mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 6 de diciembre de 2012

LLÁMPARES Y COMPOTA, AL ESTILO DE MÁXIMA JUACO

Fáciles y ricas.
Hoy dos recetas que hacía mi vecina Máxima.  Mi madre siempre decía que les llámpares (lapas) le quedaban muy ricas. Le encantaba ir al pedrero a coger todo lo que le saliese al paso. Siempre regresaba con algún pulpo, unas cuantas andaricas y llámpares. Solía ir con Covadonda, otra vecina aficionada a la mar. Las dos trabajaron muy duro desde pequeñas. Máxima se quedó sin madre con pocos años y siendo apenas una joven adolescente se marchó a `servir a un amo´, como se decía por aquí. En Oviedo pasó  mucho tiempo y la sorprendió allí la contienda del 36. Pudo venir de nuevo al pueblo, caminando, junto a otra joven que también se escapó con ella.
Covadonga enviudó también muy pronto y sacó a su familia adelante gracias al esforzado trabajo del lavado del carbón, en la mina de Llumeres y cuando terminaba la faena, trabajaba la tierra. En esos tiempos  ya sabemos todos lo fatigoso que resultaba, todas las tareas se hacían a mano. La recuerdo siempre de camino con el burro y las parihuelas...
También me gustaría citar a Consuelo, que, como Covadonga, fue otra viuda de guerra, veinteañera, y también trabajó duramente en la mina.
 Las tres se llevaban muy bien, siendo ya ancianas.

Bueno, pues para preparar les llámpares al estilo Máxima, necesitaba una planta aromática que por aquí llamamos nielda y que desprende un aroma parecido al de la hierba buena. Mi vecina solía tenerla bajo una higuera, según refiere su hijo,  pero parece que el tiempo y el no saber de su existencia, acabaron con ella. Se lo comenté a la hija de Covadonga, mi vecina Ana Mari, y en un par de días consiguió la planta. Desde aquí le doy las gracias, de no ser por ella, no podría hacer la receta.

También me indicó el hijo de Máxima, que por Navidad, preparaba una compota muy sencillina y que les gustaba mucho. Pues nada, también la hice y con las dos recetas, le rindo, desde esta cocina, mi homenaje. Seguro que desde su estrella, leerá todo lo escrito, como se leía el periódico diariamente, de principio a fin. Apenas fue a la escuela, pero su afán, la llevó a aprender a leer poco a poco, por su cuenta.  Me encantaría decirle, desde aquí, que no conocí jamás, persona con tanta memoria.
Descansen en paz las tres.
Para rematar una buena comida o cena.

Máxima Juaco, años 30-40, del pasado siglo.
Un poema de A. G. Ovies.


Última página



(AGO. Invierno. Febrero de 2012)


Yo no sé por qué se muere en todo.


Pudiera ser quizá que la belleza


no nos parece hermosa más que un día.





Para les llámpares, necesitamos:

  • 1 kilo de llámpares
  • tres dientes de ajo
  • un manojo de perejil
  • una cebolla
  • un chorizo picado en trocinos pequeños
  • 200 gramos de jamón serrano picado en trocinos pequeños
  • un vaso de vino blanco o rosado
  • una cucharada de pimentón picante
  • unas raminas de nielda
  • aceite de oliva
Preparación:

Ponemos les llámpares a remojar entre agua fría y sal, les cambiamos el agua un par de veces. Así las libramos de posible arena.  Las escurrimos bien y las refrescamos un poco con agua fría. Las colocamos en una pota y las tapamos. Ponemos al fuego fuerte y cuando empiecen a desprenderse de las cáscaras, apartamos del fuego, manteniendo la tapa  puesta.

Las escojemos, descartamos las cáscaras que tengan algas pegadas y las que sean muy grandes. Reservamos el caldo que se obtiene al cocerlas. En una sartén ponemos el ajo y el perejil,bien picado, con un poco de aceite y hacemos un sofrito.

 Añadimos la cebolla y dejamos que se haga bien el conjunto. Ponemos el jamón y el chorizo bien picadín y dejamos que se hagan.

Una vez que el chorizo y el jamón están dorados, ponemos el pimentón, removemos y añadimos el vino. Esperamos hasta que no huela a alcohol. Añadimos les llámpares que teníamos reservadas, con las cáscaras, incorporamos el caldo resultante de su cocción, la nielda y las dejamos unos minutos al fuego. Muy poco, para que no endurezcan. Os dejo una imagen de la nielda.

Al tiempo que ponemos les llámpares, incorporamos las raminas de nielda.
Servimos muy calientes.
Para la compota, necesitamos:




  • medio kilo de manzanas reineta, que están firmes
  • medio kilo de pera
  • un vaso de vino blanco o moscatel
  • una rama de canela
  • la piel sin lo blanco de medio limón
  • 300 gramos de azúcar
Elaboración:
Pelamos las peras y las manzanas y las dejamos en cuartos. Las ponemos en una pota, añadimos el vino, el azúcar, la canela y la piel del limón. Cubrimos con agua fría. Cuando empiece a hervir, espumamos.

Dejamos cocer a fuego muy lento, hasta que la manzana y la pera están bien cocidas y el líquido se convierta en un almíbar de bonito color tostado.
Dejamos enfriar y servimos a temperatura ambiente.Podemos espolvorear con canela.


¡¡¡¡ A ver si vos presta!!!!




22 comentarios:

  1. Habra que tener muy en cuenta, desconocia la receta...La compota sin embargo me encanta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me has traído muchos recuerdos de cuando iba a la playa de pequeña, yo creo que mi primer arroz fue para aprovechar las llamparas, que trajimos de la playa del aguilar. Siempre iba con mi vecina y al día siguiente nosotras preparábamos un arroz con lo que traiamos, tendríamos 10 años o así.... que gusto daban al arroz!!!!!
    Gracias por hacerme recordar aquellos momentos.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo que de pequeña nos íbamos a "lapiar" a los riscos y luego mi madre nos preparaba o un arrocito con ellas o, si eran granditas, nos las preparaba a la plancha con mojo verde y eran exquisitas, así que en ese guisito me encantarían seguro
    Y de postre por supuesto que esa compota
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Las dos recetas son una delicia, la historia que compartes con nosotros siempre más....sabes siempre me ha encantado el nombre de Máximo...así que me parece preciosa su versión femenina!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La compota me encanta aunque la hago poco.
    Las lapas por aquí no he visto que las vendieran, las he probado alguna vez cogidas de las rocas en la playa, pero la nielda tampoco creo que se encuentre y seguro que ese plato está riquísimo, con el cariño que pones en todas tus recetas no hay nada que sepa a malo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué delicia guapa, sencillo y ralmente exquisito!!
    La entrada me pareció preciosa!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Que bonita homenagem à Máxima, que merece sem dúvida estas palavras.
    Sabes, moro numa cidade à beira mar e nunca provei lapas, nem eu sei bem o porquê! Mas adoro tudo que vem do mar, tenho a certeza que será um prato delicioso. E essa compota, perfeita para esta altura do ano, para mim com muita canela :)
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  8. A mi prestóme por la vida esta receta Mª Jesús, porque recuerdo que iba con mi padre q.e.d, a por llámpares al pedreru y veníamos cargados. Le encantaban, pero como yo era muy joven, no recordaba como se preparaban, de modo que pongo tu receta a buen recaudo, y las prepararé sin pérdida de tiempo, porque te quedaron con una pinta que desde aquí me está llegando el olor tan característico del guiso y me imagino el fantástico sabor.
    Estoy segura de que Máxima Juaco, estará disfrutando de esta receta y de tu cariñoso recuerdo. ¡Qué vida tan dura les ha tocado vivir a toda esa generación! Y ahora nos quejamos, cuando tenemos todo tipo de adelantos para facilitarnos el trabajo. Qué bueno que haya espacios como éste, para recordar a todas esas personas de vida silenciosa, y de sacrificios impensables, para sobrevivir a una guerra, y que gracias a ellos, y a tanta renuncia, nosotros heredamos una vida cómoda y con valores, que debiéramos luchar y reivindicar para que perduren. Mientras sigamos conservando sus tradiciones y su recuerdo, habrá esperanza...
    Como siempre, la historia que acompaña a les llámpares, está llena de sentimiento y nos haces reflexionar.
    Que tanto tu Madre, como Máxima y Covadonga, se hayan reencontrado, y ya liberadas de tantas cargas y sacrificios, puedan reir de nuevo, y bajar a la mar, para disfrutar de esos paisajes que las hicieron felices, y al mismo tiempo, disfrutar de tu cocina, y de tu cariño.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves, ojalá sea cierto y disfruten de paz, un cielo azul y una mar en calma. Besinos.

      Eliminar
  9. Cada día te superas con tus recetas; pero esa introducción es digna de una gran escritora...
    Enhorabuena y a seguir así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita a mi cocina, vuelve cuando te apetezca. Y gracias también por tus palabras de ánimo, pero me temo que lo de ser una `gran escritora´, me queda demasiado grande, jeje. Besinos.

      Eliminar
  10. Muchas gracias por las recetas y sobretodo por hacer que recuerde a Máxima con lo simpática y habladora que era, siempre que bajaba al Llugar pa nosotros tenía unes palabrines y si estábamos enfermos venía a vernos, las personas no mueren mientras haya quien las recuerden y si dejan estos recuerdos tan sabrosos seremos muchos más los que los recordemos. Que foto tan entrañable, yo tenía el recuerdo de mayor pero tien la misma expresión.
    Muchas gracias Mª Jesus, por los recuerdos y los sabores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar a mi cocina, vuelve cuando quieras. Tienes razón, con el recuerdo hacemos que las personas no se vayan del todo. Y pienso que cada una, guarda su historia. Todas dignas de ser contadas y admiradas. Besinos.

      Eliminar
  11. Hola Labidú.

    Me ha encantado esta entrada, recordando esos tiempos tan complicados en los que los trabajos eran durísimos y la vida muy sacrificada, en los que se trabaja de sol a sol para sobrevivir, y en el que las mujeres eran pieza fundamental en la vida familiar y laboral. Tiempos difíciles que no hay que olvidar. Con respecto a las recetas mira las llámparas no son mi plato preferido así que me quedo con la compota, de esa sí, de esa repito que te quedó fantástica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Labidú preciosa, vengo solo corriendo a felicitarte las fiestas porque estaré fuera casi todo el resto del mes y no se sí podré visitarte. Espero que acabes muy bien el año y empieces el nuevo aún mejor. Besinos! A la vuelta me pongo al día con tus recetas. Muacssssss!

    ResponderEliminar
  13. M.J: eres la "pera" como me gusta leer tus historias ,esas que tantas veces nos contaban de aquellas mujeres tan trabajadoras y sacrificadas
    Las llamparas seguro las pondre ,pero sin la hierba esa que seguro no se encuentra facilmente
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  14. Me gustan las llamparas aunque como ya sabes ahora no tengo quien las traiga a casa y ya hace mas de 2 años que no las como.
    La compota me gusta mucho ,me da igual de pera,manzana ,con pasas etc.
    La foto me recuerda a las de mi abuela ,parece que todas las chicas se peinaban igual en aquellos años tan dificiles que les tocó vivir.besinos

    ResponderEliminar
  15. Les casadielles no me dan mas pero les llampares.......son mi perdición¡¡¡¡¡Se me acaba de hacer la boca agua¡¡¡¡ vaya que si me prestan¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Psd: las mujeres de antes eran todas unas currantas, no es que ahora no lo seamos ¡ojo!, pero antes eran tiempos muy dificiles.

    ResponderEliminar
  17. Que bonita entrada querida amiga. Como siempre llena de nostalgia y de bellos recuerdos. Siempre pienso en lo dura que fue la vida para la generación que nos antecede pero, sin embargo y pese a todo, como sabían disfrutar de lo realmente valioso de la vida: la familia y los amigos. Esos lazos de amistad que existían antes y que eran fuertes y sinceros parece que ya apenas existen y es realmente triste. Maravilloso este homenaje a tres mujeres maravillosas que seguro que lo están disfrutando, juntitas, desde la misma estrella y sin quitar ojo tampoco a ese mar tan duro pero que tanto les dio. En cuanto a la receta me parece una maravilla y me encantaría poder decirte, como hago siempre, que esta te la copiaré pero en esta caso no podrá ser. Creo que ya te he comentado algunas veces que por aquí, pese a tener mar, hemos perdidos dos maravillas: los erizos y las lapas. Besicos querida amiga.

    ResponderEliminar
  18. perdona amiga pero antes se me paso esta entrada tan emotiva, que mejor recuerdo para que siempre sigan vivas las personas que faltan, que recordarlas con cariño?, me ha gustado mucho la historia de esta mujer, que sacrificada en la vida que la hizo sufrir tanto. las lapas las probé hace años y me saben mucho a mar y como el pescado no me gusta, pues eso, pero me quedo la compota, que de eso seguro repito, jejej. besos y gracias por tus palabras en mi blog, ojala y nunca se perdieran las lenguas antiguas.

    ResponderEliminar
  19. Tenías que tener otro blog con tus relatos!
    Eses lląmpares con salsina pa mojar...que rico! Yo solo las hago en verano, en mi pueblo que tengo el mar al lado, creo que las tengo en el blog, pero me parece que las tengo con la receta donde solo son con sidra

    ResponderEliminar