mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

domingo, 2 de diciembre de 2012

GALLETAS DE MANTECA, PARA EL DÍA DE LA DISCAPACIDAD

Así de poco claro tienen el futuro miles de personas con discapacidad...

Hoy, 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de la Discapacidad. Corren malos tiempos para este amplio colectivo. Malos tiempos. Si el campo del trabajo está muy mal  para la población en general, no digamos nada para los que tienen alguna discapacidad, ya sea física, psíquica o sensorial. Los recortes presupuestarios, que tendrían que hacerse con mucha sensibilidad, parece que se ceban también en este grupo de personas: se recortan las prestaciones económicas, se quitan ayudas a domicilio, se quedan sin cotizar a la Seguridad Social los cuidadores, se rebajan los grados de discapacidad... Tristeza me da. Parece un sinsentido, creer en un mundo sin barreras y, a la vez, comprobar que las trabas para conseguirlo son cada vez mayores...

Mi sobrino y yo decidimos celebrar este día de la mejor manera, endulzando la tarde con unas galletas. Mano a mano, nos pusimos a ello y nos prestó mucho. Menos el amasado que se lo hice yo (le daba `cosa´meter las manos, je),  lo demás lo preparó él, y bien contento que se puso al ver el buen resultado. Es una masa muy agradecida, lo mismo se puede utilizar al momento que dejarla reposar cubierta con papel film, fuera de la nevera. Hicimos una buena cantidad, salieron 120 galletas, pequeñas pero gordinas. Es una receta que tenía nuestra madre en una libreta.

Desde aquí, nuestro ánimo a todas las personas con alguna discapacidad, con la esperanza de que seguramente que conseguiremos  alcanzar ese sueño, ese mundo sin barreras, ni físicas, ni psíquicas, ni sensoriales. Todo para poder ser mínimamente FELICES.
Las pastas de mi sobrino, elaboradas con la mayor de las ilusiones. Para todas las personas con alguna discapacidad y para los ancianos. ¡¡¡ Ánimo!!!

Un poema de A. G. Ovies

agaves.jpg

Gracias.

Porque mi canto va dirigido

al que deriva de la estirpe del cactus.

Al que no sabe más que pedir perdón

por mirarnos de frente. 

 

A la benevolencia.

Al infierno de vida de la mitad del mundo.

A los que ya quisieran ser humildes.

 

Al buitre de las cumbres, a la gaviota.

Al ególatra arroyo, que va siempre a lo suyo.

Al clima, porque es sabio en su soberanía.

 

A todas las regiones adonde llega el sol,

a todos los poblados que los vientos recorren,

a todas las aldeas que despiertan los gallos,

a todos los caminos.

A las cuatro estaciones.

Al punto cardinal que aún no ha detonado.

A los cinco sentidos.

 

Mi canto es para quien forma parte, tanta parte de mí

tanta carne de mí

tanto cuerpo de mí

como yo mismo.


Para las galletas, (120 unidades) necesitamos:
No resultan muy dulzonas.
  • 1100 gramos de harina de trigo normal, tamizada
  • 500 gramos de manteca de vaca,  cocida y templada
  • 500 gramos de azúcar
  • 6 huevos enteros
  • 3 yemas
  • una cucharadina de café de: canela, anís y clavo, todo molido
  • el rallo de dos naranjas ecológicas
  • el rallo de dos limones ecológico
  • un pellizco de sal
 Elaboración 

Precalentamos el horno a 200º.
Molemos las especias, yo utilicé un mortero.  Ponemos en un recipiente amplio los huevos, las yemas, el rallo de las naranjas y limones, las especias, y la sal. Añadimos el azúcar y lo repartimos por arriba todo lo que podamos.

Ponemos la harina tamizada suficiente que tape el azúcar y volcamos la manteca templada por arriba. Empezamos a amasar y añadimos harina de poco en poco. Cuando no se amase bien dentro del recipiente, ponemos la masa sobre una superficie enharinada y seguimos añadiendo harina y amasando.

Cuando tengamos la masa terminada, una vez que no se pegue a los dedos, tomamos porciones de la misma y las boleamos un poco. Estiramos con el rodillo, dejando un grosor del tamaño de un dedo. Con el cortapastas a nuestro gusto, esta vez optamos por uno de corazones, formamos las pastas. Las colocamos sobre papel de horno en una bandeja del mismo. Pincelamos suavemente con huevo la superficie de cada pasta. las dejamos separadas un poco, no crecen mucho de tamaño, pero así cuecen mejor.

Cocemos, en mi horno (el pequeño, de sobremesa, de Lidl) , a 200º, 15 minutos. Colocamos sobre rejilla y dejamos que se enfríen.
Quedan muy ricas y se conservan unos cuántos días en una lata.
Crujientes por afuera y parecidas a las pastas por el interior.

30 comentarios:

  1. felicidades, os han quedado de lujo, que ricas tenían que estar. ya hija, cuando veo lo que están recortando, se me cae el alma al suelo, aquí hay vari@s discapacitad@s y les han suprimido las ayudas del bus para ir a sus rehabilitaciones, si yo te contara....... feliz día para todos, iguales como personas, todos podemos juntos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece una buena causa, muchos besitos y felicidades.

    ResponderEliminar
  3. me indigna que se recorte en asuntos tan importantes como este. ¡Qué suerte tiene tu sobrino de tener una tía como tú! deliciosas las galletas
    un besazoo

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado que te acordaras de los discapacitados en un momento de crisis tan profunda como éste en el que uno de los sectores que más la ha sufrido por los recortes son precisamente ellos. Las galletas te han quedado estupendas.

    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, unas pastas fantásticas y tienes razón, éste mundo debería ser más justo, les quedaron preciosas, así que felicidades a tu sobrino también, qué hermosa entrada!!
    Besitos y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  6. Qué pena y rabia que los recortes siempre afecten a quien más necesita de ese dinero e inversiones.
    Felicita a tu sobrino porque ha hecho unas galletas muy bonitas, sois una familia de gran corazón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Una causa fantástica igual que tus galletas, que aroma tienen que dejar verdad con los cítricos.
    Y de formas preciosas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. M.J. que razon tienes en cuanto a las ayudas a estas personas ,no se que "cabezas pensantes " tenemos ayyyy
    Las galletinas ricas y preciosas ,que ilusion le haria a tu sobrino hacerlas con la tia y llevarlas a los amigos
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena a tu sobrino ,las galletas le quedaron muy bien y seguro que se lo paso genial haciéndolas Y después comiéndolas porque estoy segura de que estan muy ricas.
    Estoy contigo los ajustes son siempre para los mas débiles,esperemos que la crisis no dure mucho mas y todo se arregle para bien.besinos

    ResponderEliminar
  10. Una dulce manera de ser solidarios, y digo dulce por las galletas. Porque las noticias de estos días son amargas, la crisis se ceba con los mas débiles en todos los sentidos. Yo creo que estamos retrocediendo tantos pasos avanzados... que no se donde vamos a llegar.
    Besinos

    ResponderEliminar
  11. Que maravilla de pastas, y mas acordarte de una buena causa..!!! Me las llevo a mi horno...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Labidú.

    Menudo trabajo hija, pero es que en tu casa es todo a lo grande, vaya cantidad de galletas, increíble y además qué bien os han quedado. Ni me imagino lo riquísimas que tienen que estar, esas recetas heredadas son sin duda las mejores, así que te la copio. Están fabulosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Que bonitas Labidú. Corren malos tiempos si, pero el cariño que reciben de su familia, amigos y entorno es muy importante y de vuestras manos sale a raudales. Seguro que disfrutó muchísimos con su tía.
    Enhorabuena a los dos especialmente al pastelero:-)
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Y además de todo lo que mencionas, los recortes que se hacen en los colegios en personal específico.
    Seguro que tanto tu sobrino como tú habéis disfrutado del trabajo de hacer las galetas y de coméroslas.
    Besos para los dos.

    ResponderEliminar
  15. Que bela maneira de celebrar esse dia! Com umas bolachinhas perfeitas e tão mas tão apetitosas. Gostei do teu texto! Tal como tu, penso da mesma maneira. A minha mãe trabalha com pessoas com deficiência e eu sempre convivi com eles desde pequena, sem barreiras. Deveria ser sempre assim. Um mundo que acolhe e ajuda a todos.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  16. Por allá lejos, donde todo podría ser mejor y más humano, se recorta ese corazón de los más tiernos, de los que nos dan la mano y ya nos dieron la vida.
    Para los que han dado la vida a esa sonrisa, los que saben contarlo tan bien que nos duele y para los que cocinan día a día el amor en grande un abrazo en ronda de Fabio.

    ResponderEliminar
  17. Te han quedado preciosas las galletas, se nota que tienen que estar riquísimas, porque están hechas con el Corazón.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  18. Holaaa, desgraciadamente los recortes están tocando a todos los sectores, es que no se libra ni uno. Y como decía hoy el Gran Wiomyng en el intermedio, el paro puede ser una situación excepcional y temporal, pero la descapacidad y la dependenncia no.
    Para todos ellos estas deliciosas galletas, una exquisita y bonita dedicatoria.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  19. Ay, Labidú, eres todo corazón. Fabio está muy tranquilo, estoy segura, teniéndote a tí, contigo no le va a faltar de nada, está muy bien y dulcemente alimentado y tiene todo el cariño del mundo, el tuyo, el resto de familia y amigos, y todos los que te leemos.
    Este gobierno está actuando de forma muy injusta pero bueno, yo solo pido salud y paciencia; como decía mi madre, siempre que llovió, escampó. Dos besazos!

    ResponderEliminar
  20. Estaran mucho mas ricas aun de lo normal por el gran cariño que le pusisteis. Es verdad que se lo estan poniendo muy dificin,a quien se lo tenian que tener mas en consideracion, besos

    ResponderEliminar
  21. Un mundo de locos, donde se recorta a los indefensos!
    Esas galletinas Labidú, pa mojar con leche...uff.., aunque después del atracón de las de maíz ya poco me queda!

    ResponderEliminar
  22. hola que bonita entrada me ha encantado que te acuerdes de los discapacitados por que parece que no se acuerda nadie...... y estas galletas madre mia que me encanta venir aqui por que me trae recuerdos de cuando era pequeña la manteca cocida madre mia los años que no la veo ni la como pero la recuerdo por su sabor suave untada en pan y con azucar por encima que rica y estas galletas deben saber a gloria bendita
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  23. Ya sabes lo que a mí me afecta el tema,a veces las barreras nos parecen infranqueables.....menos mal que hay están chicos y chicas como Fabio y Patri haciéndonos ver que son capaces de hacer muchas cosas si los dejan.

    Mi enhorabuena a la tía más cariñosa del mundo y mis felicitaciones a Fabio por el estupendo trabajo.Son unas pastas preciosas.
    Ójala todos mirásemos a través del corazón.

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  24. Fabio pero tu eres un artista de los pies a la cabeza ehhhhhhh !!!!
    Menudas galletinas que nos has preparado , aunque le hayas dejado la masa para la tita, di que si, que se pringue ella jaja....tu a moldear que mola mas ;))
    Venga mándame unas poquitas que tienen que saber a gloria porque el cariño que les has puesto, con esa sensibilidad especial que os caracteriza, las convierte en un bocadito de cielo , casi, casi tan guapo como tuuuuuuuuuuu.
    Felicidades a los dos y ojalá que esta situación vaya retomando rumbo y mejoren las cosas.
    Un abrazo asi de grandeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

    ResponderEliminar
  25. Tienen una pinta buenisima y sobre todo hacerlas en compañía es lo mejor, habrá que probarlas.
    Maria José Enrique.El nombre es el del blog de mi marido y no he podido cambiarlo, si te gusta la fotografía y la literatura (eso no se duda) y tienes tiempo date una vuelta por él.

    ResponderEliminar
  26. Querida amiga, en primer lugar decirte que espero que dentro de unos años no tengamos que celebrar el día de los discapacitados porque eso significará que hemos logrado que su futuro se claro, normalizado y, sobre todo, feliz. Que triste, y cierto a la vez, es eso que dices de que corren malos tiempos para las personas con discapacidad. Que pena que se hagan recortes sin pensar en el sufrimiento que eso supone para muchas personas. Esta vida, de verdad, es tan injusta a veces. Ojala estas galletitas tan estupendas que has preparado junto a tu precioso sobrino sirvan para endulzar la vida de todas esas personas que sufren, y que de alguna forman puedan sentir el cariño y el amor de verse rodeados por una familia tan maravillosa como la que tiene tu sobrino. Besicos para ti y para Fabio de parte de la amiga de Murcia.

    ResponderEliminar
  27. Qué lástima que también la injusticia de los "poderosos" alargue su zarpa hasta este sector, que tendría que ser uno de los más mimados y protegidos. Mientras la sociedad esté en manos tan injustas, así nos seguirá luciendo el pelo, pero a Dios gracias, tu sobrino tiene tu protección, tu mimo y tu cuidado y estoy segura de que la satisfacción que tu tendrás a nivel personal, te aportará una infinita tranquilidad.
    Las galletinas, os quedaron perfectas. Felicita a tu sobrino de mi parte, porque parecen sacadas de una pastelería. ¡Vaya ayudante de lujo!, y el sabor, por los ingredientes de la receta, me imagino que sabrán a gloria, con su mantequina cocida, y esas especias tan ricas. ¡¡Quién las pillara!! jajaja.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  28. Qué ricas y bonitas galletas Labidú y por la causa saben todavía mejor..estoy de acuerdo con todo lo que dices..no corren buenos tiempos y hay que apoyarlos cada día mas, a mí me toca muy de cerca ya que uno de mis cuñados es discapacitado, me parece muy injusto lo que está pasando..pero quiero tener esperanzas en el ser humano y que llegue la sensatez y sensibilidad en algún momento...
    Un beso grande...

    ResponderEliminar
  29. Ay, qué mal está la cosa, niña...
    Qué triste que se recorte en ayudas a los discapacitados, y no en otras cosas que todos tenemos en mente.
    Pero, bueno, no nos pongamos tristes, y felicita a tu sobrino, porque ha hecho unas galletas preciosas, y seguro que riquísimas.
    Un besote muy grande a los dos.

    ResponderEliminar
  30. Corren malos y difíciles tiempos pero confiemos en que el futuro suponga cambios y mejoras.

    Las galletinas de manteca os quedaron estupendas.
    Felicidades para tu ayudante de cocina y para ti.

    Besos,
    Raquel

    ResponderEliminar