mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

lunes, 13 de febrero de 2012

FARIÑONA (POTE CON PELOTES)

Se solía comer después de la matanza.
Volvemos a esas recetas de nuestra cultura gastronómica. A la fariñona. A esta especie de embutido hecho con fariña de maíz y que se solía preparar en los días de la matanza. Al carecer de neveras ni congeladores, todo se guardaba en las llamadas fresqueras, aquella especie de armarios que en lugar de una puerta opaca, tenían un marco de madera y alambre de cierre, de rejilla, para que se mantuviese fresquina, como su nombre indica, la comida que allí se metía y a la vez los insectos no pudieran contaminarla.
Y claro, la caducidad de los alimentos era muy corta. De ahí que predominasen los chorizos y las morcillas, metidas en cajas o en potas viejas y cubiertas con la grasa del cerdo, que hacía que se conservase sin ponerse rancias. Por eso la fariñona, pasaba a ser una de las comidas posteriores a la matanza. Nuestra madre siempre nos la preparaba cuando los vecinos mataban los cerdos, en casa nunca lo tuvimos. Le llenaban una botella de sidra de sangre y compraba un buen trozo de tocino. Para nosotros era una auténtica fiesta!!! Nos prestaba mucho. Preparaba una pelota de fariñona para cada uno y dejaba un buen trozo para cocer aparte. Ese era el que nos freía con unes patatines... Bien frito, churruscadín y con aquelles patates nos sabía a gloria!!! Nuestro padre recuerda que en casa de sus abuelos utilizaban la vejiga del cerdo bien limpia para llenarla de fariñona, que ahumaban y la dejaban colgada en una esquina de la cocina. Cortaban trocinos con un cuchillo de cuando en cuando, para que durase... Hoy puede parecer un plato super calórico, porque lo es.  Pero merece la pena probarlo, no tiene nada que ver con la morcilla, ni con cualquier otro embutido. Es diferente, en textura y en sabor. Se puede encontrar ya preparado en alguna carnicería de Luanco, lo meten en una tripa y así se garantiza que no se deshaga al cocer. Mamá siempre las hacía sin ella. Posiblemente por que no tenía acceso a ellas, se utilizaban para el resto de los embutidos... Lo importante es el saborín tan rico con que queda el potaje, el aroma del que se llena la cocina al prepararlo y la buena sensación que nos deja en el paladar. Aún así, a quien le gusta, le gusta bien y a quien no, la detesta. Pero para poder decidirlo, primero os aconsejo, catarla. Después, elegís.
En casa nos gusta a todos, pero la preparo solamente una vez al año.

Necesitamos
Me gusta que se cueza muy despacín.

Para las pelotas

  • 1 kilo de tocino fresco, limpio
  • 2 kilos de cebollas
  • 1 litro de sangre fresca de cerdo
  • medio frasquín de especias, de orégano, o al gusto
  • 3 cucharadas soperas de un buen pimentón
  • 10 gramos de sal
  • 750 gramos de harina de maíz
  • 150 gramos de harina 
Si sobran, un día después están aún mejor.
Para el pote de berzas
  • un buen manojo de berzas, picadas en trozos más bien grandes
  • 6 patatas grandes picadas en trozos también abundantes
  • 4 dientes de ajo
  • 2 buenas cucharadas de pimentón
  • un puñadín de sal, al gusto
  • aceite de oliva
  • azafrán en hebra, al gusto
Ahora lo podemos hacer con papel film.
Para el atado
  • Parte de la fariñona
  • un trozo de tela de algodón o papel film
  • azafrán en hebra al gusto, a mí me gusta abundante, le da mucho sabor
En casa nos gusta preparar la fariñona en un fuego lento, que se vaya haciendo despacín.

Elaboración
Mezclamos las harinas y las tamizamos.

Picamos menudín el tocino y las cebollas.

En un barreñón, ponemos la harina, el tocino, el orégano, las cebollas, la sal y el pimentón.
Todo bien fresco
Vamos poniendo la sangre por arriba y amasando, hasta que nos quede una masa que se pueda manipular facilmente.

Se tapa con un papel film (mamá le ponía un rodillo limpio) y se deja reposar una hora, más o menos.

Pasado este tiempo, se hacen pelotas del tamaño de una naranja. Se reservan.


Mientras reposa la masa de la fariñona, vamos haciendo el pote de berzas.
Las berzas de mi huerto.

Le quitamos los rabinos a las berzas, tirando de ellos.

Se va lavando bajo el grifo hoja por hoja, para eliminar posibles bichinos.

Ponemos unas hojinas encima de otras y las enroscamos.

Las vamos cortando con el cuchillo, primero a lo ancho y luego a lo largo, de manera que nos queden picadinas en trozos más bien grandes.

Ponemos agua a hervir y en ese momento echamos las berzas, para bacocharlas, dejándolas hervir, unos 10 minutos.
Hay quien no bacocha las berzas, eso va en gustos. Si  no se hace, el caldo está, en mi opinión, demasiado fuerte.

Se escurren de esa agua y se ponen en la pota en la que vamos a preparar el pote.

Le ponemos agua hirviendo por arriba y al fuego.

Se van preparando las pelotas de fariñona y las vamos añadiendo al pote. Hacemos así hasta que nos quede la tercera parte de la masa, ésta la reservamos para cocerla aparte y será la que friamos.
Un olor estupendo, el que se expande por la cocina cuando se cuece.

Una vez que terminemos con las pelotas, dejamos que se cuezan, añadiendo siempre abundante agua, de manera que nos queden bien cubiertas. Le ponemos el azafrán.

Mientras, ponemos los dientes de ajo, pelados y partidos al medio, en una sartén con un poco de aceite de oliva, dejamos que se doren, apartamos del fuego y le añadimos el pimentón, removiendo inmediatamente.
Poco a poco, el caldo va tomando colorín.

Lo añadimos al pote, desechado los trozos de ajo.

Dejamos que se haga, hasta que las pelotas queden suaves y al pincharlas, se vea que por dentro también tienen  la misma textura. Las dejé cocer 4 horas, añadiendo agua caliente, cada vez que se secaban.
Queda así de rico...

Para hacer el atado, ponemos un trozo de tela de algodón sobre la mesa de trabajo y colocamos en el centro la masa de la fariñona que teníamos reservada.

Hacemos un rulo, bien firme, de manera que no se pueda abrir al cocer.

Lo atamos por los extremos.

Lo ponemos a cocer en agua caliente, salada. Lo dejé cocer unas dos horas.

Sacamos el rulo del agua y lo dejamos enfriar sobre una rejilla, antes de quitarle el paño.

Bien cocidas las pelotas del pote, se añaden las patatas troceadas en cachos grandes, se deja que se cuezan despacio.
Se van tomando pequeñas porciones de la pelota con las berzas y la patata. Tiene un rico caldo. ¡¡¡Seguro que el frío se marcha del cuerpo!!!

Se sirve un poco de berza, con unos trozos de patatas y una pelota, por persona. Se le añade caldo por arriba.
Se le quita el paño.
Se corta en rodajas de medio centímetro.
Se hacen a la plancha, con poco aceite.
¡¡¡Así está muy buena!!!

Para freír la fariñona del rulo, se corta en rodajas de medio centímetro, se calienta un poco de aceite en una sartén y se fríen hasta que queden bien crujientes. Se pueden acompañar de patatas y pimientos fritos.

¡¡¡A ver si os presta!!!

33 comentarios:

  1. Madre ,como me presta leer todas esas cosinas que nos pones y nos recuerda la infancia
    La fariñona nunca la comi ,pero me parece que tiene que estar muy buena y con ese potaje hecho con las bercinas tuyas que se ven tan tiernas ,todo un lujo
    besinos

    ResponderEliminar
  2. Peazo receta!! de las que tienen y hacen historia,de esas que se nota que han pasado de generación en generación y que no hay que perder.gracias por darla a conocer y por ese paso a paso tan bien explicado
    Besitos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de plato...consistente para este tiempo tan frio...mira que me gusta...un cuchareo!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¿Querrás creer que nunca comí fariñona? Viendo el pote que nos traes me da una pena no ser de pueblu...Un besín.

    ResponderEliminar
  5. Como bien dice el refrán "Una vez al año no hace daño" disfrutar de platos más contundentes pero deliciosos. Quién pillara esa Fariñona, Mmmmm!!!!

    Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  6. que rico !!!! pasate por mi blog, he pubicado las galletas que te envié, espero que te guste
    un besito

    ResponderEliminar
  7. Las recetas de nuestro país.......qué de cosas interesantes hay, ¿verdad?. Está bien hacer estas entradas....
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Como no lo he probado no puedo opinar, pero tan caserito seguro que está bueno. Contigo siempre se aprenden cosas nuevas, gracias guapa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Qué laborioso, Labidú!! Y los bellos recuerdos que me trae de mi tierruca... Un besín.

    ResponderEliminar
  10. MI tía hace fariñes para tomar con cuchara para cenar.
    Mi suegra, que en paz descanse, ponía siempre el fariñón de Candás al pote.
    Cómo echamos de menos sus platos...

    ResponderEliminar
  11. Un plato contundente donde los haya pero rico si que se ve, las berzas de tu huerto que maravilla!!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  12. Hola Labidú.

    Nunca lo probé. A mí madre le encanta, lo que pasa es que no se encuentra con facilidad para comprarlo. Desde luego con ese pote de berzas debe estar tremendamente rico. Por cierto, el otro día hice boroña, ésta si que la comemos con frecuencia, yo para algunos platos soy muy de pueblo, me encantan esos sabores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Que pasada de plato, no lo conocia, me ha encantado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Gosto de conhecer as vossas tradições. Isso é como se fosse um enchido e parece delicioso.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  15. mater de deu!! la fariñona ye el embutido que más me gusta del mundo mundial!!!!...cuando habíamos quedao?? ejejjje...(ahora no puedo que estoy pochina pero guárdame un trocín en la fresquera ehhh!!! jeje) ..qué manos tienes joía!!! manos...cabeza...corazón...eres tremenda!!
    un besin y espero verte pronto...ya hablamos!!
    Susy

    ResponderEliminar
  16. No te voy a engañar, nunca he probado eso,pero viendo que lleva sangre no se si sería capaz de comerlo. Sería cuestión de probarlo
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. vaya, creo que se ha comido mi mensaje....ni que fuera fariñona rica!!! jeje...te decía que ye el embutido que más me gusta...un peligro total poner berces con fariñona porque me la como sin "sentío " jejeje... y que me guardaras un trocin pa cuando nos viéramos (cuando me ponga buena...que ahora estoy un poco pochina ) se puede congelar?? jejeje..asi merendamos unos trocines a la plancha...viva la dieta!!! ejjejeje..
    un besazo enorme... mi amiguina del alma
    Susy

    pd) recuerdas cuando tomamos el cafetín...y comentamos la salud de nuestros papis? pues llevo una semana peleando con lo que tenía el tuyo...y también en el ojo. :( (ye horrible)

    ResponderEliminar
  18. Un plato contundente muy apropiado para este frio.
    Besos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  19. Labidu, querida amiga, supongo que como me conoces ya sabes lo que te voy a decir. Pues sí, que una vez más has publicado una entrada que me ha encantado tanto por la receta como por la historia que la acompaña. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. un plato contundente y lleno de calorias para este frio y si lo acompañamos con la boroña...ni te cuento.Que no se pierdan las raices.
    bexinos wapa

    ResponderEliminar
  21. No sebes como me ha encantado toda la entrada, me gusta saber de las costumbres de cada sitio y ese embutido(si se le puede llamar asi)yo no me atreveria a comerlo pero tengo en casa quien tomaria un buen plato, a mi marido le encantan esa cosas ya que las morcillas de sangre le pirran, besiños

    ResponderEliminar
  22. Que rico está el fariñón,con las berzas, frito, en lasaña... No sabía yo la receta para hacerla, siempre la compré ya elaborada. ¿Sabes que aquí en Candás la llaman fariñón?, mira que son raros :-)
    Te ha quedado un plato de lujo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  23. Se parecen a las filloas de sangre que hacían en casa de mis abuelos!! qué buenas estaban.
    bicos

    ResponderEliminar
  24. Ay, Labidú, un tesoro!
    todo lo que nos cuentas es un tesoro que no se puede perder por ahí, por las redes, merece estar bien guardado en un libro, así que ya sabes...
    Y tienes huerto, qué suerte! La primera vez que probé el pote asturiano fué en Perlora, en pleno Agosto, y qué bueno estaba!
    Espero que la mamá de las Susinas se recupere pronto, besinos!

    ResponderEliminar
  25. Este plato nunca lo comí, pero lo explicas tan bien, que parece que lo estoy saboreando. Me encantan todas las historias que acompañan tus recetas. Recuerdo la fresquera, sí. Qué típica era en las casas. Y lo que sí que se encontraba hasta hace poco en la zona de Arriondas (de donde es toda mi familia), eran los emberzaos. No sé como se preparaban, pero viendo la fariñona del rulo frita, tiene el mismo aspecto que aquel manjar de mi niñez, que se cortaba en rajinas, se freía y se acompañaba con patatas fritas o huevos. ¡Manjar de dioses!.
    Como siempre, un auténtico placer contemplar tus recetas, y disfrutar con tus explicaciones.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  26. que pedazo de plato,se ve delicioso! lo desconocia,pero me encanta que a menudo nos enseñes platitos tipicos de tu tierra!
    saludos.

    ResponderEliminar
  27. ¡Una vez al año no hace daño!

    Esperarán este plato en tu casa como agua de mayo, ese plato resucita a un muerto.

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Me encantan tus historias...
    En casa de mi madre y de mi abuela sigue habiendo fresquera, ¡y aún se guardan cosas!.
    No conocía la fariñona ni el pote con pelotes, pero son platos fabulosos para este tiempo tan frío, y recetas que no deben de perderse nunca.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  29. Yo nunca lo hice, pero en mi pueblo le llaman "pantrucu" y lo venden en las carnicerías. Lo freímos en rodajas como el tuyo y está de muerte!

    ResponderEliminar