mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

miércoles, 12 de febrero de 2014

ROSQUILLAS DE ANGÉLICA, fáciles




Y siguen el frío, el viento, el mal tiempo. En la anterior publicación os contaba de los lamentos de la mar. Pero no esperaba que su desesperación fuese tanta, como para destrozar todo cuanto se encontrara por delante. En Luanco fue un auténtico desastre. Bares, cafeterías, restaurantes, casas particulares, mobiliario urbano, paseos... Una pena, sinceramente. Y así una noche y otra. Cuentan los marineros de la zona que nunca vieron nada igual. Menos mal que no hubo daños humanos, pero se me caían las lágrimas al ver la impotencia de las buenas gentes ante los desperfectos. Y eran las fiestas del Santo Cristo del Socorro... Mucho ánimo a todos.

La receta de hoy es de una compañera de los cursos de repostería, Angélica. Las preparó para merendar una tarde de clase y nos gustaron mucho. Tiene una casería y las hizo con nata de leche fresca, yo, sin embargo, utilizo nata de repostería. El resultado no es el mismo, pero están bien ricas. Otra de las compañeras, Elvira,  me pidió la receta hace unos días y decidí hacer una pocas. Son muy fáciles. Espero que os gusten. Y quisiera decirle a Angélica que disfrute de su jubilación y que, no lo dude, que se echará de menos su presencia, por esa alegría y simpatía que le caracteriza. Te mando besos, amiga.

Éstas son las que llevó al curso.

Os dejo un poema de A. G. Ovies, recogido en TOCATA Y FUGA, Alvízoras llibros,Oviedo 2004

¡QUÉ SERÍA DEL DOLOR
si un hombre no llorase.

Existiría el adiós
y sus coches en marcha.

Tendría noches la luna
tan llenamente hermosas.

Tendría estrellas la noche,
a veces, tan humanas.

Elevarían los fados
sus grúas melancólicas.
Sonrojarían las rosas
su estar presente
apenas.

Merecerían los trigales los molinos
de viento
que Colinas realza.

Qué cantidad de negación
para omitir la ausencia-

Podría haberse marchado
Jacques Brel con su guitarra;

y yo esculpir en mí:   sin ti no importa nada?



Para las rosquillas, necesitamos: (con las cantidades que van entre paréntesis, salen 20 rosquillas grandes)

  • 3 huevos                                                    (1 huevo)
  • 1 taza de nata                                             (1 pocillo de nata, 90 gramos)
  • 1 taza de azúcar, escasa                             (un pocillo de azúcar escaso, 55 gramos)
  • 1 chorro de anís                                          (15 gramos de anís)
  • 1 chorro de vino blanco                              (15 gramos de vino blanco)
  • 1 sobre y medio de levadura tipo Royal       ( 10 gramos de levadura tipo Royal)
  • sal                                                               (un pellizco de sal)
  • harina tamizada, la que lleve hasta conseguir una masa que no se pegue a las manos
Aceite, una piel de naranja o limón y azúcar para espolvorear.


Elaboración:
En un bol vamos poniendo los ingredientes, el huevo, la nata, el azúcar, el anís,
el vino blanco, la sal, un poco de harina con la levadura y amasamos hasta conseguir una masa que no se pegue a las manos.
Formamos una bola y de la misma, unas bolinas del tamaño de una nuez grande.  Presionando sobre la mesa de trabajo, formamos un rulo que enroscamos y apretamos en los bordes para redondearlo. Ponemos aceite en un cazo hondo y lo rustimos con un  trocín de piel de naranja o limón. Vamos friendo las rosquillas, al principio caen al fondo, pero al ir friendo van subiendo y si ponemos pocas dan la vuelta. 
De no ser así, les damos la vuelta para que se doren por todas las partes. El fuego tiene que estar poco caliente para que se frían por dentro y por fuera. Las sacamos y las vamos poniendo sobre papel de cocina, espolvoreamos con azúcar en caliente.
Esperamos a que se enfríen y listas.
 Recuerdo que nuestra madre las conservaba en una pota, bien tapadas y con papel de estraza por abajo. ¡¡¡ Qué tiempos!!!
Las de Angélica.

Crujientes por fuera y esponjosas en su interior.


24 comentarios:

  1. qué cosa más rica estas rosquillas. A mí me vuelven loca. Menos mal que ya está pasando un poco el temporal porque vaya invierno que llevamos con tanta borrasca. Aquí están los campos anegados de agua y de nieve. Mucho ánimo para pasar la tempestad!
    un besazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Me gustan muchísimo las rosquillas, con un vaso de chocolate caliente soy muy pero que muy feliz. ¿Cuándo me mandas el tupper con unas cuantas? Jejejeje,.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ummmmmmmmmm, como las de mi abuela, te cojo la receta porque no tengo su receta y ya no se la puedo pedir. Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Labidú en mi casa nos gustan mucho las rosquillas y estos dias tambien las hice de nata ,pero de la comprada ,quien pillara una taza de las natas de casa para hacerlas como las de mi abuela.
    Es una pena todo lo que pasó estos dias en la costa,si ya teniamos poco con la crisis que nos está afectando, ahora este temporal que lo arruina todo.Esperemos que todo mejore y se recupere la normalidad .besinos

    ResponderEliminar
  5. mmmmmmmmm, qué rosquillas tan buenas.....increíbles....
    Un besito
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  6. Hola mi linda !
    Lo del temporal está siendo mucho , hoy he ido a dar un paseo por el Muro y me dejó impresionada ver todo lo que ha arrancado la fuerza del mar y los destrozos que ha hecho.........pero lo que mas me duele, es la gente del mar, con una profesión tan dura y que encima han perdido a causa de esto su medio trabajo, cuánta lucha , qué vida...........
    Menos mal, que con recetinas asi como estas rosquillas que nos traes, vemos brillar un poco el sol en nuestra alma porque a mi siempre me recuerdan a hogar, a tardes felices, a personas que ya no están, a tiempos maravillosos, qué tiempos ..............
    Las hago practicamente igual, pero el vino no se lo pongo, sólo anis, asi que la próxima vez que las haga, si me acuerdo, se lo añadiré ;)
    Besinos .

    ResponderEliminar
  7. llegará la primavera y traerá nuevas oportunidades para todos, mientras tanto rosquillas para disfrutar el momento. besos

    ResponderEliminar
  8. Que pena ver las imagenes amiga, toda la costa asturiana, bueno y la gallega pero cada uno la de su tierrina es la que mas le duele. La verdad es que ha dejado imagines impresionantes!!!!!!!
    Sabes llevo varios días diciéndole a mi madre que tengo ganas de rosquillas, pero nunca me llega la hora de hacerlas. Haber si el finde me decido que con un chocolatito o un café calentín quitan mucho el frío jaja.
    Muchas gracias por venir a mi facebook me ha hecho mucha ilusión.
    Besinos guapa

    ResponderEliminar
  9. Estupendas como cada dulce tradicional que nos enseñas :=)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  10. Tienen el aspecto de las que me gustan nada más verlas.
    Nunca he usado ni nata ni vino blanco en las rosquillas.
    Apunto guapa y ánimo a todos;esperemos que los siguientes temporales no sean tan duros.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  11. Ole, esas rosquillas. Me privo de hacerlas, porqué me las como antes de que enfrien, jeje.
    Si, que pena de temporal, esperemos que venga el verano soleado, y podamos disfrutar al menos del agua.
    Besines

    ResponderEliminar
  12. Qué ricas Mª Jesús. En casa las rosquillas las hago con frecuencia, porque para los desayunos les encantan, y precisamente hice este día les bollines de la güelina Angélica. Todavía tengo la lata llena. De modo que para mi, llegar a tu cocina, es siempre un peligro. No doy a basto jajaja. Quién las pillara.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  13. Viéndolas me han recordado a las rosquillas de mi abuela, hace tiempo que no las hago y es que tienen un peligro, no duran nada por más que haga!
    Ya imagino que las que hiciste también volaron.
    Qué gran destrozo ha hecho la ciclogénesis!
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Cuanto tiempo sin poder pasarme y cuantas ganas acumuladas de tus dulces llenos de amor y de tradición, de esa sencillez hecha antojo, de la poesia y de tanto mimo en cada entrada, menos mal que el tiempo va más relajado y mira, aquí estoy!

    Un beso enorme preciosa.

    ResponderEliminar
  15. Olá Labidu,
    por cá o tempo tem estado assim, chuvoso e vento, nãos e vê o sol há imensos dias.
    nada melhor que ir para a cozinha e fazer coisas boas, como estas roqueilhas.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  16. Hola Labidu es cierto que el tiempo esta loco y esta haciendo estragos por aquí, y por mas sitios ... a ver si amaina un poco que ya esta bien.
    Estas rosquillas se ven deliciosas a ver si le digo a mi prima que me guarde una taza de nata de leche de verdad y las hago, a mi las galletas de nata pero de nata de verdad me encantan para mi es un manjar de dioses. bueno que me encantan tus rosquillas, las haré seguro y es que me gusta todo lo que haces ..
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  17. Hola Labidú.

    Mira que me gustan las rosquillas! Soy incondicional de la repostería casera tradicional, esa que se hace con cuatro ingredientes y echándolos casi a ojo, una taza de esto, un pocillo de lo otro..., pero lo que más me gusta son las rosquillas, tienen la ventaja de que se hacen rapidísimo y tienes una merienda o un desayuno de lujo. Así que me llevo tu receta, con nata nunca las hice, y estoy segura que éstas están de vicio. Te quedaron fabulosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Como me gustan las rosquillas, yo esta semana hice unas que se hornean en vez de freir.
    Tengo que hacer estas, se ven deliciosas.

    ResponderEliminar
  19. esa olla me recuerdo mucho a la de mi abuela, y a como ella también hacía un montón de rosquillas.... te han quedado muy bien, seguro que están riquísimas

    ResponderEliminar
  20. Qué ricas, son como las que hace mi madre y desaparecen en un segundo. Te han quedado estupendas y en estas tardes frescas con un buen café es lo que apetece. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  21. Que rico amiga...las rosquillas fritas me encantan....pero huyo de ellas porque se me van a las caderas!!....un beso y que tengas una buena semana!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  22. M.J. mira que hay recetas de rosquillas ,pero las mejores son las de las amas de casa de antes como estas que hiciste y que ellas median a "ojo" y les quedaban deliciosas y encima con natas de hervir la leche hummm
    Menudo desastre que tuvisteis con el tiempo verdad? en todos los sitios fue malo ,pero ahi fue demasiao ,espero que ya nos marche este temporal
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  23. Me recuerda a las quie hacía mi madre y tambien las metía en una olla con el papel de estraza y es que entonces no había nada de taperware como ahora jajajajaj ni tanto adelanto pero todo estaba más rico y nos sabía mucho mejor. Besos

    ResponderEliminar
  24. Mi preciosa amiga, que ciertas las palabras que dices sobre el fatal temporal que ha arrasado con terrible fuerza todo cuanto ha encontrado a su paso. A mi se me caía el alma a los pies al ver por televisión la desesperación de esas pobres gentes que han perdido tanto y pensar que además aún tienen un duro camino por delante para poder salir adelante. y la pobre gente del mar, con un trabajo tan duro...En fin, que esta vida es muy injusta querida amiga. Menos mal que de vez en cuando nos saca una sonrisa con cosicas tan sencillas como estas rosquillas tuyas. Ultimamente mi libreta de pendientes está repleta de cosicas tuyas pues ya sabes que donde se ponga un dulce frito yo no me puedo resistir. Tienen que estar deliciosas estas rosquillas de Angelica ( a la que aprovecho para desearle una feliz jubilación). Bueno amiga me despido no sin antes pedirte que te cuides mucho y que le mandes un montón de besicos a todos los tuyos y un fuerte achuchón a mi niño Fabio.

    ResponderEliminar