mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

miércoles, 11 de abril de 2012

BOROÑA PREÑADA

A nosotros nos gusta templadina, recién salida del horno. Les mando un buen pedazo a Julio y a Elena, que les va prestar.
Hoy publico una de las bollas típicas de nuestra tierra que se rellenaba con motivo de algún festejo. Hace años era muy popular en la Semana Santa. Cuenta mi padre que para él y sus hermanos ir a Manzaneda a casa de los güelos y comer la boroñina preñada recién cocidina sobre una berza, crujiente-crujiente, gracias a aquel forno tan bien arroxao, era una gozada.
Las hacía muy finas y se las comían acompañadas de una taza de leche recién catada (ordeñada). Por aquellos años la harina blanca escaseaba y la de maíz era de la propia cosecha. Me imagino a la güelina y me invade una ternura indescriptible, probina, solamente mi padre y los tíos ya eran 8... Les metía de vez en cuando alguna tajada de tocino, y ya era todo un lujo.

Mi madre la preparaba rellena de sardinas salonas o saladas, depende de qué zona, pero en estos meses no las encontré en el mercado; hace ya mucho calor y no las distribuyen. Pero en los meses de frío se comercializan y prepararé una, aunque tengo que confesaros que no me gusta mucho, la encuentro muy salada.

Hoy la preparé con mezcla de harinas, para que no fuese tan fuerte, pues a mi padre, sobre todo, le sienta un poco mal al estómago la harina de maíz. A ver si os gusta.

Va por todas las güelinas, tan sacrificadas, silenciosas, y buenas cocineras.

La güelina materna.
Un poema de A. G. Ovies
Amárrate el pañuelo como en los días pasados,
para que nadie ignore nuestro origen
y canta la corriente del río hasta que el sol
se oculte.
Somos los campesinos de la aurora,
los habitantes del poblado que da forma a la lluvia,
los dueños del aliento de la leche
y la frescura femenina de los cántaros.

Es tiempo de sembrar la voz que falta,
es tiempo de enterrar el hambre para siempre,
es tiempo de cocer el barro que nos hunde
en la memoria.
Ella podrá deciros los secretos del fuego
y la blanda leyenda del adobe.
...
Vengo del Norte;
parece que fue ayer cuando caía el sol
en la cal de mi ausencia.

De `Vengo del Norte´, versos del poema VII.


No tengo el corte, cuando la saqué del horno, llegaron unos amigos y nos la zampamos calentina, ni me acordé de las fotos que tanto me gustan..., je!

Necesitamos
  • 500 gramos de harina de maíz amarilla
  • 200 gramos de harina de fuerza
  • 500 gramos de agua caliente 
  • 50 gramos de levadura de panadero
  • 15 gramos de sal
Para el relleno

De sardinillas
  • dos latinas de sardinillas
  • 3 cebollas fritas
De chorizo
  • 2 chorizos tiernos sin la piel y picados
  • 300 gramos de tocino fresco picado

ELABORACIÓN


Ponemos en un bol las dos harinas tamizadas.
Añadimos la sal a un lado.
Echamos la mitad del agua sobre la sal y amasamos.
Cuando la masa se empiece a poner seca, añadimos la levadura desmenuzada en el centro de la masa.
Y ponemos sobre ella el resto del agua, poco a poco.
Amasamos hasta conseguir una masa blandina, pero que se desprende de las paredes del bol.( Dependiendo de la calidad de la harina puede necesitar más agua o menos).
Formamos una bola y la marcamos con los dedos. La tapamos con un paño ligeramente húmedo y la dejamos reposar hasta que doble su tamño.
Se rompe por donde la marcamos. Si queremos la boroña sin rellenar, la colocamos sobre papel de horno antes del levado, dándole la forma que queramos y haciendo varios huequinos para que se rompa por ahí.
Tomamos la mitad de la masa y la colocamos en un molde sobre papel de horno.
O en una besuguera vieja (Pertenecía a mi güelina materna, ya le falta una asa y tiene escachones, pero le tengo especial cariño.)
Y ponemos el relleno de cebolla frita con sardinillas
Cubriendo con el resto de la masa. Dejamos que leve una media hora, tapada con papel film.
O con tocino y chorizo.

Cubriendo con el resto de la masa. Dejamos levar de nuevo otra media hora, cubierta con papel film.
Cocemos a 180º, en horno ya caliente, hasta que veamos que está bien tostadina. En una media hora estará.
 La sacamos para enfriarla sobre una rejilla, si no, por la parte de abajo queda húmeda y blanda.
¡¡¡Y a disfrutarla!!!


Quireo darle desde aquí las gracias a Meritxell (En la cocina de Maritxell) por regalarme este bonito ramo de flores que alegrará mi cocina siempre. Gracias por tenerme en cuenta y hacerme merecedora de este obsequio. Supongo que ya conocéis su blog, ¿estupendo, verdad? Además Meritxell es una persona muy atenta y encantadora, que prepara unas ricas comidinas, sencillas y sabrosas. Me prestó mucho, ya se lo comenté. Si no la conocéis os aconsejo que la visitéis, seguro que os recibe estupendamente. Besinos, buena amiga.
Premio `Tu estilo´

¡ Buen provecho!

39 comentarios:

  1. M.J. Que boroña mas rica ,ya ni me acuerdo cuando la comi ,hace mil años ,pero recuerdo prefectamente su olor y que razon tienes las güelinas merecian todas un monumento con lo poco que tenian para alimentar tantas bocas y que bien se las apañaban
    Besinos guapa

    ResponderEliminar
  2. Se me ha hecho la boca agua al ver la foto con ese chorizo y el colorcillo, que rico!!! :) un besuco gordo!!

    ResponderEliminar
  3. Que rica ,era la favorita de mi marido ,hace tiempo que no la como,mi madre hacia la que no es preñada y la comíamos mojada en leche y nos encantaba.Ya veo que estamos de acuerdo en recuperar las recetas tradicionales .besinos

    ResponderEliminar
  4. Vaya tela!!! Por que todo lo que haces me gusta tanto...madre mía que pinta tiene esto...me encanta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. q rico !!!! me comia un trocito ahora jijiji q buena pinta tiene, besos

    ResponderEliminar
  6. Tienen una pinta estupenda.
    Nunca he probado la boroña, tendré que hacerla.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. que rico !!! la de chorizo tiene que estar riquisima!!! que bonita la foto de tu bisabuela
    un besito

    ResponderEliminar
  8. Yo quiero un cachín de la de chorizo, anda que no tiene que estar buena recién salida del horno.
    Las abuelitas, las mamás y susu recetas de toda la vida no tienen precio.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  9. Y ahora nos agobiamos muchas veces con la comida de los niños...
    La imagino contundente pero te aseguro que a la de chorizo y tocino me apuntaba ya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. No había visto ni oido hablar de la boroña, pero debe estar de rechupete, hija que buena cocinera eres. Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. que pinta ese trocin donde se ve el chorizo esta de muerte este finde la hago
    besos

    ResponderEliminar
  12. Llegar a tu cocina, es para mí volver por unos minutinos a la felicidad de mi infancia. Yo adoraba a mi abuela materna y recuerdo siendo yo muy pequeñina, aquellas boroñas que ella metía en una lata redonda forrada con hojas de ¿berza o higuera? ... qué pena no haber tenido yo unos añinos más para haberme embebido de su sabiduría natural. Ella recuerdo que la rellenaba de un montón de embutido incluso creo recordar que metía morcilla y ¿carne de cerdo?. No se... lo que recuerdo es que aquel sabor y olor no se me olvidará en la vida. Aquella masa empapada con la grasa y los sabores que dejaban las carnes al ser cocidas en un fuego con brasas y que también recuerdo que colgaba aquellos calderos con cadenas ¿llar?. Madre, María Jesús, cuántos momentos hermosísimos revivo con tus comidinas y que ya nunca volverán :-( Bueno me quedo con la receta, porque tampoco la conocía, aunque hace poco vi una parecida en otro blog. ¡¡Me ha encantado!!

    Un besín.

    ResponderEliminar
  13. Me gustan este tipo de recetas que vienen de tanto tiempo atrás y el cariño que tú les pones al hacerla, tu abuela estaría orgullosa de ti.
    Seguro que estaba buenísima.
    Enhorabuena por el premio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo que hacerlas, se ven muy provocativas, saludos

    ResponderEliminar
  15. Estas recetas tuyas son impagables. Tan nuestras, qué bueno que permitas que se conozcan y no se pierdan.
    Tiene un aspecto fabulosísimo

    ResponderEliminar
  16. me parece que en cada zona la hacemos diferente, la mía es la del oriente y la cocemos sin levadura durante 5 o 6 horas, yo la voy a amasar el viernes y la meteré al horno casi toda la noche para comerla el sábado, a ver si me sale con la pinta de buena que la tuya!

    ResponderEliminar
  17. Que pinta tan buena tiene, me gusta, besos

    ResponderEliminar
  18. Ya decía yo que hoy tu cocina olía a gloria!! me cojo un trocito de cada que no se cual elegir y me la tomo para desayunar UUUUUMMMM
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Entrar a tu cocina es siempre un regalo para mis sentidos, para cada una de mis emociones. Lo mejor de la cocina, al menos para mi, es que sus sabores, sus olores...nos hagan recordar momentos ya sean emotivos, alegres, divertidos, románticos, entrañables o, incluso, melancolía. Se nota que fuiste una niña feliz y no hay duda de que eso queda reflejado en la mujer que eres hoy ¡Que importante es que los niños sean felices, que se relacionen con la familia y que no vivan encerrados en sus propios mundos! Me ha gustado conocer a tu bisabuela, en su rostro se nota que fue una mujer fuerte, trabajadora y luchadora, y una cocinera maravillosa porque su boroña lo dice todo. Un besazo querida amiga.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. Mmm. venimos al olor de este pedazo preñao!!!
    Uf, tiene una pinta buenisima, ah! Y estamos contigo! A nosotros tambien nos encanta recien salidito del horno y calentito y,... MMM... :)
    Besazos!

    ResponderEliminar
  21. Que maravilha Labidu!
    Por cá na semana santa há também a tradição de preparar bolas salgadas, os chamados folares salgados em certas zonas do país. Gosto muito.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  22. La de sardinillas no, pero de la de chorizo seguro que no dejaba ni las miguitas. Felicidades por el premio. Besiños.

    ResponderEliminar
  23. pero que riquisimo tiene que estar! ays me encantan tus recetas llenas de tradicion.
    saluditos.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta venir a tu cocina y leer los recuerdos que nos relatas.
    La boroña no la conocía pero se ve bien rica
    besitos

    ResponderEliminar
  25. Seguro que estaban las dos deliciosas, pero me pido la de chorizo ;-)
    Un besito

    ResponderEliminar
  26. Que buena, tiene una pinta sensacional que ganitas dan de probarla, felicidades por el premio besos

    ResponderEliminar
  27. Qué pintaza más rica!!!
    Pero lo que más me gusta es esa foto de la güelina, qué palabra más encantadora, igual que la imagen, las fotos antiguas tienen un encanto especial.

    Te mando un besazo.

    ResponderEliminar
  28. Ummm que pinta querida!! como tiene que estar esa boroña preñada y todo. Besitos

    ResponderEliminar
  29. Que suerte tenemos ahora de poder hacer un sinfin de comidas y no como antes que todo era un lujo y un plato de fiesta.
    Una receta excelente que sin dudas te traera buenos recuerdos y igual que a tu padre, entonces las cosas sabían mucho mejor, pero no porque estuvieran más buenas, sino porque no se comía de casi nada, por lo menos yo le escuchaba a mi abuela que comían siempre lo mismo, así que cuando llegaba una fiesta, el plato más simple o cualquier dulce era un mundo, sin embargo ahora, te hablan de cualquier cosa y vienes de vuelta de todos los sabores y cuando llega una fiesta no sabes ni que hacer de comer. En fin nunca estamos conformes.
    Muy buena receta.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  30. qué buena pinta tiene....no había oído hablar de este plato típico pero en cuanto pueda lo hago para no perderme esta delicia...
    besitos guapa,
    Ani.

    ResponderEliminar
  31. Hola, me gusta tu blog ,tiene todo una pinta muy buena
    me quedo un ratito por aqui

    ResponderEliminar
  32. Hola Labidú.

    Fantástica. Si me gusta la boroña sin nada con chorizo ya ni te cuento. La haces muy diferente a la mía, pero ya se sabe, tantas recetas como cocineras, tengo que estudiar bien la receta, esta año creo que ya no la haré más pero el próximo cae, fijo. Te quedó de lujo y además hay que dar a conocer estas recetas tan nuestras para que no caigan en el olvido porque forman parte de nuestra historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Labidúuuu, pero niña, que boroña mas rica, esto se come en Asturias ??? que sepas que la semana que viene estare por ahí y me la voy a pedir,

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  34. Aqui nosotros le llamamos bolo preñado y mi abuela la recuerdo hacerlo cuando era pequeña como tudices envuelto en la hoja de berza gallega y cocido en el horno comun del pueblo y estaba buenisimo. Me nuda pinta mas buena tiene lo que nos has preparado,buenisima.Besos

    ResponderEliminar
  35. Me ha encantado tu boroña, me llevo un trozo de cada clase.
    Besitos

    ResponderEliminar
  36. Esta receta es una pasada Labidú!
    Es una placer venir a tu cocina , siempre nos enseñas cosas que nos evocan muy buenos recuerdos a casí tod@s!!
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  37. Quería pasarte una entrada antigua de la borona, ya que a la de este fin de semana no pude hacerle foto, pero no me deja poner el enlace aquí, no se que me pasa, la tengo en la etiqueta "en el monte"

    ResponderEliminar
  38. Tiene una pinta estupenda la boroña !!!!! mi guela, la madre de mama tambien tenia una besuguera como esa ovalada,hacia una empanada de sardines en ella que estaba buenisima.Un besuuuuuuu

    ResponderEliminar