mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 10 de noviembre de 2012

BOLLINES DE CALABAZÓN DE LOLA EL ZAMARRU, MADRINA

Para mis primas, sangre de mi sangre, un pequeño homenaje a Llolla.
Ayer visitando a María para contestar a uno de los muchos comentarios cariñosos que me deja, me llevé una grata sorpresa. Tenía publicados unos dulces muy parecidos a les bollines de calabazón que tanto se hacen en nuestro concejo y en muchos otros rincones de nuestra pequeña región. Ella las llama torticas de calabaza. Me es muy grato ver todas estas recetas, tan tradicionales, que unen y que se hacían muy similares en todas las provincias. Gracias, María, por tus historias, por tu manera de narrar las vivencias, por el cariño que pones en todo lo que haces. Gracias, mi amiga de Murcia.
En el anterior puente de difuntos también las preparé para compartirlas con mis familiares y a mis primas Bele y May y a M. y A. les prestaron mucho, se acordaban de su güelina, mi madrina Lola. Siempre que tenía calabazas, hacía estos fritos para, cuando llegaran de la escuela, tenerles un buen tazón de chocolate calentín en la mesa, donde remojarlos. Nos reímos un buen rato hablando de ella. Persona menudina (zamarrina, jeje) y símpatica a más no poder. Siempre la recordaré contando aquellas historias de tiempos pasados en las que se implicaba y narraba hasta el más mínimo detalle. Tanto a ella como a su hermano Manuel les gustaba mucho contar cuentos e historietas para disfrute de todo el que llegaba a su casa o a quienes ellos visitaban. Vivencias e invecciones, al igual que lecturas del pasado y películas de cine... Me parece que la estoy viendo a los pies de mi cama cuando estaba convaleciente, venía y cada tarde me regalaba sus recuerdos y su interpretación de la novela que más le había gustado: El conde de Montecristo. Prodigiosa memoria para recordar tantos nombres propios, de lugares y de personas.
En sus últimos días, cuando apenas podía hablar, la visitamos y le pregunté que si no tenía algo que contar. Me contestó que desde allí no podía escuchar al cuco cantar, a continuación dijo: 
cuquillín del rey,
paliquín d´escoba,
¿cuántos años falten para la mio boda...?
Y fueron las últimas palabras que le escuché. Gracias, madrina, ya ves: no querías amadrinarme porque decías que ya eras la madrina de mamá y que eras muy `vieya´, y mira cuántos años disfrutamos juntas... Desde tu estrella espero que veas estés bollines que preparamos acordándonos de ti y que todos nos alumbréis con vuestra Luz.

Les bollines de hoy son bastante similares a las que ya tengo publicadas del año pasado (pinchar aquí), me ajusté un poco a las medidas que me dijeron mis primas, para hacerlas lo más parecido a las de mi madrina.
Lola y Manuel del Zamarru, principios del siglo pasado.


Un poema de A. A. G. Ovies


Desahucio

(AGO. ¿Cómo me verán? Abril de 2012)


Mi tristeza no cabe en este espacio.

Hoy mi mejor estancia es estar solo.

Hoy no entiendo a los hombres.




No siento nada.




En papel de estraza, así se ponían  las frituras. Sabios 
que eran nuestros antepasados.



Para les bollines, necesitamos
  • 400 gramos de calabazón cocido y bien escurrido
  • 3 huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • 50 gramos de leche (mi madrina, a cucharadas)
  • 50 gramos de anís
  • una cucharadina de canela
  • 450 gramos de harina
  • dos cucharadinas apiladas de bicarbonato
  • un poco de sal
  • aceite para freír
  • azúcar para espolvorear

El cestín, fruto de las manos de los jóvenes del centro 
ocupacional 
de Candás¡¡¡Artistas!!!




En un recipiente vamos poniendo, el calabazón, los huevos,
 el azúcar, la leche y el anís.
Removemos bien con cuchara de palo y le ponemos la harina,
 el bicarbonato y la sal, mezclado.
 Removemos, mezclando bien, aunque quede algún trocín
 de calabaza, no importa. 
Freímos a cucharadas en aceite caliente, lo suficiente
 para que se frían, 
pero que no esté demasiado, se quemarían por afuera
 y por dentro no se harían.
( Yo voy cogiendo masa con una cuchara grande
 en la mano izquierda 
y con otra de postre, empujo hacía el aceite.
 Siempre frío en un cazo con abundante aceite,
 para que las bollinas floten.
 Así, dan la vuelta sin ayuda y se fríen por un igual.)
Las vamos poniendo sobre papel de cocina para que recoja el aceite.

Les ponemos azúcar por arriba, al gusto. También les podemos
 poner un toque de canela.

 Las podemos comer templadas, están muy ricas, o esperar
 a que se enfríen.

Espero que vos gusten, feliz fin de semana.

45 comentarios:

  1. La pinta con ese colorsito es una maravilla.
    Esas fotos con estas historias antiguas me encantan.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  2. De bollines nada, son bollos como una catedral y con una pinta... mándame un par

    Trabajito al canto
    Con todo el cariño María y yo te dejamos un regalito en nuestro blog de regalos que queremos compartir.

    http://katy-agradeciendoregalos.blogspot.com.es/2012/11/regalo-de-rosy-para-hincar-el-diente.html

    Como siempre con total libertad de recogerlo o no. Obligaciones las justas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Fantasticos estos bollitos. Y que bonito poder rescatar recetas de familia.
    Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Olá Labidu,
    por cá também temos uns docinhos tradicionais parecidos com esses. São os filhoses de abóbora. E são um doce típico de natal, feito com abóbora e farinha e leite e depois fritos e passados por açúcar e canela. São tão bons! Os teus ficaram bem lindos.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  5. Holaaaa, que buenísimos tienen que estar estos bollitos con calabaza! en este mes es la auténtica protagonista. Por cierto, veo muy raro el blog, están todas las fotos montadas con los elementos del lateral. Le he cargado tres veces pero sigue saliendo igual. No sé que pasará. Tu también lo ves así?
    Un besooo

    ResponderEliminar
  6. M.J. como no van a gustar estes bollines de calabazon si tienen una pinta impresionante ,mi madre tambien las preparaba y como le gustaban
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  7. Que bonita entrada, y que rica receta, una receta muy tradicional que agradezco que compartas con nosotros. Como dices se parecen a la de María que también hizo una entrada preciosa.
    Que bonitas las recetas con tan bonitos recuerdos.
    Salu2
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar
  8. No me extraña que disfrutarais tanto entre la compañía tan estupenda, los recuerdos y estos bollines tan deliciosos.
    Besitos
    Patricia

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la foto, el blanco y negro la hace muy especial.
    Del poema no te digo nada, que me parece terrible.
    Los bollo muy esponjosos, que me llevo unos cuantos que seguro que en casa triunfas.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  10. Seguro que están muy buenas,pinta de ello tienen,además si las haces tú tiene que ser éxito seguro.
    Besines guapa.

    ResponderEliminar
  11. MUY BONITA LA ENTRADA RECORDANDO A TU MADRINA, ME HA GUSTADO MUCHO, Y LOS BUÑUELOS RIQUISIMOS, ME ENCANTA LA CALABAZA, UN BESO

    ResponderEliminar
  12. Mi querida amiga, hoy realmente estoy emocionada y te escribo estas palabras con un gran nudo en la garganta (pero de emoción positiva, de orgullo por ser tu amiga). Siempre te he dicho, y hoy te lo repito, que me identifico enormemente contigo en ese gran amor por nuestra familia, en lo que nos importan nuestros seres queridos y en nuestro intento de que los que se fueron (sus vivencias, sus gestos, sus costumbres...) no caigan en el olvido. estoy segura que, como tu bien dices, desde su estrella nos siguen enviado su luz y disfrutando de que los recordemos con cariño. Para mi es una satisfacción enorme compartir una receta tan similar y yo hoy también quiero darte a ti las gracias, por las bellas palabras que me dedicas pero, sobre todo, por tu amistad. Mil besicos de tu amiga de Murcia.

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado sin palabras con tu entrada y tanto recuerdo entrañable que me imagino imposibles de olvidar.
    Supongo que esos bollos, tienen que tener un sabor muy especial
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Que color, ademas por dentro se ven tan buenos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  15. Como siempre homenajeando a los tuyos y a la tierra, ademas de mostrándonos todos esos manjares que siempre traen tantos recuerdos.
    Besinos

    ResponderEliminar
  16. M. Jesús, no se si me pasa sólamente a mi, pero las fotos que has puesto, se salen del espacio central del blog y quedan entremezcladas con todo lo que tienes a la derecha. Los ingredientes de la receta, tampoco los veo, sólamente leo lo siguiente:

    "cucharadinas apiladas de bicarbonato
    un poco de sal
    aceite para freír
    azúcar para espolvorear"

    La explicación que pones debajo de cada foto, la veo a duras penas, puesto que como te comento, el texto de la foto, se mezcla con los textos que tienes a la decha. del blog.

    De todos modos, la foto de les bollines si que se ve, y tienen que estar para empezar y no parar.

    El cestín una verdadera preciosidad. Felicita a los ARTISTAS del centro ocupacional, porque tienen manos de oro.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  17. Qué preciosos recuerdos, Labidú, desde luego que tu madrina debió ser una gran mujer. Seguro que como dices, desde su estrella en lo alto habrá disfrutado de estos buñuelos que has preparado en su memoria
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Como me gusta leer tus entradas, me hacen recordar muchas cosas, como estos billines como tu los llamas, tenemos unos familiares lejanos en Mieres y con tus palabras escucho las de ellos, Pilar tan les dice billines, que buenos tienen que estar, besos

    ResponderEliminar
  19. preciosa tu historia personal, me ha emocionado. tus buñuelos están diciendo: calienta un poco de buen chocolate a la taza y cógeme, jejejej
    me cuesta leer todo el paso a paso pues está demasiado grande y se meten entre el lateral del blog las palabras y así faltan algunas. un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  20. Labidú, veo muchas fotos montadas con el texto.
    Me encanta tus historias familiares, es tan bonito tener esos recuerdos y aunque las personas ya no estén siempre nos acompañan espiritualmente.
    Estos bollines tienen una pinta de estar tremendos de ricos, estoy segura de que así es.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Labidú.

    Qué riquísimos! Yo nunca los hice con calabaza, de hecho en mi casa nunca se utiliza para casi nada y solo yo ahora que empiezo a usarla, pero mi madre en repostería nunca. Así que me ha encantado no solo la receta que está genial si no por esa entrada tan entrañable y llena de recuerdos y cariños, que tanto te caracteriza. Te quedaron fabulosos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Fantástico relato y por supuesto, esos bollines de la calabazón tan ricos.
    Es muy importante recordar con nostalgia a aquellas personas que, de alguna manera, dejaron huella en nuestras vidas.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  23. Hola Labidú, qué entrada tan bonita!!! Me encanta el sentimiento que le pones a tus historias..ahhh y los buñuelos, de cine!!!! Qué delicia, apetecen pero ya!!!

    Besos...

    ResponderEliminar
  24. Realmente buenos, una receta de María y tus manos es una mezcla explosivamente rica.
    Se ven muy suaves por dentro.
    Y la estraza tu lo has dicho, que listos eran!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  25. Que entrada tan especial Ladibú!! Me ha encantado la historia y el cariño con el que nos la cuentas, me gustan muchísimo los bollines de calabazón pero la historia me ha cautivado. Un besote guapa

    ResponderEliminar
  26. Que buenos deben estar estos bollines.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Una entrada preciosa y entrañable,y los bollinos muy ricos,yo hago unos parecidos y nos gustan mucho en casa.besinos

    ResponderEliminar
  28. me encantaron las de MAria y me han encantado las tuiyas..se ven tan ricas y apetecibles! me llevo unascuantas parael postre hoy...un besazooo

    ResponderEliminar
  29. HOLA Labidu me encantan tus entradas son tiernas y entrañable lo haces con tanto cariño todo que me encanta y los buñuelos tambien riquisimos
    !!!! un besin !!!!

    ResponderEliminar
  30. Ese colorcito es de verdad o tiene un retoque, jajajaja...que me gusta estos bollos...en todo, el color, la textura..los ingrediente sobre todo...!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Tiene una pinta deliciosa. Me apunto la receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  32. Que entrada con mas emocion....la receta es deliciosa ....pero la historia es maravillosa.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  33. qué ricossss MJ !!! me apuntaba ya mismo, de hehco estoy imprimiento en este momento la receta para hacerlos, que tengo un exceso de calabaza en casa en estos momentos jajaja

    gracias por la ideaaa, tienen una pinta fabulosa. El post, como siempre, cargado de energía positiva. Qué gustazo da leerte, jamía

    muaccccccc

    ResponderEliminar
  34. Que cosas más ricas nos traes siempre, llenas de sabor, y totalmente irresistibles!!

    Me encantarón que lo sepas.

    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  35. que bollines más maravillosos, oye lo de los deshaucios a mi también me hace llegar a la conclusión de que no entiendo ya definitivamente e irremediablemente al ser humano. Es una pena :(

    ResponderEliminar
  36. Son una delicia!! Me llevo la receta y uno para el camino!! A mí también me gustaban las historias que me contaba mi abuela y mi madre, sobre todo cuando íbamos a coger aceituna, y bajo la oliva nos contaban sus travesuras... Ahora soy yo la que les cuento a mis hijas todas las historias, y espero que ellas también se las cuenten un día a sus hijos...
    Un beso y pásate por mi blog, que tengo un regalo para tí.

    ResponderEliminar
  37. Qué frituras tan deliciosas, y qué historias tan bonitas nos cuentas siempre.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  38. Hol aguapa tu

    Muchas gracias por compartir este pedacito de tu vida, me ha emocionado.

    Y gracias tambien por estos bolines tan ricos, anoto tu receta

    mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  39. Qué recuerdos me ha traído esta receta, antes siempre tenía buñuelos el día de mi cumple.

    No tengo nada de tiempo y no escribo comentarios pero sigo leyendo desde un rinconcito de tu cocina.

    ResponderEliminar
  40. Hola Labidú, aunque no veo bien la receta (se superponen las imágenes de la derecha) mas o menos me doy cuenta, vienen a ser como unos buñuelos, ya los hice alguna vez de calabaza pero no me acuerdo de la receta así que tomo nota de ésta, la pinta la tienen muy buena!
    Pones mucho sentimiento en tus entradas!

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias a todos por vuestros cariñosos comentarios, seguro que también tendréis muchas y buenas historias de personas queridas a quién homenajear, me prestaría mucho conocerlas. Animaros a publicar recetas de siempre, de las que se conservan en libretinas o apuntes en los libros. Merece la pena que no caigan en el olvido. Besinos.

    ResponderEliminar
  42. Qué colorcito más bueno y la forma perfecta. A mí creo que me encantaría disfrutarlas templadas. Me encantan las frituras!
    Es una tentación muy grande esta cocina, Labidú. Peligrosa, peligrosa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  43. ya sabes que estas bollinas, tortitas o fritos de calabazón me encantan. y tienes razón has recetas tradicionales muy parecidas en distintas regiones , el valencia tambien los hacen.... Si es que lo bueno no conoce geografías. Te han quedado de lujo.
    Besinos

    ResponderEliminar
  44. Ay Labidu q bonito, q me haces llorar!!! MUCHAS GRACIAS por este homenaje a la Llolla, por hacerme recordar momentos tan maravillosos, tan dura como fue la vida con ella y siempre tan alegre tan graciosa...hasta casi el final q se fue marchitando poco a poco. Tu sabes lo mucho q os queria especialmente a MARY como ella la llamaba ( la mujer mas buena q pisa la tierra , decia siempre).Seguro q desde sus estrellas nos cuidan y nos cubren todas las noches con un manto de besos. Mi homenaje tambien a todas las mujeres buenas q han marcado nuestras vidas. BESOS.
    Por cierto las bollinas tan buenas como las de la Llolla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, la vida dura, a más no poder y nunca se quejó. Sabía vivir, Dora. Se quedaba con lo bueno. Me uno a tu homenaje, bien merecido y sentido. Seguro que sonreirán, ¿no te parece? Besinos.

      Eliminar