mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 8 de junio de 2012

SUSPIROS DE PAJARES

En un suspiro desaparecen, jeje.
Otra receta de Anun, de su curso de pastelería. En casa este tipo de pastas tan pronto las hago, desaparecen volando del plato. Son una delicia, con ese intenso sabor a mantequina, tan suaves y crujientes... Y más rápidas y fáciles, imposible. Una cosa sí que hay que tener en cuenta, la calidad de la mantequilla. A mejor calidad, mejores resultados, pues en el sabor sí que se nota mucho este detalle. En mi caso tuve la suerte de tener manteca de leche de vaca recién ordeñada, regalo de mi prima, y quedaron ricas riquísimas.
Hay muchas recetas de estas pastinas, todas muy buenas, a ver qué os parecen éstas.


Os dejo otro poema de A. G. Ovies


Siempre traían sombrilla
y maletas y perchas y los coches
muy limpios.
Veraneantes puntuales como junio.
Entraban en la casa, abrían
los balcones,
sacudían las colchas
y enseguida se iban a tomar el vermú
con un aperitivo
                               -qué palabras más raras-
y a jugar al parchís, a la sombra,
debajo de la parra.
Los muchachos comían, ansiosos,
gran parte de los días
en mi casa,
preguntando por qué había tanta fruta
en nuestra mesa
y potas con comida,
si mi padre era un simple
conductor
del camión de la basura.
                     - Y a mí qué me importaba!-.
A finales de agosto, 
a mi madre le daban muchas veces
las gracias.
Un año me dejaron el pájaro
y la jaula.

El pueblo oscurecía muy temprano
y caía la lluvia.
Desprendía su humo la tristeza.
Calor. Tierra mojada.

Al alejarse, las bacas de los coches
apiladas de bultos y de magia.


Me quedaba el invierno.

Para los suspiros, unos 30, necesitamos
  • 250 gramos de manteca cocida, templada
  • 75 gramos de azúcar
  • 1 huevo entero, pequeño
  • 300 gramos de harina de repostería
  • 50 gramos de almendra molida.
Elaboración
Unimos bien la manteca cocida, un poco templada, con el azúcar. Añadimos poco a poco el huevo batido. Removemos bien y vamos echando la harina tamizada, también poco a poco.
Por último incorporamos la almendra y mezclamos bien. A mí me quedó la masa bien, pero si el huevo es un poco grande, se añade un poco más de harina. Tiene que quedarnos una masa blandina, pero que se separa perfectamente del bol. Hacemos unas bolinas del tamaño de una ciruela claudia, más o menos. ( Si se bolea bien la masa en la mano, no quedan estas estrías que me quedaron en algunas en los bordes, no me pasará más, jeje)  Las ponemos, bien separadas, en una placa de horno forrada con papel. Las aplastamos un poco con la mano.
Espolvoreamos con azúcar. (También se puede dejar el azúcar para espolvorearlas inmediatamente después de sacarlas del horno). Se cuecen en horno precalentado a 180º. Unos 12 minutos. Es importante que las separéis bien. Yo las cocí con aire por arriba y por abajo, en la parte baja del horno.
La primera hornada las dejé un poco juntas y se pegaron. Otra hornada las dejé un poco más de tiempo, pero nos gustan más menos doradas, se aprecia mejor el sabor de la mantequilla. Se dejan enfriar sobre el,papel de horno, en una rejilla. IMPORTANTE, dejarlas enfriar del todo, son muy frágiles y si se manipulan en caliente se rompen.
Y ya me diréis cuánto suspiráis al terminarlas, jeje!!!


¡¡¡BUEN PROVECHO!!!!



25 comentarios:

  1. Estas pastas me están haciendo la boca agua, tienen una pinta exquisita. El sabor a la manteca de los dulces tradicionales no tiene nada que ver con el de las mantequillas procesadas de la bollería industrial.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  2. me tomaba dos ahora mismo para desayunar !!! que buena pinta, un besito

    ResponderEliminar
  3. aysss qué ricos por favor...como me gustan todas las recetas que haces....
    me la guardo en pendientes¡
    besitos guapa,
    Ani.

    ResponderEliminar
  4. Suspirando me he quedado yo al verlas, chiquilla. Lo bien que me venían para acompañar el cafelito
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Madre mía¡¡¡¡¡ están deliciosos, yo hace mucho que no los hago.

    ResponderEliminar
  6. Los suspiros son la galletas que más me gustan.
    Qu´ñe suerte tener esa mantequilla, no tienen ni comparación como quedan los suspiros. Ahí si digo que puedo levitar con el olor que deja en toda la casa cuando los horneas.
    Besinos

    ResponderEliminar
  7. M.J.,mira no me creeras ,pero parece que tengo en la boca el sabor que deben tener esos suspiros y ese olor que debias tener en tu cocina cuando se estaban horneando ,seguro estan deliciosos
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  8. Tienen una pinta artesanal que quita el hipo, para mojar ahora en el café vendrían geniales.
    Un saludin

    ResponderEliminar
  9. Um suspiro e comia já umas tantas :)
    Lindas e tão deliciosas...apetece roubar e ir a comer soltando suspiros :)
    Um beijinho amiga.
    Bom fim-de-semana.

    ResponderEliminar
  10. Madre mia que lujo...con mantequilla casera tienen que estar de pecado!!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Unos suspiros maravillosos, se ven deliciosos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pues ya me has puesto en duda si es mantequilla, o manteca de cerdo. Con ambas se hacen galletas.
    Ya me imagino, por la foto, la esponjosidad, y lo riquísimas que tienen que estar.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que los suspiros serán muchos, porque solo verlas apetecen. Besiños.

    ResponderEliminar
  14. Hola Labidú.

    Riquísimos! Y con esa manteca tienen que estar increíbles. Y lo de las estrías, pues nada que se note bien que son caseritas, que ahí está la gracia. Te aseguro que en mi casa durarían un suspiro o menos porque nos encantan. Te quedaron buenísimos.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Juegas con ventaja con esa manteca de verdad, qué suerte!.
    Tienen que tener un sabor de verdad ; yo ya estoy suspirando.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  16. ontando con productos de primera como los tuyos han de estar mejor que buenas.
    Los garrofons congelados los venden en el Mercadona, al menos aquí en Badalona y Barcelona, es posible que Carrefour o Alcampo también tengan.
    A ver si los encuentras.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  17. Hija que galletas mas buenas has preparado, cuantas cosas deliciosas nos enseñas y compartes con nosotros. Besiños y buen domingo

    ResponderEliminar
  18. Me parecen riquísimas, a mi padre le chiflan así que ya estoy apuntando tu receta. Un besín.

    ResponderEliminar
  19. Qué ricos..y yo sin conocerlos! me llevo unh par para probarlos porque se ven estupendos..un besotee

    ResponderEliminar
  20. Madre mía que maravilla, no me extraña que se acaben en un suspiro com su nombre indica; el único problema es encontrar la manteca fresca, pero lo voy a intentar. Besicos

    ResponderEliminar
  21. La verdad es que tienes razon se ven muy facilitas de hacer y el resultado es muy bueno.......!seguro que encima estan ricas!.......besitos

    ResponderEliminar
  22. No me extraña nada que vuelen del plato pq sin duda tiene que estar muy ricas besos

    ResponderEliminar
  23. Tienen que estar ¡¡buenísimas!! y es que haber quien superar ese sabor de la manteca casera recién hecha. Digamos que juegas con ventaja pillina!!! no me extraña que desaparezcan tan rápido. Un Biquiño

    ResponderEliminar
  24. Querida amiga, lo que daría por poder disfrutar de uno de esos suspiros ahora mismo. El pasado verano, cuando Rebeca estuvo por tu bella tierra me trajo una cajita y me parecieron deliciosos y eso que aquellos seguro que no estaban ni la mitad de ricos que los tuyos. Encima con ese lujo de manteca de vaca recién ordeñada deben ser, como dice nuestra querida Belén, para levitar. Besicos.

    ResponderEliminar
  25. Los suspiros de Pajares son riquísimos, y recuerdo cuando los comprábamos de ida a vuelta pasando por el puerto, y era parada obligada para coger una buena hogaza de pan y los suspiros. Tengo que mirar la receta que yo utilizo a ver si es la misma, porque estos tienen un aspecto inmejorable.

    Un besín.

    ResponderEliminar