mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 2 de junio de 2012

PALMERAS

Crujientes y deliciosas.
Sigo con los dulces que preparé con el hojaldre. Hoy os dejo estas ricas palmeras, muy fáciles. En este caso el hojaldre es casero y al llevar mantequilla les aporta  un sabor bien rico. Pero con el hojaldre comprado también quedan muy bien y, como son tan fáciles, nos sacan de un apuro ante una merienda inesperada. Muchas veces las vi publicadas y siempre me apetecía marcharme con alguna de vuestras cocinas al hombro. Yo las hago de una manera un poco diferente. Nos enseñó a prepararlas así Jose Llera, un pastelero estupendo del que aprendimos, en poco tiempo, unos buenos consejos reposteros en un curso rápido que hicimos con él,  en la escuela. La receta del hojaldre fácil, es también suya... A ver si os gustan.


Poema de A. G. Ovies

Entonces la inocencia.


Entonces yo metía la soledad en botes
y bajaba rodando por los prados en cuesta
y disecaba insectos en cajas de cerillas
y entendía la muerte como el final de un cuento
y esperaba la lluvia con las botas de goma
y me hacía feliz estrenar las libretas.

Entonces me escapaba muchas tardes de casa
y subía a los pinos y vendía las piñas
y nunca había visto de verdad girasoles
y me parecía lejos lo que estaba muy cerca.

Entonces me sabía entero el Catecismo,
pero no me gustaba tener que entrar a misa
y estrenaba por Pascua sandalias y bombachos
y estrenaba en Difuntos pantalones de felpa.

Entonces ya admiraba qué libres son los pájaros
y no quería ir siempre por los mismos caminos.

Entonces no me daban respingo las noticias
ni asco los gusanos ni miedo las culebras
ni angustia ningún peso.

Entonces la inocencia.



Para las palmeras, necesitamos
 (salen unas 30 palmeras pequeñas)
  • una plancha de hojaldre (el comercializado por Lidl es estupendo, en caso de no hacerlo casero)
  • azúcar
Les podemos poner una capa de chocolate, una vez frías.  Para ello hacemos una cobertura con igual cantidad de nata que de chocolate y las sumergimos en ella cuando esté templada.

Elaboración
Ponemos en la superficie de trabajo azúcar en abundancia y colocamos arriba la plancha de hojaldre.  Espolvoreamos por arriba más azúcar. Pasamos suavemente el rodillo para que se pegue bien a la masa. Doblamos de derecha hacía el centro y de izquierda hacía el centro, espolvoreamos más azúcar y volvemos a presionar con el rodillo, para que se pegue a la masa de nuevo.
Repetimos de nuevo los pasos, doblamos, espolvoreamos y apretamos deslizando el rodillo sobre la masa y el azúcar. Yo le hago cuatro pliegues por cada lado, pero depende del ancho de la plancha de hojaldre.
Así hasta que nos quede un ancho de unos cuatro centímetros. Ponemos más azúcar y doblamos de manera que nos quede un rulo. Lo ponemos a enfriar en la nevera, tapado con papel film y una vez que esté bien frío, con un cuchillo bien afilado cortamos las palmerinas, de medio centímetro más o menos cada corte. Las vamos colocando, bien separadas por que crecen mucho, sobre papel de horno en una placa pero, previamente, rebozamos de azúcar la base de la palmera que estará en contacto con el papel. Así se forma una costra de azúcar muy rica.
Colocamos en horno precalentado a  180º, con calor por arriba y abajo y aire, si se tiene.  Las dejamos cocer hasta que tengan un bonito color, aproximadamente 20 minutos. Dejamos que se enfríen sobre rejilla.
Y así de rápido y fácil, tenemos unas ricas palmeras, que se enfrían rápidamente y con las que quedaremos muy bien si las servimos en una merienda. O en cualquier momento, jeje.


¡¡¡Qué vos presten!!!!


31 comentarios:

  1. Pero que ricas niña y es verdad que son muy facilitas de hacer.
    No sabia yo que habia que hacerlas cuatro dobleces...
    Creo que me voy a animar, a ver que saco...
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Son fabulosas... mira que cené como si se fuese a terminar mañana el mundo ;) pero sitio para un par de ellas sí que hago! ;)

    ResponderEliminar
  3. Me encantan,y encima con hojaldre casero, un lujo. Seguro que no puedes comer una sóla
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Te quedaron perfectas las palmeras, chiquilla, a mi me encantan además como dices, te sacan de un apuro cuando de repente tienes una merienda improvisada
    Besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
  5. Mmmmmm, mira que están ricas las palmeritas caseras...te quedaron estupendas!un besotee

    ResponderEliminar
  6. tienen una pinta increible y encima con hojaldre casero mejor que mejor!

    ResponderEliminar
  7. Eu adoro palmiers!!
    Já experimentei fazer uma vez com massa folhada de compra.
    Os teus estão encantadores e perfeitos!
    Deliciosos.
    Um beijinho. E bom domingo!

    ResponderEliminar
  8. No hay nada como las caseras, me encantan las tuyas te han quedado redonditas, la próxima haré como tú les paso el rodillo.
    Un abrazo reina

    ResponderEliminar
  9. Holaaaa, jolín, que bonitas te han quedado maja! a mi no me quedan tan perfectas pero ricas si jeje
    Y es verdad que se enfrían enseguida. Es un dulce bien barato y si te fijas en las que venden no son nada baratas, sobre todo las que llevan chocolate.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  10. Te han quedado perfectas, yo las tengo que preparar esta semana que es el cumple de mi chico y en su curro les gusta que lleve cosas caseritas y estas con el hojaldre del Lidl se preparan en nada.
    Un besito

    ResponderEliminar
  11. Tienen una pinta fantastica, ese brillito lo dice todo, un besito

    ResponderEliminar
  12. Son riquísimas, yo las hago con el hojaldre del Lidl, pero con el casero como el tuyo han de ser superiores.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. M.J.Por dios ,que pinta tienen estas palmerinas ,es que me imagino el crujiente al pegarles el bocado .
    No sabia lo de ponerles el azucar en contacto con el papel ,siempre se lo ponia por arriba ,asi que la proxima asi las hare ,Gracias por compartir todo tu saber
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  14. mmmmm que ricas, me comía una ahora mismo !!!!

    ResponderEliminar
  15. Te han quedado perfectas, que ricas, no sabes como me gustan estas palmeritas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hubo una época en que las hicimos todos y desde luego no tienen nada que ver con las comercializadas.
    Las hago exactamente igual que tu.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  17. Perfectas así se ven, que ricas y un paso a paso fabuloso besos

    ResponderEliminar
  18. Hola Labidú.

    Me encantan, bueno yo me zamparía la mitad, por lo menos, es que son de los pasteles que más me gustan. Deliciosas y así pequeñitas aún están mejor. Yo me las comería de merienda, cena, desayuno, comida y de aperitivo. De lujo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. El hojaldre es una de mis asignaturas pendientes, así que seguiré asaltando Lidl para preparar tus ricas palmeras, jejeje... Son deliciosas, nada que ver con las industriales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. que bonitas te han salido, y riquisimas tambien... esta claro que si... jejeje
    besitos!!

    ResponderEliminar
  21. Es que están perfectas pero es evidente al usar hojaldre casero y esa técnica de plagado que no conocía, yo enrollaba hacia el centro simplemente.
    Enseguida lo practico que a mi hija le encantan.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  22. Qué buena pinta tienen esas palmeras! Te ha quedado perfectas, ni en la pastelería, vamos!
    Esa recetita del hojaldre ya la tengo más que guardada y el comprado, nunca máis! Je,je,je.
    Hay que ver lo que da de sí, las cosas tan ricas que has hecho con él, todo tremendo!
    Feliz semana, guapi.
    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Querida amiga, que maravillosas palmeritas te han quedado. La verdad es que en esos cursos aprendes un montón de cosas interesantes (y nosotras, aunque no asistamos también porque nos lo transmites todo maravillosamente bien). El poema de hoy me ha encantado, sobre todo esa parte de entender la muerte como el final de un cuento. Ojalá eso se mantuviese siempre. Miles de besicos.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  24. hija que perfectitas te quedaron,yo aun no las he hecho,con lo ricas que estan!
    saluditos.

    ResponderEliminar
  25. Gensantaaaaaaaaaaaaaa!!!! Qué pinta! Me llevo un par para el cafetillo de después de comer!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  26. Hola preciosa!!! las palmeritas las hago mucho, tanto dulces como saladas, a las enanas les encantan, pero lo que estoy deseando probar es esa tarta de arroz con leche y compota de manzana que me ha dejado sin poder parpadear. Sigo liadísima con el curso pero muy contenta, en unos días comienzo las práticas en empresa y estoy atacadaaaaaa!!!!

    Mil besos

    ResponderEliminar
  27. Te quedaron perfectas!!!! cuánto tiempo hace que no hago. En mi proximo viaje a Lidl, compraré hojaldre que es riquisimo.. besossssss

    ResponderEliminar
  28. Tienen una pinta espectacular, que ricas!!!
    Sí que es verdad que sacan de un apuro, porque si tienes ya la masa de hojaldre se hacen enseguida.
    Besetes.

    ResponderEliminar
  29. Buah, qué palmeras! A ver si estirándome un poco, alcanzo una y con un cafetucu pa empujarla, voy y me la como... jejej... se ven deliciosas.

    ResponderEliminar
  30. Hoy soy yo la que te visito. No me habías comentado que tenías blog, tengo esta receta en pendientes desde hace mucho, y nunca encuentro el momento, siempre termino por gastar el hojaldre en otra cosa, a ver si no tardo para poder compartirla en el blog. Me quedo por aquí. Besos

    ResponderEliminar
  31. La forma de aplastar el hojaldre, es la primera vez que la veo, ya que siempre he visto envolverlo en dos partes hasta la mitad y luego darle los cortes, pero con este método quedan de auténtica confitería. ¡Fantásticos! y no hay duda, de que estarán deliciosos. Sigo copiando jajaja.

    Besinos.

    ResponderEliminar