mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 5 de abril de 2014

MANTECA: ELABORACIÓN CASERA


Ya se acerca la Semana Santa. El tiempo vuela, sin duda, vuela. Cada año me parece que los meses duran menos... Y como pronto nos pondremos manos a la obra con los dulces típicos de estos días, en mi concejo vamos preparando la rica manteca para la elaboración de las diferentes marañuelas o bollos. Algunas amigas me pidieron que publicase su proceso. La preparo como siempre la vi hacer a nuestra madre. Lo más importante es disponer de una leche de vaca de excelente calidad, en abundancia, al menos de unos 50 litros, hervidos en varias tandas, para conseguir una manteca que merezca la pena.
Os dejo las marañuelas que tengo publicadas:
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2013/09/maranuelas-de-candas-receta-de-una.html
lhttp://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2012/04/maranueles-de-la-guelina-de-copepi.html
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2013/03/maranuelas-de-los-70-de-charo-el-chalan.html
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2011/02/maranuelas-de-gozon.html
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2012/03/maranuelas-de-manzaneda.html

Y Los bollos:
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2011/04/bollos-de-maranuela.html
http://conlaluzdemicocina.blogspot.com.es/2011/02/bollos-de-maranuela-de-claras.html
Con pan y mermelada
Con tortos y miel.
Y ya cocida.
Y un texto poético de A. G. Ovies, publicado en La Nueva España:
Desde mi corazón



Las cosas que ha dejado la vida en mi fuero interno

 Caben en mi corazón tantas verdades como tus labios me ofrezcan. Tantos sueños como sueñes, tanto amor como me infundas, tanta paz como me tejas. Mi corazón hoy es amplio como un caserón antiguo y en sus altas estancias eternizo lo efímero y basculo las cargas que me dañan y pesan; y olvido los recuerdos amargos de mi vida y pongo al aire libre el dolor de sus fechas. Mi corazón es diáfano como un verano quieto y un día de la infancia. Desde él miro a menudo el rastro de mis seres, su frío y sus estrellas.

Caben en mi corazón los versos que he vivido y los que nunca hubieras imaginado tú, porque fueron silencio y los cruzaste a tientas. Caben todos los nombres que alguna vez dejaron en mí alguna estela, aunque fuera de herida o de suma tristeza. Los nombres que sonaban en mi casa, frecuentes, que compartían conmigo la fruta, el pan, la cena. Los momentos hermosos, en los que somos dioses y no nos falta nada y de por sí razonan la existencia: unos rayos de sol, una palabra fiel, un árbol, libertad y la grata emoción de sentirse en la tierra. Mi corazón es manso como un lago de afecto y allí fueron varando circunstancias y cuerpos y voluntades y épocas.

En él preservo aquellas lejanas ocasiones que brillan como perlas. Y recorro de pronto distancias insalvables que la realidad no me brindó o me veta. Me acerco a los distritos que recorrí y conozco. Me reciben los brazos de mi madre. Y me peina y sonríe. Me acaricia y me besa. Y se diluye todo. Y toco su ceniza como cal primitiva. Como luz que protege aún después de muerta. Regreso a los confines donde era mío el mundo. Me huelen los paisajes a esa fe silvestre que nunca más germina ni nunca más se encuentra.

Mi corazón florece cuando te necesita. Porque es humano y terco. Y a lo que huye, se aferra. Asume lo presente. Pero añora y ansía con más pasión y fuerza. Mi corazón es tuyo. Adéntrate despacio, transita sus pasillos. Percibirás tu sombra en toda su llanura y su franqueza. En todos sus recodos advertirás vestigios de cuánto estás en mí. En él avistarás cuántos pálpitos tuyos pulsan en mis latidos. En él descubrirás cuántas veces te llamo, aunque no te pronuncie ni te piense siquiera.

La manteca de mi familia de Cirieñu.


Para la manteca, necesitamos:

  • leche fresca de vaca


Ponemos a cocer la leche bien colada, muy despacio y con cuidado que no hierva y se derrame. La separamos del fuego y la dejamos enfriar en el mismo cazo que la hervimos. Una vez fría, con una espumadera, retiramos la nata que se forma en la superficie. 
Repetiremos esta operación con más leche hasta conseguir un buen bol de natas, Se conservan, perfectamente cerradas, en la nevera.

Cuando tengamos al menos medio kilo, las batimos bien con cuchara de madera (ahora se baten con las varillas de la batidora y quedan muy bien) Hasta que se separe bien todo el suero y quede solamente la materia grasa. Apretamos bien la manteca obtenida y la lavamos bajo el grifo, a la vez que la seguimos apretando para que quede bien limpia. El agua tiene que estar fría.
Formamos una barrina y le damos la forma que queramos, yo le hice unos dibujinos con la parte de atrás de una cuchara de postre.
Si la queremos cocida, se pone la pastilla obtenida al fuego, también despacio, hasta que hierva y se deja cocer lentamente. Aquí cocí la que preparé, más otras tres.
Nuestra madre, ponía una corteza de pan duro por arriba para que recogiera toda la espuma. Cuando tenga un color dorado y esté bien transparente, estará cocida. La dejo unos 20-30 minutos. La colamos bien  después de unos cinco minutos fuera del fuego, para que no se rompa el frasco.
Y ya tendríamos lista nuestra manteca cocida. Con la mantequilla industrial que se vende, también queda bien, pero, claro, no es lo mismo. Tenemos que tener en cuenta que la nata mengua mucho hasta convertirse en manteca y que la manteca, al cocer, vuelve a menguar otra vez, bastante.

A ver si os sirve la receta. Besinos a todos.

19 comentarios:

  1. Creo que lo más difícil hoy en día es conseguir la leche fresca, yo he querido hacer una ricotta casera y no he encontrado por donde vivo (en el campo) nadie que me venda leche y la que hay en los supermercados es toda UHT, o sea que sometida a altas temperaturas y ya no reacciona como queremos a la hora de elaborar una manteca o queso fresco.

    Aquí en Chile no hay costumbre de hacer tantos dulces para la Semana Santa, es curioso que no hayamos heredado estas buenas costumbres, pero eso se puede remediar!! Un besito!

    ResponderEliminar
  2. M.J. eres lo mas ,mira que hacer tu propia manteca y que pintaza tiene ,claro que esa leche debe ser de las vaquinas cercanas a casa verdad? porque aqui lo mas parecido a la leche fresca que tenemos es de una maquina ...jajaja ya ves amiguina
    Besinos guapa

    ResponderEliminar
  3. Que recuerdos me traes Labidu estos procesos de elaboracion de mantequilla y manteca cocida los veía hacer muy a menudo en mi casa y en casa de mi marido. que sabor mas rico tenían esas mantequillas es inolvidable de los que ahora no existen, como muchas cosas mas, Mi abuela hasta le hacia unas decoraciones muy parecidas, bikiños

    ResponderEliminar
  4. Es un lujo al alcance de muy pocos ya.Seguro que te quedan los dulces riquísimoscon esa manteca.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  5. Que difícil encuentro esta receta, seguro que no me saldría si la hiciera, pero claro tiene que ser mucho más rica y saldrán unos dulces mucho más buenos con ella, besinos

    ResponderEliminar
  6. ¡Que delicia poder disfrutar de una rica manteca en casa!. Gracias preciosa por esta entrada. Un beso.

    ResponderEliminar

  7. Interesante, nunca sobra el saber como se hace la manteca. Gracias
    Besines

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado este post, ver como haces la manteca de modo tan artesanal y lo mejor de todo con una buena leche, nada que ver con las envasadas, esta manteca tiene que ser más sana que la que venden.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que lujazo Mª Jesús. ¿Quién tiene hoy en día el privilegio de lograr leche sin adulterar?. Y quién pudiera hacerse a una manteca de esas de verdad. Las marañuelas preparadas por tí y con esos ingredientes, harán que la semana santa sea alegre y todo jajja.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  10. Holaaa, que maravilla de entrada Labidú, yo que acabo d ehacer un cursillo de quesos hace poco estoy entusiasmada con los lácteos. Que pena que no hubo tiempo para la elaboración de mantequilla, me hubiese encantado. Este ha sido un buen tutorial, con los tortos, esa mantequilla tiene que ser gloria bendita.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  11. Me gusta esta manteca casera ,en mi pueblo la hacíamos así ,hace ya tanto tiempo,y que rica untada en pan y con azúcar por encima .
    Ahora solo queda comprarla ,hay una de Tineo que viene en lata La Imperial que esta bastante bien.
    Este año quiero hacer unas marañuelas y usaré una de tus recetas,ya te contaré como me salen.besinos

    ResponderEliminar
  12. Como hecho de menos esta manteca tradicional.....deliciosa amiga!........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  13. Es venir a visitarte y accionar la antena porque se de antemano que saldré con alguna enseñanza nueva . Gracias por compartir tu buen hacer con nosotr@s .
    Ayer estuve en Luanco y en una confiteria vi marañuelas e instintivamente me acordé de ti, te lo prometo ;)
    Besinos.

    ResponderEliminar
  14. Que buena pinta tien esa mantequina, me recuerda a las que hacía mi madre

    ResponderEliminar
  15. Aplaudirte sería poco!!! me encantan tus recetas tradicionales, tus paso a paso, tus explicaciones tan detalladas, todo!!! Por mi zona (Alicante) la única leche fresca que encuentro es la que venden de puleva, o hacendado o cosas así y me da que no tiene nada que ver con la buena de verdad, lo digo más que nada porque la de Irlanda me parece mil veces con más sabor y textura... me parece un trabajazo enooorme conseguir la manteca de la leche y no tenía ni idea de como era la manteca cocida ni el aspecto que tenía. Nada, que me ha gustado y el poema, también, precioso.

    un beso enorme guapa

    ResponderEliminar
  16. Hayyy Labibu, que recuerdo me trae esto, en casa de mi güela lo hacíamos con la mazadora. que recuerdos mas bonitos me sacas siempre que vengo a tu cocina, me encanta esta manteca, si que sabe bien y cocina también una delicia
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  17. Querida labidu,
    espero que te encontres bem!
    Desejo-te uma boa páscoa, cheia de coisas boas e rodeada pela famíla.
    Por cá já se amassam os folares e comem-se amêndoas :)
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  18. Hola preciosa, los versos de Aurelio preciosos, ponen el bello de punta, tu entrada de hoy PERFECTA, las he hecho cientos de veces, pues mi abuela paterna tenia vaquería, cuando las clarificamos, siempre quedan dos capas, la verdadera mantequilla arriba y debajo queda el suero que no se ha evaporado, luego las guardábamos dentro de papel sulfurizado en pequeñas porciones, en lugar fresco, es cierto, se necesitan muchos litros de leche recién ordeñada para conseguir un kilo de buena manteca. Muchos besitos dulces, muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk.

    ResponderEliminar
  19. ayyyyyy, que me ha dicho Tino Bada que eres la hermana de Aurelio y he entrado por aquí y viendo esta manteca me he puesto a llorar sólo de acordarme de las que hacia mi tía Domitila sentada en las escaleras de su casa. Ya me he hecho seguidora, prepárate para tener mis comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar