mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 1 de febrero de 2014

BOLLINES DE LA GÜELINA GLORIA, con chocolate (Muy fáciles)


Para Gloria, la del Molín, de Arlós.
Hoy, desde cualquier rincón de mi casa, siento cómo braman las olas. El mismo rumor, los mismos lamentos, desde hace días... Un verdadero espectáculo. Cuando el Cantábrico muestra su bravura sobre la costa, es poderoso, incontenible, enorme. Pero me identifico con él, siento que pertenezco a su mundo o bien que forma parte del mío...
Hace frío, y tan  pronto llueve, graniza o sale un engañoso sol. Invita a tomar un chocolate calentín con una 'llambionada', así que  me parecen oportunas estas 'bollinas' muy fáciles que,  hace un tiempo, compartí gustosamente con la güelina Gloria y su familia. La güelina ya no está, pero quiero desde mi cocina recordar su receta y, así, rendirle un cariñoso homenaje. Va para ti, Gloria, la del Molín, la de Arlós, güelina buena donde las haya, que descansa en su rincón soleado, lleno de Luz y Paz. In memoriam.


Un poema de A. G. Ovies, recogido en Nadie responde, colección Esquio de poesía, Ferrol, 1996
(A Chusa, por su esperanza)
De qué nos sirve entonces
la memoria
si no tenemos fe ni percibimos
que hay algo por encima 
de nosotros
que nos lleva a soñar
lo inalcanzable.
Otra edad llegará
que nos despierte
y nos haga llorar
sobre el vacío, 
nos asome a su invierno
y a sus noches
de estrellas más lejanas
que el recuerdo.
De qué me vale entonces
esta voz
que nombra a veces
cosas tan queridas
y ahoga a veces
tragos tan amargos.
De qué tanta pasión
por habitar mi ser,
encontrar el silencio,
compartir ese eterno
momento en que la mar
parece que nos habla.
De qué sino para esperar
que en todo hay esperanza.
Foto del temporal, gentileza de José Ángel Charo

Para les bollines, necesitamos (salen muchas, yo congelo la mitad de la masa y está estupenda):
Con la mitad de la masa me salieron 30 bollinas

  • 3 huevos
  • 1 taza de aceite ( media de oliva y media de girasol)
  • 1 taza de leche
  • rallo de 1 limón
  • un chorro, generoso,  de anís
  • 3 cucharadas soperas colmadas de azúcar
  • 1 paquete y medio de levadura tipo Royal
  • harina común,  tamizada 
  • aceite para freír, la piel de medio limón y azúcar para espolvorear.

Para el chocolate, necesitamos (8 raciones):
  • 1 tableta de chocolate para cocer de 300 gramos
  • 1 litro y medio de leche
  • un cuarto litro de agua

Elaboración:

En un bol, ponemos los huevos, el aceite, la leche, el rallo de limón,
el anís, el azúcar, un poco de harina tamizada y la levadura, también tamizada y mezclada con la harina. Amasamos  y vamos añadiendo la harina necesaria
hasta formar una masa elástica, pero que se desprenda de las paredes del bol. Va a depender de la calidad de la harina.
Una vez que tengamos la masa, cogemos bolas del tamaño de una nuez grande, las ponemos en la mesa de trabajo y las aplastamos con la palma de la mano.
Ponemos abundante aceite en una sartén honda o en un cazo y dejamos que se fría unas pieles de limón, sin lo blanco del interior. Las retiramos y en empezamos a freír las bollinas, el aceite tiene que estar poco caliente, para que se hagan por dentro y se doren por fuera. Las vamos poniendo en una fuente en la que espolvoreamos abundante azúcar en la base y sobre ellas, en caliente.
Ponemos en un cazo grande el chocolate troceado, añadimos agua y colocamos al fuego, removemos para que no se agarre al fondo. Una vez que esté completamente deshecho, añadimos la leche y sin dejar de mover, 
esperamos a que hierva, a poco fuego para que se haga lentamente. Ya tenemos nuestra merienda.
Estas son las bollinas que hizo Gloria.
Os aseguro que no os defraudarán, se hacen en un momentín y si las metemos en un recipiente hermético, aguantan unos tres días estupendas.

¡¡¡Abrigaros y que vos presten!!!


26 comentarios:

  1. Muy ricos y sencillos, me gustan mucho las pastas fritas.Besosss

    ResponderEliminar
  2. gracias por deleitarnos con los dulces

    ResponderEliminar
  3. El mar embravecido... ¡extraordinario y maravilloso espectáculo!, no sabes lo mucho que me gusta a mi también. El viento, las olas rompiendo contra la tierra... es fascinante. Y nada como acompañar el momento con una buena taza de chocolate y unos bollines, ¡qué esponjosos!. En recuerdo de la güelina ;). Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola M.J., cuando vi estas fotos creía que eran torrijas, pero no, al leer la receta vi que no lo son, es una magnífica receta que has preparado tu, y la cuál no me atrevo a hacer,.......en tu anterior entrada no te puse comentario alguno, no podía, de la misma manera que hoy no puedo hacer comentario de la poesía que has puesto de tu hermano,...muchas veces mi mente se nubla, y no ve mas allá de lo normal...........saludos paco

    ResponderEliminar
  5. Me gustan los bollos de sartén :=)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. Qué ricas y apetecibles con ese chocolate calentito! Una merienda fabulosa para esta tarde.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. unos bollinos muy ricos,una receta muy de abuelas, de las de antes,me recuerda a una que hacia la mia
    con ese chocolate tiene que ser todo un placer
    besitos

    ResponderEliminar
  8. Si hasta por aquí abajo está el tiempo loco perdío....
    Los bollitos con el chocolate un buen homenaje y apetecer, apetecen mucho.
    Besazos, me gusta verte.

    ResponderEliminar
  9. Siento lo mismo que tu, que pertenezco al Cantábrico...que aquí, en San Sebastián también ruge...¡Y MUCHO!...
    Me encantan tus bollines....y a mí me encanta este tiempo para poder comer estas cosas.
    Un beso guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  10. AY, AMIGA, QUÉ BOLLINES!! con un chocolatito así no me extraña que no pises la calle y más con el temporal tan horrible que estáis teniendo. Aquí olas no, pero un frío que pela!
    un besote, guapa

    ResponderEliminar
  11. Hay que ver cómo está el mar, por la tele han salido las olas, la verdad es que impone, al menos cuando no se está acostumbrada, las del Mediterráneo suelen ser con menos poderío.
    Eres todo corazón al rendir homenaje a la güelina Gloria, seguro que era una gran mujer. Los bollitos para tomarlos con el chocolate caliente han de estar ricos y como no son muy dulzones no le quitan protagonismo, se complementan.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  12. Hola preciosa !
    Qué bonito homenaje a través de estas bollinas que acompañadas dee ste chocolatín han de ser una delicia y sobre todo cuando a través de los recuerdos reconfortan tanto el alma .
    Y tienes razón , con este temporal y este frio , aün apetece mas .
    Lo de nuestro mar es un espectáculo , tan impresionante como bello . Lo peor , los destrozos que ha causado en algunos sitios. Bss guapa.

    ResponderEliminar
  13. Labidú, me encantan estos bollitos, una receta sencilla de las de siempre, que recuerdan tarden de invierno en la cocina...un besiño

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Labidú, que buen homenaje le has hecho a la guelina Gloria. La verdad es que se ve un bocado delicioso que, como tú dices, es ideal para una tarde de frio y lluvia en la que no apetece salir de casa. Si encima lo acompañas de un chocolate tan delicioso como el que has preparado ya debe ser para pasar una tarde maravillosa. Cuanto me gustaría, querida amiga, poder compartirla contigo. Mil besicos de tu amiga que sabes que te quiere muchísimo.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo me apunto a ese chocolate calentito con los bollines!! por aquí no ha llovido nada de nada, pero llevamos un par de semanas de viento muy molesto y la verdad, hace falta que llueva que por el Mediterráneo buena falta hace...

    Un beso fuerte y feliz semana, guapa

    ResponderEliminar
  16. M.J. ,que bollines mas riques y con ese chocolatin hummmm,casi que apetez que llueva y haga frio para estar en casa y hacer esa merienda tan buena ,el tiempo que tenemos llama a eso verdad?
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  17. Si que es verdad que el mar está embravecido y cuantos destrozos por toda la costa de Asturias.
    Estas bollinas se parecen a unas que hacia mi suegra los domingos para merendar,y las comíamos con colacao ,que ricas ,y sencillas.besinos

    ResponderEliminar
  18. Precioso poema hoy.
    Las bollinas son estupendas, no necesitan ni siquiera el típico relleno;no nos falta ni el chocolate para mojar.
    Esperemos que el mar se vaya tranquilizando un poco ya.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  19. Leia tus tres primeras lineas y se me apretaba el corazon....no me daba cuenta cuanto extragno el mar a veces....el olor salino, la furia de las olas, el viento indomable....el frio humedo que cala pero te hace sentir viva.....tus bollines una delicia....disfruta el mar por mi!.........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  20. Pues con la calefacción, batina y zapatillas, imaginando ese mar embravecido, la lluvia arreciando y el frio que nos paraliza, pero para compensar el duro invierno, un tazón de humeante chocolate, y esas bollinas, y creo que tiene que ser un momento absolutamente feliz poder disfrutar de esta suculencia al amor del hogar. Y como no podía ser de otro modo, me llevo la receta, puesto que estiré la mano, pero el cristal del PC me recordó que las bollinas, son virtuales :-(
    Tienen que saber, a gloria bendita.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  21. Olá Labidu!
    Que lindo, sabes, fez lembrar os churros com chocolate que comia em Barcelona :)
    Por cá está temporal também, muito frio, chuva e vento, ando farta.
    Mas um docinho assim ajuda a confortar e mais com chocolate!
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  22. Oh que ricos Labidú. No te lo vas a creer pero tengo una receta casi igual de la abuela de mi marido:

    http://ogarfelo.blogspot.com.es/2013/02/orejas-de-carnaval-de-coruxou-orellas.html

    Cuando yo digo que somos almas gemelas....jajajaja

    Un beso! Sigo visitándote aunque no comente. Muacs!!

    ResponderEliminar
  23. Con el frío que hace hoy, ya me tomaría yo uno de estos bollitos con chocolate sentadita a tu mesa.

    ResponderEliminar
  24. Ummm se ven deliciosos!!!! y con ese chocolatito caliente. Qué ricos!!

    ResponderEliminar
  25. Hola Labidú, que homenaje a la guelina, me ha encantado y las bollinas también que ricas me encantan, si a ver si amaina un poco este temporal que tenemos que ya van bastantes destrozos.
    Hice tu receta de tus raviolis de Langostinos, bueno no me quedo como a ti y le he cambiado el relleno porque no tenia otra cosa pero bueno que nos encanto es una delicia te dejo el enlace por si quieres verla https://www.facebook.com/ElToqueDeBelen
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  26. Qué ricas!! me guardo la receta y estas caen con un buen chocolate.

    ResponderEliminar