de todo con lo que se tenía por casa y que bien hecho estaba!!! Muchas felicidades a tu hermano!!! Besiños, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. Querida amiga, como siempre me marcho de tu blog con un agradable sabor de boca, no solo el que me ha dejado esta boroña. Leer tus entradas es como revivir contigo esos momentos ¡Al leerte creo que tenemos tantas cosas en común! (especialmente ese amor sin medida por la familia, las tradiciones y cierta añoranza de aquellos recuerdos) Vuestras "esfoyades" me recuerdan mucho, por el ambiente festivo, a las matanzas que se hacían en los campos de mi pueblo...Manda un besazo enorme a tu querido hermano por su cumpleaños.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  25. Qué buena pinta que tiene.... me gusta.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  26. Qué maravilla! Tremendos! Aunque yo me apunto con más sabor a maíz, están deliciosos!
    Felicidades a tu hermano! Esa tartita, está...como está!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  27. Vamos por orden:

    ¡Felicidades a tu hermano! el pastel quedó precioso.

    Las boroñas son fantásticas todas, pero aquí no se donde encontrar la harina de maiz sin que esté precocida ya que esa no vale, pero por mis niños que la he de encontrar y hacerla.

    Deseando estoy de que nos cuentes más cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Que rica está la boroña, ahora en los mercados astures la hacen también rellena y también están de muerte. Te ha quedado de lujo.
    La tarta se ve estupenda, ya nos contarás.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  29. Que rico con mantequilla y un cafetito..Me lo apunto con tu permiso.Besinosss

    ResponderEliminar
  30. Yo no he tenido la suerte de presenciar estas tradiciones que nos cuentas...cosas de la ciudad y la boroña tampoco la he probado auténtica y cocida en casa , en fin...
    Las 3 propuestas son muy interesantes, el color de la última es precioso.
    Felicidades a tu hermano y un beso para ti.

    ResponderEliminar
  31. Yo creo que tu y yo somos de la misma edad,todo lo que cuentas lo viví yo en el pueblo donde nací,en el concejo de Valdes . Allí también se recogía el maíz y se esfoyaba,se reunían los vecinos y vaya juergas que hacíamos por la noche ,en mi casa se hacia el chocolate con bizcocho para tomar al final.Que tiempos aquellos.Gracias por recordarmelos.besinos

    ResponderEliminar
  32. La boroña genial,a mi me gusta mucho aunque las que hacen ahora no me saben como las de antes ,igual me animo con esta ,me lié a escribir y se me fue el comentario.besinos

    ResponderEliminar
  33. Es que definitivamente este lo tengo que probar, para mi es nuevo totalmente y se ve buenísimo!!!

    Mil besos :D

    ResponderEliminar
  34. Sabes lo que se ha perdido ? lo que dice ENCARNITA que antes se festejaba todos juntos en el pueblo pues se ayudaban unos a otros en casi todo .Ahora eso no ocurre y menos el hacer estas hozagas de pan tan ricas , los mayores ya se han ido y los que quedan muchos no tienen idea de como hacerlo ,la boroña se ve buenisima es la clase de pan ideal para acompañar el cocido ..sobre todo hoy BRRRR QUE FRIO BESOS MARIMI

    ResponderEliminar
  35. Qué buena pinta tiene este pan. Y cuántos recuerdos te trae… eso lo hace mejor aún. ¡Buen provecho! :)

    ResponderEliminar
  36. Genial este pan, no me atrevo con las masas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  37. No conocía la boroña, tiene un aspecto muy rico, gracias pr compartir.
    Cada día se aprende algo nuevo, y hoy ha sido conigo, saludos

    ResponderEliminar
  38. Que ricos panes, deben estar deliciosos.
    Me encanta leer tus historias de la niñez.
    Besetes!!

    ResponderEliminar
  39. Me encantan estos panes típicos de pueblo, el color, el sabor y la miga, son inigualables.
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Cada día quedan menos tradiciones de las de antes y más quejarse por todo, ya no valoramos lo que significa un trabajo bien hecho ni somos capaces de apreciar las cosas sencillas, esas que no valen dinero pero deberían llenar nuestras vidas.
    Daría algo por poder meter el dedo en esa miga tan esponjosa.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  41. que ricos estos panes!! ademas te han quedado muy bonitos!!
    besitos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  42. Ayyyyy qué boroñinas!!! Tengo recuerdos de entrar en el maizal con mi abuela, siendo tan pequeña, que no alcanzaba a la panoya. Recuerdo con qué rapidez desgranaban la panoya con aquel cachín de tarucu, y con qué maña formaban las ristras para ser colgadas de los hórreos. También me viene el recuerdo de ver algún colchón con el relleno de la hoja seca de la panoya ¿puede ser?. Mis recuerdos de ese momento me pillan siendo yo muy pequeña y es una lástima, ya que tengo grabado el intenso, delicioso y especial olor de la boroña, pero no alcanzo a recordar los detalles de la preparación. Aquellos panes jamás los he vuelto a comer y es uno de los sabores de mi infancia que daría algo bueno, por poder recuperar.
    Qué pan tan rico y una vez más, tan especial Labidú. Una nueva receta que guarda calidad... tradición... y cariño ¡mucho cariño! de tod@s los que de algún modo hemos vivido estas experiencias, y que con tus relatos, nos las devuelves frescas y reales junto con los seres queridos que las acompañaban.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  43. Hola guapa¡
    Primero felicidades a tu hermano y por esa tarta¡
    Y este pan me parece digno de la mejor panadería, este año estoy con ellos así que va a pendiente ya¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  44. Labidú, que maravilla de pan, daría mordiscos a la pantalla, que ricos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  45. Me dan mucha envidia sana ¡que conste!, poder disfrutar de ese curso ... gracias por enseñarnoslo

    besitos
    http://saboreandolasestrellas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  46. Hola guapa tu

    gracias por compartir tantas cosas bonitas, me anoto tu receta
    mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  47. Te ha quedado un pan de primera, es un pan que nunca he probado, un beso

    ResponderEliminar
  48. Felicidades a tu hermano lo primero.
    Oye pues de los panes no se con cuál me quedaría porque me llama mucho el entero de maiz.
    Ya te diré!
    Besos.

    ResponderEliminar