mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

lunes, 7 de septiembre de 2015

TARTA TIPO CASADIELLA CON COMPOTA DE MANZANA



Hoy os sugiero una tarta muy asturiana, pues está elaborada con los ingredientes de las casadiellas típicas de nuestra tierra. Como cada 8 de septiembre, la Santina nos llena de asturianía y nos bendice desde su santuario.
A ver si os gusta y que seáis muy felices, ahora y siempre.



Un texto de A. G. Ovies

TODO ATRÁS

Aurelio González Ovies
Marchar, sin saber el color verdadero de los ojos de Dios, sin haber comprendido la rutina del sol ni por qué se suceden sin fin las estaciones. Sin advertir qué anhela la sed del oleaje o por quién llora el sauce, por quién se enerva el fuego. Marchar sin discernir quiénes somos realmente, quién nos ha convocado. Sin apenas un día dedicado a escapar de la costumbre ni haber sabido asir del peso del silencio. 

Irse sin decidir la hora de partida ni conocer el sesgo del camino. Sin haber indagado el verdor de los campos o la noble apariencia del paisaje y la nieve. O el cuándo de la lluvia. O el porqué de la hermosa presencia de los fresnos. Sin tan siquiera haber interpretado bien la timidez del cardo y del erizo. Ni haber erradicado la amenaza y el miedo.

Irse sin haber encontrado la respuesta certera a tantas cosas: ¿quién diseña los pájaros, quién descorre el cerrojo de la mansión que ocupa la galerna? ¿Por qué llaman futuro a tan gran retroceso? ¿A quién le deberemos el dulzor de los frutos y la fresca estructura de la brisa? ¿A quién la imaginaria estría del horizonte? ¿A quién el contenido de los gestos? ¿De quién es nuestro envés incognoscible? ¿De quién la oscura culpa que a veces nos anega? ¿Por qué se hace tan arduo e imposible llegar a ser sencillo como un pétalo?

Separarse, quizá, sin ocasión alguna de estrechar un abrazo y encontrar la manera de mirarse a la cara y agradecer la inmensa compañía y el amor tan honesto. Sin haber reparado decepciones y angustias ni desandado historias que hubieran merecido un desenlace mucho más intenso. Sin ni siquiera haber cerrado nuestras puertas ni agotado el cariño ni puesto a buen recaudo sensaciones, principios y recuerdos.

Dejar atrás la tarde, sin haber descifrado la verdad de su luz ni respetar a fondo las alianzas humanas ni haber asimilado la menta del dolor. Alejarse del vasto esplendor del verano y no poder tumbarse jamás en sus orillas. Desprenderse de todo aquello que es memoria intransferible, intimidad que cerca nuestro propio universo.

Partir tras haberse incendiado de amor algunas noches y haberse concebido, por un instante, eterno. Y sin haber vencido la avaricia, el orgullo, la envidia, la saña y el desprecio. Sin haber superado el salvaje complejo de matar por matar al semejante. Sin llevar con nosotros, como esperanza mínima, las señas de los muertos.

















Para la tarta tipo casadiella con compota de manzana, necesitamos:


INGREDIENTES:

Masa

  • 100 ml de aceite girasol
  • 100 ml de vino blanco 
  • 80 ml de agua
  • media cucharadina de sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • medio sobre de levadura tipo Royal
  • unos 450 gramos de harina
Relleno
  • 125 gramos de avellana tostada
  • 125 gramos de nuez
  • 125 gramos de azúcar
  • 50 ml de anís
Para la compota
  • medio kilo de manzanas maduras
  • 125 gramos de azúcar
  • un palo de canela
  • piel de medio limón
  • 50 ml de vino blanco o moscatel
Para decorar:
  • gelatina de manzana o mermelada de albaricoque triturada
  • unas cerezas confitadas
  • nueces 
  • avellanas

Elaboración:


Poner en un cazo la sal y el azúcar. Medir los ingredientes líquidos de la masa. (Yo preparé los que indicaba la receta, pero me sobró la mitad de pasta).
Ponemos a templar, solamente templar. Apartamos del fuego y colocamos en un bol.
Añadimos parte de la harina con la levadura y comenzamos a mezclar, vamos poniendo harina a medida que lo va pidiendo, hasta llegar a una masa blanda y elástica, que se separa facilmente del bol. Ponemos en la superficie de trabajo enharinada y enharinamos por arriba. 
Tapamos la masa con un paño y dejamos en reposo una media hora.
Mezclamos las nueces con las avellanas y las trituramos, añadimos el azúcar y el anís y mezclamos.
Pelamos las manzanas y las picamos en trocinos, las ponemos en un cazo y añadimos el resto de los ingredientes. Ponemos al fuego y si se secan mucho, le añadimos un poco de agua, pero poca, tiene que quedar más bien seca la compota. Una vez cocida, quitamos la piel de limón y la canela y trituramos un poco con un tenedor. Ver compota, aquí, aunque sea de pera, el proceso es el mismo.
Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, la estiramos con el rodillo.
Forramos un molde bajo con papel de aluminio y extendemos sobre el molde la masa. Pasamos el rodillo, apretando un poco, por el molde, para cortar la masa sobrante. Ponemos el relleno de nueces y arriba la compota fría.
Estiramos de nuevo la masa y cortamos tiras de un centímetro de ancho, yo me ayudé con un cartón de 2 centímetro y corté tiras de ese ancho, para luego volver a cortar a la mitad. Ponemos haciendo una especie de rejilla y una tira todo alrededor. Y metemos en el horno a unos 180º, aire por arriba y abajo. Una media hora- 40 minutos.
Como decía, doblé las cantidades de masa y me sobró la mitad. La congelé.
Sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar sobre rejilla.



Adorné con las frutas y las nueces-avellanas, pincelé con gelatina de manzana.








Nos gustó mucho.

¡¡¡Que vos preste!!!



10 comentarios:

  1. Vaya tarta mas rica,con ese relleno tiene que estar buenísima.Feliz dia de Asturias.besinos

    ResponderEliminar
  2. la santina es mmuy bonita, y la tarta hay la tarta que tiene una pintaza tremendamente buena, para chuparse los dedos sin duda alguna besos

    ResponderEliminar
  3. Holaaa, madre mía que tartaza! me encanta la compota de manzana, y con esta masa una combinación exquisita total. Has nombrado un dulce que no sabía ni que existía y este año me he puesto tostaíta a casadiellas, en Luanco, que riquísimas, y aunque nos llovió e hizo más frío de la cuenta para ser 28 de agosto disfruté mucho con mi forro polar puesto y mi bolsa de casadiellas paseando por el pueblo. Asturias me relaja, sencillamente, me hace sentir bien.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  4. Viendo las fotos ya dan ganas de decirte que me cortes un trozo de esta rica tarta, además me gusta mucho como queda con el enrejado.
    Feliz día para mañana guapa!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Es un placer llega a tu blog más en un día que es festivo para tí ¡así aprovecho para felicitarte!

    No conocía yo este tipo de tarta y con tu permiso voy a copiar la receta, además de quedarme por aquí disfrutando del resto de recetas publicadas y por supuesto me hago también seguidora para no perderme nada

    ¡Besos mil!

    Si te apetece conocerme te espero en mi cocina http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Menuda tarta tan rica nos tres para celebrar el dia de vuestra patrona deliciosa... bssss

    ResponderEliminar
  7. Hola Labidu ya estoy de vuelta después de mi verano sabático, espero ponerme al día en breve.
    La tarta como todo lo que haces deliciosa, sin duda esa mezcla ufff que rica
    Yo a veces hago casadiellas con nuez y compota de manzana mezclada y estan muy buenas también
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  8. Maria Jesus , que pinta mas buena tiene , no me extraña que os gustara , tiene que saber a gloria bendita
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  9. Hola Labidú, mucho tiempo sin pasarme por aquí a comentar, aunque sí a consultar cosas de las que no dejan rastro. Me encuentro con esta fantástica tarta que me ha dejado con unas ganas tremendas de tomar algo dulce al no poder ser un trocito de ella.
    Espero que estés bien y que el otoño en el que entramos te proporcione mucha alegría.
    Un besote muy fuerte, preciosa.
    Mar

    ResponderEliminar