mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

lunes, 2 de febrero de 2015

FIDEOS CON MARISCO


¡¡¡FELICES FIESTAS DEL SOCORRO!!!
Otro año más las fiestas de Socorro dejan en Luanco ese sentimiento solidario de pueblo marinero y apegado a sus tradiciones. A través de diferentes actos, las asociaciones ponen todo su empeño y corazón para que quienes se acerquen al pueblo en estos días se marchen con buen sabor de boca. Desde el pregón, bonito y emocionante de Rocío, que abre los festejos, hasta el último volador... Esperemos que el temporal no juegue una mala pasada y todo brille como se merece.

Con ese propósito os dejo estos fideos con marisco, para que los preparéis sin dificultad alguna y comprobéis qué llenos de sabor. A nuestro padre le encantaban los fideos con "cualquier cosa"... Con marisco, muy ricos. A ver si os gustan, si bien, en Luanco, las cocinas olerán a rica e inigualable caldeada.


Un texto de A. G. Ovies, a nuestro padre, marinero de tierra, enamorado de la mar y los pedreos...




A mi padre, in memoriam

Llegó la hora. Para un final, cada día es temprano. Pero se acabó el tiempo de contemplar la mar desde tu casa y podar el saúco y hablar al horizonte. Se terminó la edad de barruntar la lluvia y la tormenta. De adivinar la ruta de los barcos. Se acabaron las noches de luna en E l Requexu. Y las limpias mañanas entre los castañedos y la húmeda quietud de Manzaneda.
No habrá más ocasión de recorrer, en vida, las costas ni los montes. Ni de otear el cabo, la rampa, ni el pedrero. Ni de prever bonanza ni resaca. Ni los bancos plateados de peces que cruzaban las tardes del verano y de la primavera. Se terminó tu estancia inesperadamente.Te llamaron, de pronto. Sin duda fue tu Luz, que ya tendrá dispuesto el cielo que os toca y ya habrá abrillantado el cerco de tu estrella.
Llega ahora el encuentro con la nada habitual y los espacios huérfanos y los jerséis dolidos en los armarios pálidos y las sillas desiertas. Ahora, la realidad punzante de la muerte, la ausencia que desprenden sus años posteriores. Y el silencio forzoso de todo tu utillaje y tus perros de caza y tus cañas de pesca. Llega la soledad con sus formas escuálidas, con su separación definitiva. Y la aflicción y el vértigo. Inexorablemente, llegan.
Te llamarán de tarde en tarde las gaviotas que anidan, al norte de tu norte, en La Gaviera. Y encallará en Llumeres otro vacío nuevo, otra distancia más junto al muelle gastado, junto al camino hendido, junto a las lanchas yertas. Te recordaré siempre, los domingos, temprano, con tu ropa de aguas y tu pelo ya blanco.
Te recordaré siempre, detrás de mí, agarrándome, enseñándome a andar en bicicleta. Te recordaré siempre conduciendo el camión, con litera y con claxon y almanaque, en el que me llevabas a aquellos viajes largos por largas carreteras.
Descansa en paz. No te faltó de nada. Eso es lo más grandioso que un ser humano otea al despedirse. Jamás te negaríamos aquello que pidieras. Unas manos queridas te labraron un reino de calor y cariño, de cuidado y de gozo, de respeto y de amparo. Es lo más hermoso que un alma puede ansiar, aquí, en la tierra.
Descansa en paz y elévate a los altos dominios. Vete en busca de ella. Y bendecidnos siempre, protegednos a todos desde el eterno azul, sangre de nuestra sangre. ¡Qué expatriación se siente! ¡Qué desarraigo queda!
© Aurelio González



Espolvoreando un poco de perejil, queda muy bien presentado el plato.

PARA LOS FIDEOS, necesitamos: (8 raciones, abundantes)

  • 1 kilo de langostinos crudos
  • 1 filete de bacalao grande
  • 1/2 kilo de almejas
  • 1 kilo de anillas de calamar 
  • 4 o 5 dientes de ajo
  • 2 cucharadas soperas de pimentón
  • salsa de tomate casera, de 5 tomates
  • 1 vaso de un buen vino blanco
  • colorante
  • azafrán en hebra
  • aceite de oliva
  • 3 guindillas pequeñas
  • sal
  • 500 gramos de fideos gruesos
Para el caldo de pescado:
  • 1 cabeza de pixín
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de apio
  • 1 manojo de perejil

Elaboración:

Dejamos las almejas unas horas antes de la preparación en agua fría salada que las cubra.

Pelamos los langostinos, reservamos la carne. El resto lo colocamos en una sartén con muy poco aceite de oliva y dejamos que se frían hasta que se vayan quedando crujientes y secos. 
Añadimos el vino blanco y dejamos que se reduzca. Mojamos con un vaso de agua, , dejamos que hierva y colamos en un colador, Reservamos el caldo.
Cocemos la cabeza de pixín en agua fría que lo cubra, con una cebolla, un trozo de apio y un manojo de perejil. Cuendo empiece a hervir, quitamos la espuma que se forma en la superficie y dejamos que hierva despacín unos 20 minutos ( siento no poner las fotos, me quedé sin batería...) Dejmos que se temple el pescado, escogemos la carne y colamos bien el caldo. Reservamos todo.
Troceamos el bacalao y reservamos.
Escurrimos bien las almejas, desechamos las rotas.

ENTRE EL CALDO DE LAS CABEZAS DE LANGOSTINOS Y DEL RAPE, TENDREMOS QUE TENER 1 LITRO Y 1/2 DE CALDO TOTAL
Ponemos abundante aceite de oliva en la pota en la que vayamos a preparar los fideos y, en frío, picamos menudos los dientes de ajo y las guindillas. Dejamos que sofrían bien, añadimos el pimentón y... 
rápidamente rehogamos los calamares, dándoles vueltas sin parar para que no se queme el pimentón. Incorporamos el bacalao, dejamos que se integre unos minutos, ponemos los fideos, les damos unas vueltas, la salsa de tomate,
Añadimos la carne del pixín, movemos e integramos,  los caldos, el del pixín y el de las cabezas de los langostinos, HIRVIENDO. Añadimos el colorante y el azafrán tostado. Vamos moviendo la pota de vez en cuando, elevándola, no removemos más con cuchara para no romper el pescado.
Abrimos las almejas en una sartén, para evitar estropear los fideos en caso de encontrar alguna con arena. Colamos el caldo y lo incorporamos al conjunto. Cuando falten unos minutos para su completa cocción, añadimos las almejas bien repartidas y los cuerpos de los langostinos. 
En unos 20 minutos, apartamos del fuego, tapamos con un paño y en otros 10 minutos, estará en su punto.

¡¡¡Que vos presten!!!






.

8 comentarios:

  1. Como siempre un plato muy rico,y un precioso recuerdo a tu padre.
    Pinta mal el tiempo para las fiestas,pero seguro que la gente las disfruta igual.besinos

    ResponderEliminar
  2. La receta es de lujo total , pero se queda chiquita ante ese texto que me ha hecho escapar alguna lágrima de emoción .
    Un abrazo muy, muy fuerteeeee !

    ResponderEliminar
  3. UMMMM simplemente delicioso¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Vaya plato tan completo que nos presentas hoy, está lleno de propiedades nutritivas a tope, que rico bien calentito, ésto levanta a cualquiera. Besazosssss

    ResponderEliminar
  5. Te voy a mandar a mis nietas para ya , les dijo que quereis y ya estan fideuaaaa abuela y asi siempre, pero bueno hoy me has enseñado una cosa nunca le pongo bacalao y los prosimos asi seran, ya me estan gustando, besos

    ResponderEliminar
  6. Saludos Labidú, como siempre un extraordinario escrito,....acompañado de una preciosa paella de fideos con mariscos.....que el viento te sea siempre favorable......paco

    ResponderEliminar
  7. Eres fantástica....una pena que no pueda pasarme más tiempo por aquí y disfrutar de todo lo que haces. Un recuerdo muy cariñoso.
    Besotes y buen finde

    ResponderEliminar